Gracias, Claudia

lunes, 30 de noviembre de 2009

Amarré las ganas



Fotografía: Rodney Smith


Estabas distraído. Mis ojos se posaron sobre tus manos, expresivas, bellas y sensuales, y las siguieron como quien observa el vuelo de una mariposa. Y quise ser flor para que se posaran sobre mí, quise ofrecerles mi néctar, mi fuego y mis ganas. Quise ser tuya, hacerte mío… pero estabas distraído.

Eché al vuelo las ganas y busqué tu mirada. Mis ojos te llamaban y ofrecían mi cuerpo, listo para el encuentro, listo para recibirte. Mis manos se abrieron imaginando tu piel, tu carne hambrienta de refugio. Mis pechos miraron al cielo suplicando y mi cueva, húmeda y oscura, se ofrecía para acogerte y arroparte. Eché al vuelo las ganas y busqué tu mirada… pero estabas distraído.

Amarré las ganas de acariciarte la espalda con la yema de mis dedos, suavemente, viendo cómo tu vello se eriza y tus poros se abren pidiendo más. Amarré las ganas de posar mi mano en tu vientre y dejarla jugar acercándose y alejándose del cetro del placer... Amarré las ganas y eché el ancla para quedar varada a tu lado, observándote, en silencio. Y deseándote, en silencio...

jueves, 26 de noviembre de 2009

Ven. Calla.




Ven. Calla.
Descansa junto a mí.
Hoy me basta con el calor de tu abrazo.


Ven. Calla.
Deja aparcada la pasión.
Hoy me basta con la ternura en tus labios.


Ven. Calla.
Enreda tus dedos en mi pelo.
Hoy me basta con tus manos tranquilas.


Ven. Calla.
Acompaña mi nostalgia.
Hoy me basta con tu presencia silente.


Ven. Calla.
Observemos el horizonte.
Hoy me basta con el amor en tu mirada.


Ven. Calla.
No es tu voz lo que busco. Ni siquiera tu risa.
Hoy me basta con saberte a mi lado.



miércoles, 25 de noviembre de 2009

Nunca más





Creyó las una y mil veces que le prometió que no volvería a suceder, que cambiaría, que ocurrió porque la ama, que no sabía qué le pasó, que no era él en ese momento, que jamás le haría daño, que no pensó lo que decía, ni lo que hacía.

Le creyó porque deseaba que fuera cierto, porque en cada arrepentimiento suyo, en cada lágrima con que buscaba el perdón, creía ver amor. Porque se aferraba a los pocos momentos felices que vivieron, porque él logró que a medida que lo amaba más se amara menos, porque confundió su desesperación con cariño, porque no fue capaz de asumir su maldad, ni prever a tiempo el peligro.

Temía perderlo, y se perdió a sí misma. Quería perdonarlo y cargó la culpa a sus espaldas. La culpa ajena, la de él.

Cada vez que soportaba sus insultos, sus golpes, aguantaba pensando que serían los últimos. Y llegaron los últimos.

Le creyó cada vez que mintió al decirle que daría la vida por ella, y perdió la suya en sus manos…



Ésta es una historia que se repite demasiado a menudo.


Nunca más




lunes, 23 de noviembre de 2009

Hay sueños...





( Por J eMe & Alís )


Hay recuerdos que hacen temblar
y deseos que golpean el pecho.

Hay sueños que no dejan dormir
y noches que es fácil soñar.

Hay anhelos que avivan el fuego
y fuegos en los que quemarse.

Hay cuerpos sobre los que dibujar
y dibujos en los que perderse.

Hay pieles que piden caricias
y caricias que no puedes pedir.

Hay labios que sólo quieren besar
y besos que quedan por dar.

Hay suspiros que quieren volar
y anhelos por los que vivir.

Hay un te amo perdido en el miedo
y un tiempo para amar sin temores.

Hay una historia por escribir
y un sueño en el que renacer...


PD: Este poema se creó “fifty-fifty”, casi “cheek to cheek”, en un juego creativo que nace de ilusiones compartidas, de la complicidad y de un enorme cariño. Gracias, amigo, por resucitar en mí tantas ilusiones perdidas.


viernes, 20 de noviembre de 2009

Y crece...




Preguntas sin respuesta que no nacen para no agonizar en su sinrazón.
Miedos estúpidos que transforman toda esperanza en un imposible, una utopía.
Pasado, presente y futuro condenados siempre a un condicional. Y si...
Sentimientos contenidos que ni llegan a ser por temor a equivocarse.
Ganas, deseos, ansiedades ahogados en un mar de nervios que se agita en cada roce.
Roces que se fijan en la memoria como una heroica conquista y como sustento del corazón.
Momentos felices, del pasado, del presente y del futuro,
que borran las preguntas sin respuesta
      matan los miedos estúpidos,
      liberan los sentimientos contenidos
      alimentan ganas, deseos y ansiedades.
Y el amor sigue creciendo, como bola de nieve, inabarcable, inalcanzable, inconsolable.
Y crece
Y crece
Y crece...

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Palabras vacías



Las palabras más llenas se quedaron de repente vacías. De tanto repetirlas se gastaron, se agrietaron, se erosionaron o simplemente se evaporaron. Ni el amor más grande del mundo podrá rellenarlas de su significado.

Las palabras más hermosas se quedaron de repente sin belleza. Como las flores que tras deslumbrar con su exuberancia, se marchitan, se ajan, mudan sus colores a tristes pardos que esconden todo lo que un día fueron.

Las palabras más esperadas se volvieron de repente un estorbo. Como las visitas que cansan cuando alargan su presencia, como los dulces que repele el goloso después de un festín, como los obsequios que ella recibe cada vez que él es infiel.

Las palabras más llenas se quedaron de repente vacías, porque la lógica impuso de nuevo su poder. El nosotros nació como un tango, y como un tango debe morir. Seremos un tú y yo civilizados que lamentarán no haber aprendido a conjugar el verbo amar, ni las reglas del juego de los amantes eternos.

martes, 17 de noviembre de 2009

Vamos a explorar




Ponte el disfraz de explorador, cálzate la curiosidad y acompáñame. Son tantos los mundos que nos quedan por descubrir...
Vayamos al mundo de los sueños. Los olvidados, los que están por nacer, los que esperan su hora para hacerse realidad, los que nos animan a seguir, los que nos convencen de que todo es posible, los que sólo nos visitan de noche cuando la luna nos sonríe y las estrellas nos vigilan.
Vayamos al mundo de los deseos. Los olvidados, los que están por nacer y los que esperan su hora para hacerse realidad. Los que me invaden con sólo pensarte, los que se esconden en tu nombre y los que crecen con tus manos.
Vayamos al mundo de los secretos. Los olvidados, los que están por nacer y los que esperan no ser descubiertos. Los que queremos contar y los que queremos guardar. Los que encierran un pecado y los que están llenos de virtud.
Vayamos al mundo de los poemas. Los olvidados, los que están por nacer y los que esperan a ser descubiertos. Los que nos hacen llorar, los que encierran el dolor y los que despiertan la pasión. Los que retratan nuestro amor y los que nos hacen jugar.
Y después, quítate el disfraz y acompáñame. Vamos juntos a explorar(nos)...