Gracias, Claudia

viernes, 4 de diciembre de 2009

Pan con mermelada



Gustav Klimt


“Soy un pan con mermelada”, me dices con tu carita pícara aún dormida. Me arrancas así los besos que te harán despertar entre risas y encontrar la alegría de buena mañana.
“Soy una princesa y tú mi príncipe”, me dices con tu carita cargada de dulzura. Me arrancas así los besos que te harán mecerte entre mimos y abrazos.
“Ahora soy un avión”, me dices con tu carita juguetona. Te aseguras así ir en volandas sobre mis brazos por los pasillos de nuestro paraíso.
“Soy un vaquero. Yihaaa!”, me dices con tu carita traviesa. Me conviertes así en un caballo con alas dispuesto a cabalgar por todos los mundos de tu imaginación.
“Te quiero mucho, mamá”, me dices con tu carita llena de todas tus caras. Me conduces así al edén, al más cielo de todos los cielos, a la patria del amor, a la felicidad sin sombras, al pasado feliz, al presente dichoso y al futuro más prometedor.


17 comentarios:

© Capri dijo...



Que lindo post Alís

Si es que nos hacen sentir que volvemos a ser niños y disfrutamos como enanos con ellos.

Me has trasladado a hace unos cuantos años... esos años que ahora añoro.

Un besazo

Silencios dijo...

Ay!!! Que había perdido tu enlace ... uffff.
Me gusta tu nuevo estilo, no sé pero me recuerda momentos de mi infancia, cuando intentaba coser botones a la ropita de las muñecas y siempre lloraba porque también cosía mi falda con ellos, jajaja.

Klim, mi preferido.

Nuestros hijos, pequeños poemas que nos descubren el día, a día .. Precioso Alis.

Mil besitos

TORO SALVAJE dijo...

Cuánta ternura!!!

:)

Besos.

Alís dijo...

Capri: Así es, los niños sacan lo mejor de nosotros mismos. Los niños y los buenos amigos, madrina linda (¿o debiera decir comadre?).
Silencios: Gracias por volver. Los hijos son poemas, comedias y algunas veces incluso obras de terror, pero es cierto que nos descubren todo.
Toro: Gracias y besos también para ti.

© Capri dijo...

Jajaja..

Como tu quieras, me llaman bichi, lolita, y porque no madrina, solo tengo un ahijado .

Lo de comadre no estaría xk compartimos un "paisano al que adoro, aunque le daria una colleja , para que espabile "

:*)


Lo que peor llevo es que algun día me llamarán "suegrita " jiji y x cuadruplidado xxdsssssss!!!!!

Espero que sepas d quien hablo -

Besos cielo.

Alís dijo...

Jajaja, pues creo que no hay muchas opciones como para dudar de quién hablas... Habrá que tenerle paciencia, porque estoy segura de que volverá y con más fuerzas, aunque mientras tanto no están mal estas "collejitas" que ya le vas dando. A ver si se pica y vuelve antes. Ojalá.
¿¿¡¡Por cuadruplicado!!?? Ahora te admiro más.

J. eMe. dijo...

Ehhh, que estoy por aquí, medio desconectado, es verdad, pero estoy, nunca dejo a los amigos, nunca.

Bellísimo Alis, no hay nada comparable al amor de una madre, nada comparable a lo que los pequeños ángeles que llenan nuestras vidas nos aportan cada día. El texto, increíblemente hermoso, tu imagen con tu pequeña, encantadora.

Un besazo a las tres. A mi querida vecina, a la dulce y adorable Silencios, y a ti Alís. Poco a poco tu blog va creciendo, me llena de felicidad.

Un enorme beso.

Mona lisa dijo...

Hermoso compartir esos momentos: me parcecen inolvidables, irrecuperables...
Un abrazo.

angeles dijo...

muy bonito y muy real como siempre dando el lo mas hondo del corazon.por cierto me encanta la foto.un besito a la peque

Alís dijo...

J.eMe.: De nuevo, gracias. Por estar, por acudir y por tus palabras. Sólo te falta volver a escribir(nos). Y sí, tenía que salir. Y es que desde que nació Alba soy, ante todo, madre. Un enorme beso para ti. Fortalécete.
Monalisa: Por irrecuperable, pero lamentablemente sí olvidable, es que me gusta escribir de lo que vivo con mi hija. Y es que el tiempo pasa tan rápido y son tantas las experiencias y anécdotas que me regala que acaban perdiéndose. Un abrazo también para ti.
Angeles: Gracias, por tu presencia y tu fidelidad, y tu apoyo, y los ánimos que me das. Un beso grande.

Mª JOSE. dijo...

Agradezco ,de veras ,tu apoyo.
Verás estos días son difíciles para mí ,puesto que mi segundo hijo hubiera nacido en estas fechas .Por mi enfermedad tuve que sacrificarlo y esas heridas se vuelven a reabrir.Ahora estoy mejor,pero ,de vez en cuando necsito que esa melancolía salga.
Un beso enorme a tu alma.MJ

Alís dijo...

MªJosé: Hace justo un año pasaba por lo mismo. Yo no tuve que sacrificarlo, simplemente no aguantó. Así que mucho ánimo, cúidate mucho tú, llora todo lo que sea necesario pero reponte. Gracias por el esfuerzo de venir de todos modos. Ahora piensa en ti, EN TI, y cúidate. Un abrazo fuerte fuerte fuerte.

jordim dijo...

ánimos.

SOMMER dijo...

Me encanta Gustav Klimt...
Y me encantan las inocentes historias de los pequeños..

Alís dijo...

Jordim: Gracias.

Sommer: Es increíble ver cómo la inocencia puede provocar actitudes, pensamientos y respuestas tan profundas. Los peques son realmente geniales.

Fiebre dijo...

Cosa bonita, jaté.
Y te lo dice una que se autodenomina como "descendiente de Herodes".

Alís dijo...

Fiebre: jajaja, Créeme que todos tenemos días de "descendientes de Herodes", pero se nos pasa, menos mal. Gracias por tu visita.