Gracias, Claudia

miércoles, 10 de febrero de 2010

Quisiera encontrar (El beso más delicioso - III)


Fotografía: Rudy H. Garrido


Sentado a su lado, mirando al río, me pregunto por qué no puedo romper este silencio, por qué no puedo abrazarla como soñé tantas veces desde que ella me sacudió con aquel beso inesperado, por qué no parece ella la misma mujer decidida de entonces.

Quisiera encontrar las palabras para explicarle que mi vida era sencilla, incluso monótona, hasta que ella irrumpió con su mirada. Sus ojos me atrajeron en medio de aquella multitud como el faro a los barcos que buscan puerto, como un imán imposible de ignorar, y al encontrarme con ellos sentí que el mundo se detenía por un instante, que estábamos solos entre todas aquellas personas que caminaban deprisa y ajenas. En esos ojos me reconocí, en ellos me redescubrí y me gustó lo que vi.

Quisiera encontrar las palabras para explicarle que mi vida cambió en el preciso instante en que de un salto acabó en mis brazos, en el preciso momento en que besándome rodeaba mi cintura con sus piernas dándome el más intenso abrazo de toda mi existencia. Quisiera encontrar las palabras para explicarle que, en realidad, comencé a existir con ese beso.

Quisiera encontrar las palabras para explicarle que sólo soy un tipo común, con un trabajo común, con un noviazgo común (ocho años de relación que no pude continuar después de su beso)… tan simple que no sé cómo explicarle que no sé cómo actuar en este nuevo yo que ella misma provocó, no sé cómo actuar frente a estas nuevas ganas de vivir en su mirada, en sus brazos, en su boca.

Quisiera encontrar las palabras para explicarle que no se me ocurrió otra cosa que publicar un anuncio en el diario local con la esperanza de que ella me reconocería y me buscaría; que mi corazón dio un vuelco cuando al contestar una llamada telefónica una voz me envolvió al identificarse como la chica del anuncio, la que me besó en la calle…; que jamás había logrado cruzar la ciudad en 37 minutos; que no me acerco más porque temo que le moleste el sonido de mis latidos y dañarla cuando mi corazón estalle…

Sentado a su lado, mirando al río, me pregunto por qué no puedo romper este mutismo, por qué no encuentro las palabras que quisiera, por qué permito que se instale entre nosotros el frío del silencio… y yo tan sólo quisiera tener el valor de besarla.

48 comentarios:

Una mujer desnuda y en lo oscuro dijo...

Ohhhh.... qué fácil sería conocer los pensamientos de quien esta sentado a tu lado, conocerlos como en tu relato y darnos cuenta que el miedo es nuestro peor enemigo, en el fondo el miedo a ser rechazados.

Bésala me grita el corazón, loco y romántico a pesar de todo... será???

Hermoso Alís, simplemente lindo.

blanco dijo...

si el tiempo invertido en preguntarnos porqués lo dedicásemos a...

(¿a?)






biquiños

MORGANA dijo...

Alís..me encantó saber de sus pensamientos...quizás ambos debieran romper ese muro de granito que no les deja ser como quisieran y vivir la vida apasionadamente......me gustó y mucho poeta.
Besazos.Morgana

TORO SALVAJE dijo...

Quizás es un aviso del subconsciente.
Por algo será.

Besos.

RAMPY dijo...

A veces, no nos salen las palabras para expresar los sentimientos .
Un beso.
Rampy

POLIDORI dijo...

Nunca es fácil decir las cosas, pero los nervios y la emoción de las relaciones, y el buscar príncipes azules y princesas encantadas, lo complican todavía más.




John W.

Yemaya dijo...

A veces no hacen falta palabras, las miradas, los silencios son mucho más intensos y hablan por si solos.
Hermosa entrada.
Te dejo un beso muy dulce y un susurro con cariño

Nela dijo...

Me dan unas ganas de ir por detrás y darle un pequeño empujoncito hasta su boca ufff, quiero el desenlace Alís (me como las uñas, mujer ;)
Un besazo y gracias siempre por tus palabras tan cariñosas.

CalidaSirena dijo...

Hermosísimo, a veces las palabras no nos llegan cuando deseamos, porque es tanto lo que sentimos que no logramos expresarlo, porque ninguna palabra habría para expresar tanto.
Besos muy cálidos

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Sencillamente genial el texto. Me ha puesto la piel de gallina. Qué dulce, qué verdadero, no? qué bonito, my lady. Aplausos y una canción, cómo no, que sonaba por la bajini mientras te leía, "Since I dont have you" de los Guns and Roses. Genial!
Un besazo.
LADY JONES CLOWN

jose rasero b. dijo...

No hay palabras. Hay que pasar a la acción... con lentitud... con suavidad... dejarse llevar...

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

INSPIRADO RELATO... Y ANGUSTIANTE... SE SIENTE L ANGUSTIA... Y TAMBIÉN EL AMOR ENTRE SUS LÍNEAS...

UN ABRAZO...

Sol dijo...

Que bello, que bello, que belloooooo!!!
Me encantan tus historias Alis... me encanta esta historia y como dice Nela, creo que si fuera un angel... de alguna manera tambien les daria un empujoncito... a veces hay que ayudar al destino no???
Besos cielo, llenosssss de luz para ti!!!

Paco Alonso dijo...

Hermoso relato el que nos acercas una vez más.
Es un enorme placer siempre acercarse a tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Carlos Fox dijo...

Esas mentirijillas...

Nacho dijo...

¿Y quien dijo que el silencio no tuviera palabras?
Hay silencios que dicen más que 1000 palabras bonitas de amor o de deseo o de pasion.
Solo hay que saber interpretar al silencio.

Besos.

Maria Coca dijo...

El amor!!!! Cuántas malas pasadas nos hace jugar...

Deseos a flor de piel que, si no expresamos, no llegan a ninguna parte.
Hermoso.

Besoss

Albino dijo...

Un beso de amor.......no se lo doy a cualquiera
¿Recuerdas la cancion popular?
Cariños

BB dijo...

... Esos 37 minutos tan expectantes, ese beso tan importantes, la secuencia de este relato te atrapa... sigo pendiente.

Un abrazo Alis
BB

H. Chinaski dijo...

Perfectamente descrito un sentimiento que, en ocasiones nos atenazó a muchos. Quieres decir y te quedas mudo. Quieres hacer y estas paralizado.
Maldita timidez.
Ella empezó. Ella debe seguir

Besos Alis

Nómada planetario dijo...

El lazo de la timidez nos aferra en ocasiones hasta reducirnos a casi una estatua.
Besos sin palabras.

Alís dijo...

Sara: Tú lo has dicho, el miedo es nuestro peor enemigo. ¿Escuchar los pensamientos del otro? Uhmmm, tentador, pero no estoy segura de que sea siempre conveniente. Gracias. Besitos.

blanco: si el tiempo perdido lo dedicásemos a… Punto, biquiños.

Morgana: El silencio oculta a veces verdades que cambiarían nuestra vida. Gracias. Besotes.

Toro: Siempre podremos encontrar excusas para nuestros miedos. Por algo será. Besos.

Rampy: Y eso genera impotencia, al menos a mí. Beso.

Alís dijo...

John W.: Buscar lo imposible lo complica todo. Estoy de acuerdo. Beso.

Yemayá: Los silencios que expresan, sí. Los que ocultan, no. Gracias. Besitos.

Nela: Cuidado, que están frente al río… No sé si habrá desenlace. No sé si tienen futuro… Gracias a ti. Besazo.

CalidaSirena: ¡¡¡Cuánto tiempo!!! ¡Qué alegría verte por aquí! Yo juraba que andabas disfrazada… No sólo disponemos de palabras para expresar… No vuelvas a perderte tanto tiempo. Un besazo grande.

Lady Jones Clown: Me encanta cuando pones banda sonora a mis textos. Quizá te contrate para que me ayudes con el otro blog… Muchas gracias. Y muchos, muchos besos.

Alís dijo...

jose rasero: ¿y cuando no hay valor? Un beso

Blanca Libia: Más angustia que amor, en mi opinión. Gracias. Un fuerte abrazo.

Sol: Prefiero no creer en el destino, porque de existir no podríamos forzarlo. Gracias, siempre me animas mucho. Besos.

Paco Alonso: Gracias a ti por tu presencia siempre. Un abrazo.

Carlos Fox: Eres increíble. Sigues haciéndome viajar en el tiempo, y casi siempre con retranca. Besitos.

Nacho: Estoy de acuerdo contigo, pero hay silencios torpes que difícilmente comunican nada. Aunque esa torpeza sí dice lo que el silencio calla. Lo difícil es identificarlos. Besos.

Alís dijo...

Maria Coca: Lo peor es cuando es aquí y ahora o nunca… Gracias y besitos.

Albino: Claro que la recuerdo!! Y lo que la he bailado!! Un abrazo.

BB: Gracias por leerme con esa mirada. Un fuerte abrazo.

Chinaski: No te imaginaba tímido. ¿No es cómodo ese ella empezó, ella debe seguir? ¿No le toca a él mover ficha? No sé, sólo pregunto. Gracias y besos.

Nómada: Es difícil romper las cadenas de la timidez, pero no imposible. Besos

Camaleona dijo...

Aún consiguiendo romper ese silencio, algún día volverá.

De cenizas dijo...

Magistral este cambio de perspectiva... se avecina un final realmente interesante...


besos

Hachero dijo...

Quisiera darte yo ese beso.

eltauromquico dijo...

La ausencia de palabras es una señal de que la quimica no existe y lo mejor es hacer mutis...

H. Chinaski dijo...

Querida Alis, la timidez de un hombre hacia una mujer, puede ser cualquier cosa menos una situación cómoda, al menos para el. Deduzco que te has encontrado con pocos hombres tímidos.
Refiriéndonos al relato, probablemente al no haber iniciado el encuentro de la manera ortodoxa (simpatia, locuacidad, intento de acercamiento), si ella no da el paso, a medida que avanza el tiempo y la situacion es mas embarazosa, el va a ver mas sencillo escalar el Everest sin oxigeno ni sherpas que reconducir todo hacia lo que tenia pensado hacer antes de encontrase con ella.
Claro que eso seria en la vida real. En tu relato... Qui lo sa

Besos

Eva- La Zarzamora dijo...

Ainss los besos, traicioneros que son, pero por un beso, ya sabes...

Beso ;)

Lucía Corujo dijo...

Me gusta esto de tener la versión de ella y la de él.
Y si no encuentra las palabras, quizá es que no sean necesarias.

He estado en el blog de Rudy, y me ha gustado el relato que he encontrado, jeje. Qué buena pareja creadora de historias, jaja.

Un abrazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre maravillándonos con tus letras que son alhajas...

Saludos y un abrazo enorme.

Alís dijo...

Camaleona: Te percibo pesimista, pero es cierto, los silencios vuelven, aunque transformados en otros. Beso.

De cenizas: Tu confianza en un final interesante me intimida. Espero no decepcionarte. Gracias. Besos.

Hachero: ¿Y guardarás silencio después? Beso

eltauromquico: sin embargo, hay químicas que parten lentamente y silencios que hablan… beso

Alís dijo...

Chinaski: Habitualmente la tímida soy yo. En cuanto al relato… (silencio tímido). Gracias. Besos.

Eva: Por un beso yo daría lo que fuera… Gracias por venir. Besos

Lucía: Ojalá en la vida real pudiéramos conocer la versión de él, la verdadera, la que yace en sus pensamientos… Y gracias, aunque creo que todas las parejas crean, al menos, una historia. Besotes.

La sonrisa de Hiperión: Gracias por tus generosas palabras. Y por estar. Un fuerte abrazo.

Completamente Gilipollas dijo...

¿Valor para besarla? Mi querida señora, yo no tengo ni valor para mirarla...
Siempre suyo
Un completo gilipollas

Húayat . dijo...

Creo que bajo esas circunstancias las palabras sobran y la necesidad de besos es grande. Pues yo no dudaría al encontrar a la Mujer que alterara mi química. Un abrazote.
Salud-os desde eterno esperar.

Nikté dijo...

Mi muy querida Alís, en una sola frase has puesto al descubierto lo que realmente siente aquél que cree amar-digo cree-mirar al otro y reconocerse en ellos, pero eso no es amor, el amor mira al otro y ve al otro, uniéndose a él.

Ya tá

Cat's dijo...

No quiero que hablen, quiero que se besen.:)

Anderson Fabiano dijo...

Alis,
Voy estar en silencio y esperar... entonces te diré el sabor del beso...
mi cariño,
anderson fabiano

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

disfrute mucho leyendo...

Alís dijo...

CG: ¿A sus ya habituales limitaciones suma también la timidez? Va de mal en peor… Un abrazo

Húayat: Los besos no siempre son suficientes. En algo más debe basarse una relación de pareja, o tendrá los días contados… Un abrazo

Nikté: Me gusta tu reflexión, sin embargo creo que el personaje, al reconocerse en los ojos del otro, reconoce el espacio en el que quiere estar, la libertad con que quiere vivir y, como tú dices, la persona con quien quiere estar… Gracias, me hiciste pensar (eso tiene mérito, jajaja). Un besazo.

Alís dijo...

Cat´s: ¿Será? Un besito

Anderson Fabiano: Pero que tu silencio no dure mucho… Gracias por volver. Un beso.

Otra vez a viajar al olvido: Gracias, por venir y por tus palabras. Un beso

Huayat dijo...

Querida Alís es cierto eso de que los besos no son suficiente en una relación, por eso me encuentro solo. Un abrazo.
Salud-os desde mi solitaria situación

Alís dijo...

Huayat: ni siquiera la soledad es eterna. Un abrazo

Lala dijo...

Ayyy! Qué rabiaaaaaa!
me dan ganas de ir allí e intermediarrrr!
Grrr...
Por dios, qué difícil es todo, cuando todo es tan fácil!



Lala

Alís dijo...

Lala: a menudo tenemos la mala costumbre de complicar las cosas sencillas. Besitos