Gracias, Claudia

miércoles, 3 de marzo de 2010

Vuelvo


Bruno Sandoval en Pelluhue. Fotografía: Roberto Candia (AP)


Regreso al blog, después de cinco días que para la mayoría de vosotros son sólo eso, cinco días, pero que a mí me parecen casi una vida.

Regreso al blog y lo encuentro igual que hallé la casa al regresar en la madrugada del pasado 27 de febrero: multitud de cosas caídas, mucho por ordenar, mucho por tirar, mucho por recoger e intentar pegar y reconstruir, e incluso algún fantasma suelto (como el de mi añorado gato Magoo que se escapó de entre sus cenizas esparcidas por el suelo. Al menos no era el abuelo).

Regreso al blog y lo hago todavía en estado de shock. Por el terremoto que VIVE el país en el que resido. (Aprovecho para aclarar que estoy aquí desde hace cinco años y medio, pero soy gallega y lo seré hasta que muera). El temblor de la madrugada del sábado sólo fue el inicio del verdadero terremoto, que es el que se vive ahora, con millones de personas que perdieron a seres queridos, su hogar, su modo de subsistir… con un país que enseña lo peor (vandalismo, robos, saqueos, amenazas) y lo mejor de sí mismo (entereza, fuerza para volver a levantarse, solidaridad, empatía).
Yo he sido afortunada. Lo peor fue que no estábamos con nuestra hija en el momento del temblor y se hicieron eternos los dos minutos y medio en que la tierra se sacudió con una violencia difícil de describir y los veinte minutos siguientes hasta que logramos llegar a casa y abrazar a nuestra pequeña, que afortunadamente vivió el suceso creyendo que era una “tormenta de estrellas, una tormenta de corazones”. A partir de ahí, permanecimos en el privilegio de ser casi meros espectadores, salvo por los efectos indirectos que tuvimos que soportar. La nada misma comparado con lo que viven miles de personas en estos momentos.

Regreso al blog y lo hago todavía en estado de shock, pero en el momento más oportuno, cuando más os/lo necesito. Por el terremoto interno que me tocó vivir también estos días. Un tsunami particular me arrasó por dentro llevándoselo todo. Pero ésa es otra historia que tendré que aprender a superar.

Regreso al blog y no puedo hacerlo sin agradecer todos vuestros comentarios, vuestra preocupación y vuestros ánimos. A todos, con cariño especial a los que me habéis escrito mails. Os pido tiempo, para volver a leeros (he echado de menos leeros), para responderos uno a uno, para comentaros.

Y os pido un poco de paciencia hasta que logre reencontrarme.

63 comentarios:

J. eMe. dijo...

Celebro tu regreso y más aún celebro que esteis bien. El susto ya no os lo quita nadie, pero el saber que estais bien y a salvo me tranquiliza. Intentar olvidar y cuidaros muchos.


Besos a los tres.

Sol dijo...

Alisssssssssssssss!!!
Que alegríaaaa saber de ti!!!
Ya se que fue y sigue siendo un momento duro, es algo que no se olvida fácil ni se olvidara...
Pero si necesitas que te mande una encomienda porfis solo me lo dices...
Es que vi que los super estan cerrados por los saqueos, no se si donde estas vos pasara ... solo se que si en algo puedo ayudarte me gustaría!!!

Se que la parte mas dificil es la emotiva, esas sensaciones, ese dolor, pero de a poco todo volvera a su lugar!!!
Paciencia, es pedirte demasiado, pero mucha FE y ESPERANZA...
Es un gran pueblo y se recuperarán!!!
Un besote lleno de luz cielin!!!

Alís dijo...

J.eMe: Gracias, amigo. El susto fue grande, en el momento del terremoto y después al comprobar lo grave que había sido y no saber cuándo volverá la normalidad, aunque en Santiago, poco a poco, ya se está recobrando. Gracias. Un beso.

Sol: Tu nombre no podía haber sido mejor escogido. Eres un verdadero sol. Gracias por tu ofrecimiento, aunque en Santiago por ahora hay abastecimiento y todo hace suponer que así seguirá siendo. Es en el sur donde la cosa está peor, aunque parece que, al llegar la ayuda, están cesando los saqueos. Pero gracias, de corazón. Aunque sí puedo pedirte algo: que sigas escribiendo, aunque sea más distanciado. Un beso enorme.

Huayat dijo...

Me alegro mucho que no les haya pasado algo desafortunado con esto del terremoto, ahora buscar paz y el tesón de ayudar a los más desvalidos. Un Abrazo.
Salud-os desde mi ruca

MORGANA dijo...

Mi niña..que alegría saber que estáis bién.Feliz por tu regreso pero apenada por todo lo que cuentas..espero que poco a poco todo vaya reconstruyéndose y no volváis a padecer ningún otro desastre cómo el de el sábado.
En cuanto a tu tsunami interior ...tómate el tiempo necesario para que se aleje.
Te quiero .
Morgana.

Paco Alonso dijo...

Querida Alis, cuando te reencuentres, deseo sientas el calor de mi eterno abrazo en tu cuerpo, desde este rincón de España te envío toda mi energía para ti y toda tu gente.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Bienvenida Alís.
Espero que todo mejor lo más rápido posible.
Todo.

Besos.

Cesc dijo...

Alís, los pequeños pasos nos llevan hasta las grandes metas, intentar encontrar en cambios tan bruscos el modo de conservar pequeñas costumbres permite mantener un cierto orden dentro del caos, volver al blog es uno de ellos. Te deseo que, pasito a pasito, logres cubrir tus necesidades y alcanzar todos tus anhelos.

Un besito.

Albino dijo...

Alis. Tu sabes que yo vivi el de 1985, de casi igual graduacion, pero que afortunadamente no tuvo tsunami porque el epicentro fue en tierra.
De todas maneras el susto fue impresionante, y en mi caso solamente liberado por las inquietudes del trabajo, que sabes, como colega, que llega a apasionarnos y a absovernos de tal manera, que acaba dominandolo todo, más aun cuando me enteré que tuve, como dicen los ingleses y los cursis el "scoop", es decir fui el primer periodista que, con una ventaja de mas de dos horas sobre los otros, pude dar la información al exterior. La otra ventaja, si puede llamarse así, fue que, a pesar de ser domingo veraniego y por la tarde, estabamos los cuatro de la familia en casa preparando el equipaje para volver a España, porque es terrible, aunque luego, como en tu caso no haya pasado nada, tener a algun hijo perdido durante horas en una piscina o en casa de algun amigo, sin comunicacion alguna. Y esto, que ya conté en un post, le pasó por ejemplo a mi gran amiga (y pronto tuya) Schlomit Baytelman, que no supo nada de sus dos pequeñas hijas hasta cinco horas despues del terremoto.
En fin, lo de los saqueos es habitual incluso en Haiti donde casi no había nada que saquear, porque los desvergonzados se reparten por todo el mundo. Admito que, por estado de necesidad, se lleven de un supermercado comida o incluso ropa, pero de eso a robar un televisor o un frigorifico hay mucha distancia. Y la capacidad de recuperación, el chileno la tiene. Eso si que lo compropbé, y mas tu que llegase algunos años mas tarde y no viste consecuencia alguna que no se hubiera solucionado. Es un volver a empezar, pero que se logrará.
Un beso y tranquilidad.

POLIDORI dijo...

Hola Alís,

El ser humano, a veces, aguanta mucho más de lo que le gustaría.

Tomate todo el tiempo que necesites, pero recuerda que todavía nos quedan muchas cosas verdaderas por las que luchar.

Te deseo todo lo mejor para ti y para los tuyos.

Mucho ánimo y mucha fuerza.

Un beso.




John W.

J. eMe. dijo...

Vuelvo, y lo hago para dejarte una vez más mi cariño, mis besos, mi cercanía y todo, todo mi apoyo en estos momentos. Tú has vuelto y sólo puedo pedirte un favor de amigo... que nunca te vayas.

Un beso enorme y fuerza, mucha fuerza.

MORGANA dijo...

TE QUIERO.

LUCIA-M dijo...

Que alegría volverte a leer y qué estés bien y los tuyos.
Sólo puedo decir ante tanta tragedia que pronto todo vuelva a la normalidad aunque creo que ya nada será cómo antes.
Ánimos guapa y si puedo ayudar sólo tienes qué decirlo.
Un beso grande amiga.

MARIETA dijo...

Gracias por las novedades... Esta madrugada me acordaba de Alís, cuando escuché en la radio las nuevas réplicas.
Que extraño este mundo blog, verdad? Te hace preocuparte, preguntarte, comentar "tengo una amiga allá y hace días que no escribe..."... esas cosas.
Te mando desde tu tierra, todo el ánimo del mundo para poco a poco cicatrizar lo que está pasando.
No será fácil, pero yo te espero.
Saludiños.

Nela dijo...

Tú lo has dicho "fuerza para volver a levantarse"
Se te extraño mucho estos días...pero ya estás aquí :) y nosotros contigo.
Un besazo

jose rasero b. dijo...

Calma, y fuerza, amiga. Sé que las palabras son fáciles desde la comodidad nuestra. Pero también sé que te ayudan.
¡Qué alegría verte otra vez por aquí!
Un gran beso, Alís!!!

Yemaya dijo...

Mi niña hermosa, me alegro muchísimo de que estéis bien, sé que el shock con el tiempo pasará, pero el recuerdo seguramente perdurará. Lo importante es que lo que más quieres está a tu lado y bien y eso es maravilloso.
Un beso y un susurro con muchísimo cariño y lleno de esperanza.

Sonia dijo...

Que bueno que de a poco todo vaya volviendo a su cauce!
De verdad mucha fuerza para estos dias siguientes de reconstrucción en todos los sentidos.
Bss. Alis!

La brisa de la noche dijo...

Tranquila...queremos saber que estás bien..un beso...

Marisa dijo...

Querida Alís, como tú bien dices
después de pasar por todo lo que
sucedió quedan los tsunamis
internos que duelen quizás tanto o más que los otros, pero hay que dar gracias a Dios que se sigue con vida y de pronto eso es lo que cuenta.

Moitos biquiños desta terra
que é a tua.

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Ánimo campeona, que ya sabes que tras la tempestad viene la calma... ¿o no eres gallega gallega?
Un beso y una Lady.
LADY JONES

Cat's dijo...

Tomate el tiempo necesario para reconstruir ese teremoto interior, y poco a poco veras que todo vuelve a su ritmo, te envio todas mis fuerzas para que te mantengas arriba en momentos tan dificiles.
En estos momentos no existen las fronteras ni las banderas, la solidaridad es el estandarte.

cuidate mucho.

Titajú dijo...

Tómate la vida despacio, despacio. Nosotros seguiremos aquí cuando quieras o puedas volver. Primero tú, que tienes mucho que recomponer.
Un besazo.

© Capri dijo...

Y pensar en aquel café que no fué me atormentó

Lo demas ya losabes :*)


Te quiero Alís; en momentos como este es cuando se confirman sentimientos.

Tomate tu tiempo, ya sabes.

Un beso muy grande.

H. Chinaski dijo...

Alis
Es un privilegio poder leerte después de lo que estas pasando.
Momentos duros y tristes
Pero es ahora cuando deben salir tus raices para tener e infundir el valor y la fuerza necesarios para "tirar palante".
No olvides que vas a ser, lo quieras o no, referente para gente que tienes a tu lado, asi que no te queda mas remedio que hacer de tripas corazon y darlo todo
Animos desde aqui no te van a faltar

Besos
H. Chinaski

Marta dijo...

Por aquí se te echaba de menos. Si que de debe ser algo muy duro pero poco a poco os iréis reponiendo y ya mismo el país volverá a la ''normalidad'' de siempre.

Un beso y ánimo

Nacho dijo...

Me alegro que todos esteis bien y recupereis la normalidad lo mas pronto posible.
Besos.

Maria Coca dijo...

Me alegra saber que estás bien, tanto tú como los tuyos, aunque resulta muy dramático ver alegría en esa catástrofe tan tremenda... Siento mucho lo que estás pasando, amiga...

Muchos besos.

Lucía Corujo dijo...

Te mando muchas fuerzas y muchos ánimos.
Qué bien que tu hija lo viera como una "tormenta de estrellas, una tormenta de corazones", supongo que eso también facilita las cosas.

Un abrazo grande

Eva- La Zarzamora dijo...

Calma y serenidad. Te esperamos, lo importante es que estés bien.

tecla dijo...

No sabía o me había olvidado de que vives en Chile.
Cinco días pueden ser una eternidad, con un antes y un después. Porque nunca nada volverá a ser lo mismo.
Creo que sería interesante que te convirtieras en cronista para nosotros y nos contaras de primera mano lo que te está tocando vivir.
Sería bueno para ti y para todos.
Un abrazo enorme.

cascarilleiro dijo...

Celebro y me agrada tú regreso,verdaderamente debió de ser horrible,gracias por estar de vuelta,pides tiempo?, todo el que quieras¡¡¡
La casa, sí es la que piensas,lugar El temple.

Un abrazo.

Carlos Fox dijo...

Alís, gracias por encontrar tiempo para comunicarte con nosotros.

¡Muchos ánimos! ¡Muaaak!

Virtu dijo...

Desde tu Galicia natal te deseo muchos ánimos y que poco a poco te vayas encontrando y "zurciendo" lo que ha quedado un poco roto.....Lo conseguirás.

Un besiño e unha aperta.

Subterráneo dijo...

Otro gallego que se suma a los buenos deseos. Espero que las réplicas terminen de una vez y podáis emprender la vida normal de nuevo.

Alís dijo...

Huayat: Me alegro de que tu ruca te acoja y estés bien. Así lo deduzco, espero que no hayas sufrido daños. Y sí, ahora toca ayudar. Un abrazo.

Morgana: Ya te he dicho todo por la otra vía, sólo puedo repetir: te quiero. De corazón. Y gracias, amiga. Beso grande.

Paco Alonso: Siempre me transmites paz y buenos sentimientos, ahora de forma especial. Muchas gracias. Un enorme abrazo.

Toro: Poco a poco irá mejorando todo. Gracias. Por todo. Besos.

Cesc: Es cierto, el poder volver al blog me llega en el momento que más lo necesito. Se trata de recuperar la normalidad, tan añorada por estos días. Gracias. Besos.

Alís dijo...

Albino: Dicen quienes vivieron el del 85 que éste se sintió tres veces más fuerte. No sé, pero dejó mucha destrucción. Ahora asoma lo bueno y sí, Chile es un país que sabe levantarse, un país que arrima el hombro cuando es necesario, aunque el terremoto haya dejado más en evidencia las diferencias. También habrá que intentar resolver eso en la reconstrucción. Me alegro de que hayas tenido noticias de tus amigas. Me pondré en contacto con ellas, pero déjame recuperarme de mi tsunami interior. Gracias. Bicos.

John W.: Gracias, tus palabras me alientan. Y sí, soportamos más de lo que creemos e incluso de lo que queremos. La fuerza está y el ánimo volverá, lo sé. Un beso.

J.eMe.: No quiero irme, tranquilo. Al contrario, este mundo que me presentaste y al que me invitaste y animaste a entrar me ayuda mucho. Sabes que siempre te lo agradeceré. Y tu amistad más todavía. Beso grande.

Lucia-M: Gracias, dulce niña. La normalidad va volviendo de a poquito. Faltan cosas que llegarán con los días y estas fechas quedarán en el recuerdo. Para siempre, eso sí. Besos.

Alís dijo...

Marieta: Las réplicas siguen. El temor es que venga una grande, porque a los temblores ya estábamos acostumbrados. Incluso yo, que sólo llevo cinco años aquí. Aunque en el sur son fuertes. Siempre golpeando a los más golpeados. Espérame y prepárate, porque cuando vuelva a Coruña, en unos meses más, quiero una de esas reuniones para daros un gran abrazo. Gracias y biquiños.

Nela: Has estado y estás. Lo sé. Y te lo agradezco infinitamente. Un beso enorme.

jose rasero: Qué poco tiempo leyéndonos y qué cercano te siento. Ya te dije lo mucho que te lo agradezco y cómo me ayuda. Un beso grande.

Yemaya: Te aseguro que el recuerdo perdurará. La experiencia fue extrema, pero afortunadamente sin consecuencias irreparables para nosotros. Gracias por tu apoyo. Un besazo.

Sonia: Queda mucho por reconstruir, sí, aunque debo admitir que mi familia ha sido muy afortunada. Gracias por los ánimos. Besos.

Brisa: Estoy bastante bien, con alguna grieta interior de la que recuperarme, pero bien. Gracias. Beso.

Alís dijo...

Marisa: En la madrugada del sábado comprendí, como nunca antes, que efectivamente lo importante es seguir con vida. Lo demás llegará a su tiempo. Grazas e un bico moi grande.

Lady: Claro que soy gallega gallega, ¡y a mucha honra! (es lo que digo siempre aquí que siguen manteniendo la acepción de tonto para gallego). Saldré adelante, amiga. Me sobran los motivos. Gracias, ya sabes. Un beso grande.

Cat´s: Es increíble cómo a veces es necesario que nos visite la desgracia para descubrir de lo que somos capaces. Y ahora es cuando emociona ver cómo las personas se levantan, se ayudan, se esfuerzan por los demás. Gracias. Besos.

Ju: Recomponiéndome estoy, aunque llevará su tiempo. Tú y yo ya lo habíamos hablado, pero ahora más que nunca quiero ese encuentro cuando vaya a Coruña. Ya le dije a Marieta. Os quiero dar un gran, gran abrazo. Bicos.

Capri: No te atormentes. Sigo viva, así que ese café irá la próxima vez. En todo caso, guardo el mejor de los recuerdos de la conversación que tuvimos. Y sé que el cariño es sincero. Eso me basta, me anima y me ayuda. Gracias, porque siempre has estado y estás, con tu franqueza y con tu cariño. Un beso enorme.

Alís dijo...

Chinaski: Recibo y siento esos ánimos y me ayudan mucho. Más de lo que puedas imaginar. Estoy como en una nube por el cariño que aquí recibo. Me siento acompañada y eso da fuerzas. Gracias. Besos.

Marta: Yo también os echaba de menos. Mucho. Gracias. Un beso.

Nacho: Está volviendo la normalidad. Somos muy afortunados. De a poquito me pondré al día, en la vida cotidiana y aquí también. Gracias. Besos.

Maria Coca: Sí hay alegría en esta catástrofe. Alegría al saberte vivo y a salvo, alegría en los reencuentros de familiares que no sabían si estaban vivos o no, alegría en la joven que no tiene comida pero reúne un poco entre sus vecinos y se la lleva a los bomberos que trabajan, alegría al ver a los jóvenes acercándose a los lugares donde pueden ayudar… Hay alegría al ver que el lado bueno de la gente supera el lado oscuro. Y reconforta. Gracias. Besos.

Lucía: Soy afortunada con mi hija, porque es fuerte, porque aún sabiendo que pasa algo grave se agarra a lo bueno de las cosas y porque a diario me da lecciones de cómo salir adelante. Sí, tengo mucha suerte con ella. Un abrazo enorme.

Alís dijo...

Eva: La calma es seguramente lo único que no perdí en todos estos días, por suerte. Incluso en los minutos posteriores en que no sabía si mi hija estaba bien o no, mantuvimos la calma. Ya la Tierra la perdió por nosotros. Gracias. Un beso.

tecla: He pensado lo de escribir sobre cómo lo he vivido, y tal vez lo haga, aunque me da pudor. Me parece casi frivolizar, porque fui muy afortunada, y aunque viví la intensidad del terremoto, tuve mucha suerte. Y hay tantas personas que sufren tanto que me da casi vergüenza. No sé, tal vez lo haga. Un fuerte abrazo.

Cascarilleiro: Gracias. Fue horrible, sí, aunque insisto en que tuve mucha suerte. Y veo que sí, que era la casa que pensé. Me gusta ver imágenes familiares. Un abrazo.

Alís dijo...

Carlos Fox: Lo que me faltaba era la conexión, porque tiempo lo tenía todo. Lo aconsejable era quedarse en casa. Y yo necesitaba volver aquí. Ahora ya estoy, sólo me falta ponerme al día. Muchas gracias. Besos.

Virtu: Lo conseguiré, claro. Parto de una situación privilegiada comparada con la mayoría de los afectados. Te digo lo mismo que a Marieta y a Ju, nos vemos cuando vuelva a “casa”. Gracias por venir. Bicos.

Subterráneo: Si es que somos muchos los gallegos que andamos por aquí… Anuncian un par de meses con réplicas, pero son lo de menos mientras no venga otro terremoto (y dicen los geólogos que es poco probable). La normalidad va llegando poco a poco, sólo es cuestión de paciencia y contribuir a ella. Gracias por tus ánimos. Un beso.

Rochitas dijo...

Fuerza amiga. Más. Y que ese tsunami interno no la bloquee.
Un abrazo desde el otro lado de la cordillera.

rapanuy dijo...

He llegado hasta tu blog en un momento complicado y me quedaré anclado un tiempo ofreciendo, al menos, ánimo y apoyo.

Un saludo desde la costa mediterránea

De cenizas dijo...

Un abrazo enorme... pocas palabras me salen, se me encoje el corazón.



besos

Nikté dijo...

Mi querida Alís, se que me voy a repetir y diré lo que todos dicen...pero es que me alegra tanto saber de ti.
Ayer en el periódico leí que hubo otro terremoto, pero no recuerdo si fue por los pueblos costeros y como no se bien donde vives, pues eso, me preocupé aún más.

Pero solo el poder leerte me tranquiliza, apesar de saber que esto no acabó para todos, ni para ti.

Ains, mi Alís.

Sigue contándonos en cuanto puedas todo lo que tus ojos ven desde allí, o lo que tu corazón.

Es curioso-referente a tu hija-desde que punto lo vivió.
Los niños...

Un beso enorme

Y ya sabes: Tira de mi pa lo que necesites.

Pero me queda aún algo, conozco a un chico desde hace años, solo se que se llama Juan Carlos y él es de Chile.
Llevo escribiéndole e-mails desde que ocurrió todo, pero no contesta.
Espero que esté bien, solo espero eso.

Syd dijo...

No tenia el placer de conocerte o a tu espacio, pero aunque fueras mi enemiga me daria un alivio enorme saber que estas bien, que gusto que no tuviste perdidas mayores, esas que realmente duelen.

Y que regresaras al blog es el inicio de lo que viene ahora, de levantar la cara y hacernos saber que Chile esta vivo.

Un gusto que estes aca.

Alís dijo...

Rochitas: Gracias por sus ánimos. Ayudan. De mi tsunami interno… por ahora dejó vacío. Ya veremos cómo lo soluciono. Un fuerte abrazo.

rapanuy: gracias por venir. Siempre, y en este momento más, agradezco vuestras visitas, el ánimo y el apoyo. Ven siempre que quieras. Será un placer. Un abrazo.

De cenizas: Son difíciles las palabras en estas situaciones, pero tu abrazo es muy valioso. Gracias. Besos.

Alís dijo...

Nikté: Nada me suena a repetido y agradezco (y me ayuda) lo que me dices. Vivo en Santiago. Fue fuerte aquí, mucha gente quedó sin hogar, pero en realidad nada comparado con la zona centro-sur. Hay muchas réplicas, algunas más notorias. El temor es a una grande, porque a los temblores estamos acostumbrados. En cuanto a tu amigo, si quieres escríbeme al mail y dame todos los datos que tengas. Saber de qué ciudad es ayudaría. Pero mucha gente está todavía sin luz y sin conexión a Internet. Yo la recuperé hace poco. Mantengamos la esperanza. La normalidad aún tardará en volver. Gracias, mi niña. Un beso enorme.

Syd: Gracias. Aún no te conozco, pero agradezco tus palabras. Y sí, es la hora de levantarse. Un abrazo.

Completamente Gilipollas dijo...

Mi querida amiga Alis. Me alegra sobremanera que esté usted bien. Vuelva cuando quiera aunque solo sea para hacernos saber que esta usted bien y de esta manera se alimente de nuestros ánimos.
Siempre suyo
Un completo gilipollas

SOMMER dijo...

Celebro que estés bien y aprovecho para mandarte un abrazo de ánimo. Ha debido ser la hostia...

Alís dijo...

Señor CG: Le agradezco sinceramente sus palabras. Cada día estoy más convencida de que usted no nació gilipollas. En todo caso se hizo. Aunque tiendo a pensar que se lo hace. Su ternura empieza a compensar su halitosis. Hoy sí le doy un beso.

Sommer: Ha sido la hostia, desde luego. Gracias por ese abrazo. Ayuda mucho. Un beso.

Mona lisa dijo...

Alís, Cielo, claro que tendrás nuestra paciencia, sobre todo la mía (ya no tengo blog, pero me gusta leerte...) Esto es información de primera mano. Me alegro de que estés sana, salva y espero que dentro de poco sonriente.
En los peores momentos aparece lo mejor y lo peor de cada uno (ocurriría en la mayoría de los sitios). Me alegro mucho de que estés con tu hija. Sé muy bien la angustia ligada a la incertidumbre por saber de un ser querido (y son eternas, planteadoras... demuestran mucha entereza, preparado/a ya para lo que venga).
Al igual que con Haití ofrecí mi aportación.

Un abrazo inmenso. Si puedo ayudar de alguna otra manera, solo tienes que decirlo.

Bicos,

Alís dijo...

Mona lisa: Lamento que ya no tengas blog, en serio. Aunque aún puedes volver. Por aquí ven siempre que quieras, siempre es una alegría verte. Muchas gracias, por colaborar y por ofrecer tu ayuda. A mí me basta con tu presencia. Sirve de mucho. Besos

Alberto dijo...

Bienvenida de nuevo, también te echábamos en falta. Espero que podáis salir de ésta y que al menos las pérdidas humanas (las que mas cuentan) sean las menos...
un fuerte abrazo y un beso

BB dijo...

Alis!!! Feliz de que hayas vuelto, yo he estado un poco distraída con el blog, pero estoy super pendiente de ti porque entiendo que no fue fácil lo que se vivió, empiezo a leer todas las entradas que me perdí desde que nos avisaste que estabas bien ( cosa que me alegro mucho) me pongo al día... Y bienvenida amiga.

Un abrazo
BB

Mercedes González dijo...

Dios, Alís!! No sabes la alegría y el descanso de verte por tu blog.

Llevo algún tiempo hospitalizada y he visto las noticias, horrorizada y preocupada por ti. Eres el único referente que tengo de Chile. Y, la verdad, no sabía qué me podría encontrar cuando abriera tu blog, tenía impaciencia y temor.

Te mando muchos besos para ti y tu familia.

Lala dijo...

Yo llego tarde, ya sabes, días sin conexión.
La verdad es que los que no estamos ahí no podemos calibrar el desastre, y no me refiero sólo al desastre en sí, sino al desastre en general, el que surge del desastre en sí. No tenemos ni idea de lo que uno puede sentir después de algo así, así que como De Cenizas, no tengo palabras...
Sólo puedo estar aquí y ser compañía por unos segundos.

Y darte un abrazo, claro


Lala

Alís dijo...

Alberto: Gracias, me gusta que me lo digas. La verdad es que para la magnitud de la catástrofe no ha habido tantas víctimas (aún siendo muchos los muertos, los confirmados y los que aún faltan por contar y por encontrar). Pero pudo haber sido mucho peor. La mayoría de la gente supo y pudo reaccionar. Un besote

BB: Gracias, de corazón. Fue una experiencia fuerte, pero estamos bien. Un abrazo.

Mercedes: Alegría la mía al verte. Estaba muy preocupada y veo que no sin razón. Muchos besos también para ti. Cúidate mucho.

Lala: Nunca es tarde y supe que estabas sin conexión, pero igual estuviste ¿lo sabes? Tienes razón, lo peor no fue el terremoto, fue después. Todavía es, pero ya menos. Gracias. Un abrazote.

zayi dijo...

Hay cosas de las que uno no se recupera así no más...así que si te sirve de consuelo y te lo digo desde el alma, cuenta conmigo ( como decía Benedetti) y no hasta diez... sino cuenta conmigo para lo que necesites. No soy buena dando consejos, pero lo soy oyendo y haciendome la payasa para que la gente sonría...
Un besito.

Alís dijo...

zayi: muchas gracias. Eres un encanto. Pero ¿sabes? ya conté contigo. Leerte me hace bien, porque me recuerda que sigo viva y que hay cosas con las que disfruto. Además de escuchando y haciéndote la payasa (que ya tendré ocasión de comprobarlo, espero) eres muy, muy buena escribiendo. Un beso grande.

1600 Producciones dijo...

Tarde pero presente, para estar aunque sea de este modo, lejano pero extrañamente cercano.

Saludo y beso

Alís dijo...

1600: Nunca es tarde cuando se percibe una presencia que hace la vida más agradable. Te agradezco mucho tu gesto. Un beso