Gracias, Claudia

jueves, 1 de abril de 2010

Miedos




Ha pasado ya un mes desde el terremoto y el miedo continúa instalado en todos nosotros. Sí, lo admito, mentí. Me mentí a mí misma cuando dije que no temía a los temblores. Las taquicardias y los dolores de estómago con cada réplica, el continuo estado de alerta en que estoy, la sensación constante de que la tierra se mueve… son pruebas de que sí tengo miedo. Y así estamos la mayoría.

De miedos también habla una noticia que publicó el diario “El Mercurio” el 28 de marzo (a una columna y a pie de página). El miedo a la catástrofe, pero también otros miedos más domésticos (o eso me parece a mí).

Aún a riesgo de trivializar el tema, y sin que sirva de precedente, quiero compartir con vosotros esta noticia tal cual apareció (excepto el título porque era muy local). La considero “jugosa” y me generó diversas reflexiones. Quizás también a vosotros. Si es así, espero que las compartáis:


Migración de bailarinas

Gabriel Gotelli, administrador del exclusivo club para caballeros “Platinum”, dice que muchas bailarinas que trabajaban en el sur, en Concepción e incluso Temuco, han llegado a pedir trabajo a su local. “Es un fenómeno extraño –cuenta-. Mientras muchas chicas del sur buscan suerte acá, siete chicas, dos chilenas y cinco extranjeras, han decidido dejar de trabajar”.

Entre las extranjeras está una bailarina brasilera que la noche del terremoto fue sorprendida por el sismo actuando en una tarima de cuatro metros de alto. Un cliente que estaba en el balcón del salón VIP Premium, donde el consumo mínimo es de 1.500 dólares, sacó la mitad de su cuerpo al aire para tomar de la mano a la mujer y calmarla. “Tenemos generadores –dice Gotelli-, pero el minuto que tardó en volver la luz, la bailarina lo pasó a varios metros del piso. Menos mal que el cliente la calmó para que no cayera”.

A pesar de que el “Platinum” está lleno de vidrieras y espejos, éstos resistieron. Gotelli dice que las mayores pérdidas corrieron por cuenta de botellas de alcohol de precio elevado. “Se cayó una botella de ron Máximo, de dos millones de pesos (2.800 euros), y tres botellas de champagne Cristal, que cuestan cada una 700.000 pesos (casi mil euros)”.

Los clientes, por otro lado, hombres de alto nivel adquisitivo, no querían irse sin pagar la cuenta. “Fue raro. Me insistían en pagar, pero nosotros teníamos el sistema caído. Yo les decía que se fueran tranquilos, pero uno de ellos volvió a pagar durante la semana. Era una cuenta de 170.000 pesos (unos 240 euros) por una botella de champagne Möet Chandon”.

53 comentarios:

El Drac dijo...

Cuando sobra el dinero se puede regresar a pagar cuentas, que la mayoría del mundo daríamos gracias al cielo que no nos cobran esa cantidad exorbitante y jamás creo podríamos (¡ni pensaríamos!)gastar dsemejante cantidad. Creo que debe´ríamos buscar y resaltar cómo acaban las meretrices, in dagar qué problemas tienen los caballeros que las utilizan, ver el trasfondo del asunto porque la prostitución ha dejado de ser un trabajo para pàsar a ser un medio de vida que está calando en todos los ámbitos. Me pregunto si las mujeres modernas ya ven con buenos ojos que sus espòsos y novios frecuenten meretrices. Porque a mí, francamente, me parece degradante.

Completamente Gilipollas dijo...

El miedo a veces es soledad...

Siempre suyo
Un completo gilipollas

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ojalá se murieran todos los miedos...

Saludos y un abrazo enorme.

Titajú dijo...

Me parece increíble lo que ha hecho esa gente. Normalmente, los de muy alto poder adquisitivo pasan de la clase media, y ya no digamos de la baja.
Una vez conocí a un chico al que mi hermana daba clase.
Cuando vio que teníamos muchas mascotas en casa, él dijo que ellos tenían "un hámster, dos gatos de angora y una filipina llamada Celeste, que estaba interna limpiando la casa".
El detalle de haber consolado a la chica, el de querer pagar, me parece precioso, un rayo de sol entre tanto polvo.

De cenizas dijo...

¿Será que el miedo..especialmente el miedo a la muerte... hace recordar la honradez a lagunas personas? Lástima que se les pasa pronto.

Entiendo el poso que debe de dejaros las experiencias vividas... Esperemos que no se repita.


besos

Cat's dijo...

Las reacciones suelen ser de las mas humana a la mas humillante. No conocemos limites los humanitos.

besos

jose rasero b. dijo...

Ese miedo tuyo es lo más natural, Alís.
Lo de los ricos bebedores debe ser que no querían ir a la otra vida con deudas pendientes en esta (ese miedo es más artificial, se lo han creado ellos)

Besos cálidos y sin miedos!

Nómada planetario dijo...

Mientras la tierra tiembla de modo que pone en peligro la vida de los humanos, algunos tipos se preocupan por bebidas carísimas.
Ánimo con esa tierra que tiende a asentarse.
Besos tras un trayecto de muchos kilómetros.

tomasuncafe dijo...

recorrí por primera vez tu espacio en un rápido pasaje,
vengo de ver crispar tu espalda y desesperar con el vello erizado por la tibia naturaleza de tus deseos, para caer en esta instancia incomprensible en el límite de lo humano ante el temblor de las miserias, y quedo mudo por el desconcierto del ignorante y la afectación de los damnificados,
un beso

Clochard dijo...

Estimada Alis

He seguido en silencio tus desventuras, pero después de esta confesión de miedos, lo rompo para decirte que serias extra terrestre si no los tuvieses, que las malas experiencias tienen un periodo de adaptación al organismo humano hasta que nuestra mente las procesa y asume. Que el miedo siempre esta ahí por que ha dejado una marca indeleble e imborrable que cuando menos lo esperamos vuelve a salir. Hay que vivir con eso.
El articulo prefiero entenderlo como algo anecdotico dentro del caos antes que sacar conclusiones que seguro que son poco ortodoxas

Un protector saludo
Clochard

Sol dijo...

Querida Alis, no es que quieras autoengañarte, simplemente en un principio quizas cuando la sangre esta caliente todavia asi com la mente, el miedo te ayuda a actuar... despues se convierte en un miedo paralizante, esos que no dejar actuar.
Ya con el tiempo y quizas alguna ayudita profesional podras superarla.
En cuanto al articulo del diario, me decia mas alla de todo, que en esos casos las personas pueden actuar tan diferentes a lo que en realidad fueron o son...
No se... algunas cosas o reacciones son inexplicables, algunas para bien otras para mal!!!
Te dejo un beso inmenso y feliz SEMANA SANTA!!!

Lala dijo...

Está claro que quieres combatir el miedo, minimizarlo, pero el miedo tiene voluntad propia y cuando se instala casi es mejor que se vaya cuando quiera. Por otra parte, es natural. Yo creo que estaría muerta de miedo. Lo normal después de pasar lo que ha pasado.
En cuanto a ese artículo...Es muy curioso. Me despierta muchas preguntas y sensaciones. Eso de querer ser honrado pese a todo...Esas chicas que se van y otras que vienen...Las circunstancias que cambian a la gente, o al menos su forma de querer vivir la vida.


Un besito, o mejor un abracito, que sienta mejor cuando hay miedo.



Lala

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Qué terrible Alís, cuánto dolor...
Me desespera pensar lo que suufrieron/están sufriendo y lo sufro con ustedes.

Me pasó algo muy curioso el otro día: Fui a llevar comida y ropa a la cruz roja, no me permitieron dejar la ropa, ya que me dijeron "tenían mucha", pero los alimentos eran bienvenidos. Me terminé peleando con la persona que me atendió, ya que le dije, tal y como pienso, que "mucho" no es lo suficente en estas circunstancias. Igual no mela recibieron, la llevé a otro centro que recolecta cosas.

Alís, ¿leíste algo del proyecto HARP? Yo cada vez estoy más convencida de que en estas cosas que están sucediendo, están metidos los yanquis. Que pena.

Un fuerte abrazo!

zayi dijo...

Te entiendo perfectamente. Yo nunca he vivido nada así y ojalá nunca lo viva, pero desde que pasó lo de Haití y luego al poco tiempo lo de Chile, no hay día en el que no le diga a mi pareja que quiero mudarme a una casa...me aterra vivir en un edificio...me aterra sobrevivir a un terremoto y quedar sepultada en vida...
Supongo que el tiempo sanará muchas cosas, pero sería bueno que busques ayuda profesional...a veces uno cree que está bien y no lo estamos, a veces necesitamos a alguien que nos escuche y que tenga esas palabras sabias para tranquilizarnos...
Un besito cielo.

Rochitas dijo...

No puedo creer las cifras de los drinks.
Si puedo creer y entender su miedo y su dolor.
Y ni le cuento como el estado de alerta permanente.

Húayat dijo...

La verdad que no entendí el porque lo del "mercurio". Es sabido que en esos lugares los precios los elevan de una forma cósmica, para que así no entre cualquiera, es como la plusvalía que le otorgan a los terrenos para así tener puros vecinos burgueses. En todo caso yo no iría aunque tuviese mucho dinero.
Con lo del terremoto y temores, yo no les temo para nada, mas pienso en los damnificados tras el desastre. Un abrazo fraterno.
Salud-os desde mi escritorio.

Albino dijo...

Circunstancias, sino parecedas, pero si con ciertas características como la de la bailarina que cuentas, las conoci yo en el terremoto de Santiago de 1985 que me tocó vivir. Por ejemplo, el pequeño grupo de personas que bajaban del Cerro de San Cristobal en el teleférico y como en el momento del terremoto se cortó la luz, se quedaron colgos y mecidos por el propio terremoto, el viento y las replicas hasta que pudieron sacarlos de allí unas cuatro horas mas tarde.
Tambien las dos hijas de Slomith Baytelman que se las había llevado la chica de servicio a visitar a su madre que vivía en las afueras viajando en metro. El terremoto les cogió dentro del metro que se paro. Tuvieron que caminar dos kilometros por las vias hasta encontrar una salida, y luego otros cinco o seis kilometros, pues no había coches ni telefono para avisar, hasta que llegaron por la noche a casa. Y la pobre Slomith temiendose lo peor durante cuatro o cinco horas. También etrevisté a un piloto de Aeroperu que poso las ruedas de su avion de pasajeros en Pudahuel (donde, por cierto la terminal de pasajeros quedó destrozada) en el momento del terremoto y tuvo que estar dos o tres minutos dominándolo pues se le iba a todas partes, pero su pericia consiguió detenerlo sin percance alguno.
En fin , lo de las striptears es natural, pero todo esto es lo anecdótico. Lo duro son las perdidas de vidas y despues la destrucción de hogares. Con muchos años de diferencia hemos pasado la misma experiencia y cuando tuve noticias de esta de hace un mes, tu fuiste la primera persona que llegó a mi mente, cuando ya te creia en un teatro con Slomith o en un recital de canciones con Isabel Aldunate.
Mi cariño, colega

TORO SALVAJE dijo...

Lo raro sería que no tuvieras miedo Alís.
Espero que poco a poco desaparezca.

Alucino con la noticia.

Besos.

Joyce dijo...

Me parece lógico, al fin y al cabo, que quieran pagar. Nada tiene que ver el saber comportarse con los locales que frecuenta cada cual...

Besos

Juncal dijo...

Se me ocurren varias cosas.
Y una de ellas es una reacción por el hecho de haber tenido la suerte de vivir.
Y ahí. Y ese agradecimiento se transforma en la obligación moral de la honradez.

Un beso, Alís.

Alís dijo...

Definitivamente, soy una mal pensada.
La noticia no la incluí tanto por lo que le ocurrió a la bailarina, que fue lo que le pasó más o menos a todos esa noche. Alabo al hombre que se medio colgó para ayudarla, porque con el movimiento tan intenso de aquel momento, hay que tener valor para colgarse de cualquier lado.
A mí me llamaron la atención dos cosas. La primera es que el diario publicase esa noticia, bien anecdótica, pero sin mayor interés que cierto morbo.
Y lo segundo (y ahí viene lo de que debo de ser muy mal pensada) es que yo imaginé a todos los clientes apurándose a pagar para evitar que fueran a reclamarles días más tarde a sus domicilios. Por "salvar la honra" más que por honradez. Si no eres casto, sé cauto...

Espérame en Siberia dijo...

Ay, Alís, me da mucha pena saber que tengas tanto miedo todavía. Pero es completamente entendible, amor. Lo que sucedió en tu país fue terrible, yo los admiro mucho: son un pueblo que saca fuerzas de quién sabe donde para afrontar lo que venga.

Te mando miles de abrazos para mitigar tu angustia.

Alís dijo...

El Drac: Yo creo que cada quien puede gastarse su dinero como quiera, mientras se lo haya ganado (pero ése es otro debate). El de la prostitución también es otra discusión, aunque no creo que sea de ahora. Por algo le dicen la profesión más antigua ¿no? Y en cuanto a las mujeres “modernas” creo que opinan igual de que sus maridos vayan a clubes de alterne que las de antes. Por algo, intuyo, ellos se empeñaban en pagar y no dejar deuda en el lugar.

Sr CG: Y la soledad a menudo da miedo… Un beso.

Sonrisa de Hiperión: No sé si todos los miedos debieran morir. Creo que algunos nos protegen y nos ayudan a sobrevivir. Un abrazo.

Titajú: Lo de “entre tanto polvo” ¿iba con segundas? Jeje. Bicos.

De cenizas: No dudo de su honradez, pero sí de que sea lo que les movió a querer pagar. Aunque de aguantado el terremoto dentro del local, también es lo normal. En cuanto al poso que dejó esta experiencia, me está sorprendiendo. Cuanto más tiempo pasa, más noto lo mucho que influyó, más de lo que creía. Y todas las personas con las que hablo están igual. Gracias. Besos.

Alís dijo...

Cat´s: Eso es cierto. No conocemos ni límites ni término medio, parece. Besos.

jose rasero: Lo que no querían los ricos era llegar a casa con deudas en un club de alterne. Nunca se sabe quién abrirá la puerta cuando vengan a reclamar… Besos reconfortados.

Nómada: Por eso mismo comentaba que me sorprendió esa información. Aunque creo que el dueño del local sólo relataba los daños que sufrió. Yo lamenté que se rompiera, por ejemplo, la urna con las cenizas de mi gato, pero eso no significa que me sienta afortunada y que no lamente las vidas que se perdieron. Gracias. Y espero ver pronto esas fotos de mi tierra. Besos.

tomasuncafe: La vida y el ánimo son así… unas veces tan arriba y otras tan abajo. Estás tranquilo y de repente sucede algo que lo cambia todo… Gracias por venir. Vuelve siempre que quieras. Un beso.

Clochard: Es interesante lo que dices. Porque el miedo que siento es más corporal que consciente. Yo no creo que desmiente, pero las reacciones de mi cuerpo ante determinadas señales se empeña en contradecirme. Me alegro de que hayas roto tu silencio y espero que no sea la última vez. (La noticia, efectivamente, es anecdótica. Así hay que entenderlo. Era por relajar un poco el ambiente, el mío). Un abrazo y muchas gracias.

Alís dijo...

Sol: Te digo lo mismo que a Clochard: es un miedo inconsciente, es el cuerpo el que reacciona. Y espero que sí, que con el tiempo se pase. Muchas gracias y feliz semana para ti también. Besitos.

Lala: El miedo tiene voluntad propia. Muy cierto. Me hizo bien ese abracito. Gracias. Y un besazo.

Sol-Imaginario Desesperación: Sobre Cruz , supongo que prefieren centrar sus esfuerzos en lo que urge más. Y sobre el proyecto Haarp, estuve viendo algo y es estremecedor. Aunque me creo todo de los yanquis… Sin embargo, no creo que hayan causado el de Chile. Besotes para ti.

zayi: Vivo en una casa y doy gracias por ello. Los amigos que viven en departamentos (sobre todo en pisos altos) tienen recuerdos aterradores. Ayer me contaba una amiga (vive en un piso 15) que creyó realmente que el edificio se caía de lo que se movía y que sentía mucha rabia porque se iba a morir y no quería. Y ahora, las réplicas que en una casa no se sienten, en un piso te mueven todo. La ayuda profesional no la descarto, pero están colapsados. La sensación que relato es generalizada. Gracias, cielo. Un besito para ti.

Rochitas: ¡Vaya precios! ¿verdad? Gracias por entenderme. Un abrazo.

Alís dijo...

Huayat: Me alegro de que tú no sientas miedo. Y yo también pienso en los damnificados.

Albino: Sé que viviste algo similar. Y, efectivamente, la noticia es algo anecdótico. Bicos.

Toro Salvaje: Pues a mí me sorprendió el descubrirme asustada, pero desaparecerá, claro que desaparecerá. Yo también aluciné cuando la leí, por eso quise traerla. Y tiene bastantes lecturas. Gracias. Besos.

Joyce: Lo propio es pagar, claro. Sobre todo si permanecían en el local después del terremoto. Otra cosa es que hubieran huido durante el temblor… Besos.

Juncal: Ay, niña, que yo creí que ibas a hacer la misma lectura que yo. Está claro que tienes mejor corazón y eres menos malpensada. Aunque si la reacción fuera por agradecimiento por estar vivos, lo raro es que no hayan pagado otra ronda… No sé. Lo evidente es que cuando la tierra tembló afectó a todo el mundo, sin importar qué estuvieran haciendo. Y cada cual lo vivió a su modo. Besos.

Espérame en Siberia: Sí, a mí me sorprendió la reacción de los chilenos. Para mal en el primer momento, pero muy para bien después. Son solidarios y, como dirían ellos, aperrados (que tiran para adelante en cualquier circunstancia). Aunque te recuerdo que yo no soy chilena, jeje. Gracias por esos abrazos; hacen bien. Besitos para ti.

Chousa da Alcandra dijo...

Din que a valentía alonxa e os temores humanizan. Eu tamén tería medo.

Da noticia no diario recoñezo que me chamou a atención a acción do home que tendeu a man á bailarina; pero poda que o teu mal pensar te faga atinar...

Un pracer vir de visita polo teu espazo. Apertas dende a Chousa.

MarianGardi dijo...

Que historia la de ese club mas humana y que serios esos caballeros que no querían irse sin pagar, todo un ejemplo!!
Un beso

Marisa dijo...

Quizás el ver la muerte
cara a cara hace remover
conciencias.
La noticia hace pensar
como algunos malgastan
el dinero y otros no
tienen para comer.

Yo también viviría
con miedo Alís, es una experiencia que tardará
en olvidarse.

Recibe un abrazo
muy fuerte.

Carlos Fox dijo...

Alís, no te preocupes y se feliz.

¡Muaaak!

MARIETA dijo...

Paso del champagne y de los que quisieron pagar la cuenta entre destrozos y penas...
Me quedo con los espejos intactos y con esa mano que calmó...
Saludiños.
Fuerza!! Ánimos!!

Roberto Esmoris Lara dijo...

Jamás te subas a la plataformal del Platinum, y si lo haces y se corta la energía cuenta con mi mano....
Abrazo muy fuerteque etaba ahí por casualidad

abrazo muy fuerte, muy fuerte
y bicos, claro

moderato_Dos_josef dijo...

comprendo perfectamente lo del miedo. estuve en tu pais hace dos años y sentí un temblor y no paré de temblar.
La noticia del Mercurio, excelente y surrealista, para escribir mil relatos!
besos.

Cesc dijo...

Opino igual que tú Alís, seguramente el miedo a ser descubiertos fue mayor que la necesidad de saber el estado de sus familias...

Húayat dijo...

La verdad es que no me provocan temor estos sucesos telúricos, sólo me preocupo del rededor y sé perfectamente que tú también lo haces al pensar en los damnificados, obvio que primero hay que empezar por casa. Son sucesos naturales que hay que saber sobrellevar, es por ello que tanto me indignó al saber de esos desgraciados que durante y después del terremoto a lo único que se dedicaron fue a saquear, en vez de preocuparse de a quién podían ayudar. Un beso fraterno mi linda Alís.
Salud-os desde hecatombe existencial.

Eva- La Zarzamora dijo...

Cualquiera hubiese sentido miedo.
Yo, la primera. Entiendo el tuyo y el de los chilenos que pasaron aquel mal trago.
Sobre la anécdota, y siguiendo con los malos tragos, en esos casos límites entre la vida y la muerte
¿en qué se piensa?

Besos, Alís.

Juncal dijo...

jjajajaja

Quizá he pecado de ingenua.
Olvidé con la impresión de la sacudida el entorno donde se desarrollaba la historia.
Y sí, me dejé llevar.
Ahora, me queda la duda ...
:-(
Para una vez que estaba segura ...
cachis... ;-)
Un beso.

Alís dijo...

Chousa da Alcandra: Si é así, estou moi humanizada. Un pracer verte por aquí. Espero que volvas. Entre outras razóns, porque é unha ledicia recibir comentarios en galego (síntome máis preto da casa). Unha aperta.

MarianGardi: Percibo cierto grado de ironía… jajajaja. Un beso.

Marisa: Desde luego te hace consciente de que todo tu mundo se puede ir al carajo en tres minutos y eso obliga a replantearse muchas cosas y también genera frustraciones. Bicos.

Carlos Fox: Silbaré todo el día la canción (sería más feliz si envías chocolate). Beso.

Marieta: Supongo que esa mano es lo más hermoso de la noticia. Seguramente también lo más auténtico. Te digo lo mismo: fuerza y ánimos. Bicos.

REL: No pensaba subirme a esa plataforma ni creo que me contratasen para ello, jajaja, pero me alegra saber que me hubieses tomado la mano. Fuerte abrazo y bicos.

Alís dijo...

Moderato: Los temblores en sí siguen sin darme miedo. Es difícil de explicar, porque en ningún nomento temí por mi vida (aunque sí por la de mi hija). Es lo de después lo que asusta… (por cierto, resido en Chile, pero soy gallega). Coincido con que la noticia da para muchos relatos… Besos.

Cesc: Imagino que en ningún momento tomaron conciencia de lo fuerte que había sido el terremoto y por tanto no temieron por sus familias (si no, habrían salido corriendo). Otra cosa es ser descubiertos…  Besos.

Húayat: Evidentemente, eres más valiente que yo o tienes la sensación de que tienes menos que perder, y no me refiero a lo material. Un abrazo.

Eva: No temí morirme en ningún momento, así que no puedo responderte. Pero sí sé que situaciones límite te hacen replantearte la vida, las prioridades y cuestionarte si lo estás haciendo bien o no. Besitos.

Juncal: jajajaja, créeme que no pretendía despertar tu inseguridad, pero te dejaste llevar por tu buen corazón. Y ahora mismo se me vino a la cabeza preguntarme ¿cómo habrán vivido el terremoto las parejas que estaban en los moteles? Porque un elevado porcentaje son historias de adulterio… Beso grande.

Perséfone dijo...

Yo le temo al mismo miedo. Cuando te envuelve el miedo, aunque sea para protegerte, se activan unos mecanismos que irrumpen nuestra armonía.

Espero que poco a poco superes ese miedo y que no se convierta en fobia.

Siempre tememos por la vida de nuestros hijos más que por la nuestra, y ese miedo es el más fuerte.

Besitossssssssssss

Suso dijo...

El ser huemanon se sobrepone a todo, es la vida, fuera los miedos y mucho ánimo. Mil besos.

H. Chinaski dijo...

Querida Alis

La mentira es una herramienta con efectos terapeuticos que nuestro yo inconsciente nos lanza hacia el yo consciente para poder continuar el camino.
No creo que debas sentirte mal por eso. Lo malo de esa terapia es que no es perfecta y el cuerpo responde ante determinados estímulos, de forma automática y sin preguntar.
Por otro lado, y si continua "viva" esa amenaza todavía, es normal que estés así.
Aun a riesgo de meterme donde no me llaman, os podría venir muy bien pasar una temporada en la vieja Hispania , donde Gea no nos muestra su ira.

Lo del club "Platinum" lo veo como anecdotico, pero no comparto las opiniones de que por salvaguardar el desliz, los caballeros tuviesen interes en pagar su deuda. Prefiero pensar que en esos momentos lo menos importante es como justificar su presencia alli ante quien sea y que tuvieron otras razones para intentar pagar.

Abrazo y beso

Carlos

More Baker dijo...

Alís:
Yo creo que ese miedo tardará algún tiempo más en desaparecer, es en definitiva un mal recuerdo, frente a algo que estuvo fuera de control.
Con relación al artículo, pues esas son las cosas curiosas que pasan en medio de algo tan grave.
Saludos solidarios desde Venezuela.

Alís dijo...

Perséfone: Poco a poco se irá superando, seguro. Muchas gracias. Besitos.

Suso: Lo sé y confío en ello. Gracias. Besos.

Chinaski: A eso me refería, a que es el cuerpo el que reacciona, porque la mente lo tiene todo muy claro... En cuanto a la anécdota (que lo es), quizá tengas razón y no les importa que se descubra ese desliz. A fin de cuentas, si gastan esas cantidades en copas es muy probable que no den muchas explicaciones en casa ¿no? Aunque sigo siendo mal pensada. Tal vez me lo tenga que mirar, jeje. Gracias! Besos.

More Baker: Asumo que tardará en pasar y que mientras tanto hay que convivir con él. Eso hago, o lo intento al menos. Muchas gracias. Un fuerte abrazo.

Alberto dijo...

La noticia me resulta sumamente curioso, de un mundo que desconozco totalmente, y cuya informacion me viene siempre moralmente sensurada no muy parcializada. Pero es curioso cualquier comportamiento humano ante una catastrofe, que saca lo mejor de muchos (en su gran mayoria), aunque tambien lo peor de otros (espero que en una minoria significativa).
Nunca me he sentido en una situacion de peligro extremo (o al menos no he sido consciente)...pero a que tememos? a nuestra integridad fisica? la la desaparicion de nosotros mismos? o a padecer lo dantesco del espectaculo?
besotes

Alís dijo...

Alberto: No sabría responderte, porque no sentí mi vida en peligro. De ser así, supongo que a eso temería, por mero instinto de supervivencia. Pero sí me afectó lo dantesco del espectáculo (por usar tus palabras), la maldad en multitud de personas, el dolor ajeno, la destrucción... Para ser justa, debo decir que también hubo actitudes que me conmovieron y me reconciliaron con el ser humano.
Besos

Pamela dijo...

Me impresionó tanto como a tí este artículo.

Yo también tengo miedo todavía,

Alís dijo...

Pamela: El miedo tardará un tiempo en irse, supongo. El tiempo necesario para ir borrando de nuestra mente el recuerdo reciente de tanta desgracia. Y sí, el artículo es cuando menos curioso. Gracias por venir. Besitos.

BB dijo...

El miedo que sientes es totalmente lógico y normal.

Pero luego esta noticia de las bailarinas y sus usuarios me hizo olvidar el obvio miedo al que te refieres y hasta risa me dio, primero porque ocupar este asunto anecdotico como una noticia... y luego pensar que estos señores son serios y comprometidos con la causa... la suya

Un abrazo Alis
BB

Alís dijo...

BB: Gracias, me haces sentir menos bicho raro, porque a mí también me causó cierta risa la noticia. Y por ambos motivos. Besitos.

JOAKO dijo...

Muy interesante tu blog, no leo ninguno de esas latitudes (y longitudes), con tu permiso me lo incribo en el "reader".
Por cierto, este articulo es para mi más revelador que todas las corresponsalias que he visto desde el terremoto.

Camaleona dijo...

La naturaleza hace lo que le da la gana... nadie la controla... y tener miedo a sus represalias es completamente humano.

Alís dijo...

Joako: Gracias, me alegro de que te guste. Feliz de que sigas por aquí. También opino que este artículo dice muchas cosas sobre el país y el terremoto. Un abrazo.

Camaleona: Y yo soy muuuuuy humana, jeje. Gracias. Un abrazo grande.