Gracias, Claudia

viernes, 7 de mayo de 2010

El profesor



 
El que come de todo
no muere de hambre.


Confiaba en él. No tenía motivos para no hacerlo. Fue su profesor más vocacional: le enseñó todo lo que ella sabe de su profesión, que no es poco. Y le transmitió toda la pasión por lo que hacía. La convirtió en la mejor del gremio… después de él. Juancho siempre fue el mejor.

Confiaba en él, porque también fue su maestro en la vida. Cuando ella cursaba el segundo año de carrera ya vivían juntos, desde aquel día que él le dijo que era la alumna más brillante de la Universidad en varios años y que la amaba.

Juntos trabajaron y triunfaron. Bueno, ella tenía su exitoso trabajo y luego colaboraba en los proyectos que mantenían el prestigio de Juancho. (Y colaborar es un eufemismo).

Confiaba en él incluso cuando comenzaron los problemas. Ella fue madurando y teniendo menos tiempo para ayudarlo. Juancho fue perdiendo popularidad y agriando su carácter.

Confiaba en él hasta la noche en que le confesó que se había enamorado de otra mujer. Por la mañana, se enteró de que Juancho estaba ahora con la alumna más brillante de la Universidad en varios años.

58 comentarios:

Lena dijo...

Juancho es un vampirito.

Hay muchos así.

La diferencia entre él y ella es que él va en circulos.

Ella, hacia adelante.

Un besito, Alís...y mil gracias...me emocionaron tus palabras.

MORGANA dijo...

Alís ,lo bordaste reina...demasiados Juanchos,como el lagarto de los dibujos,existen en la vida.
cuídate¿sí?
un beso a tu alma.
Morgana

Marisa dijo...

Quizás ese Juancho necesite
de alumnas brillantes para
ayudarlo en su trabajo,
irá saltando de una a otra
hasta que se de cuenta que no tiene nada, ni alumna brillante, ni trabajo exitoso, ni popularidad.
La imagen es impactante.

Biquiños

TORO SALVAJE dijo...

Cuántos Juanchos hay...

Besos.

Nela dijo...

Sí cierto,hay confianzas así, ciegas.
Me has hecho reir con el nombre,eres única mi Alís,cuidate de ellos...nos rodean los lagartos...si yo te contara...
Un besazo

Titajú dijo...

Hay gente que brilla porque le da la luz que irradian los demás.
Nunca es tarde para perder de vista a todos los Juanchos de este mundo.

Luis dijo...

Coincido con quien dijo que se trata de un vampiro, tambien con quien te dijo que esta pequeña historia podria ser una gran novela, aunque yo soy más de relatos cortos.
Cuidado con los Juanchos (el nombre esta genial).
Un abrazo.

Albino dijo...

Alis, puedes suponer que por mis distintos cargos, tanto en la agencia EFE como en las tres emisoras que dirigi y en los periodicos de San Sebastian y A Coruña, nuestro Ideal Gallego, me surgieron oportunidades con muchachas bastante más jovenes que yo, algunas becarias, mas libres, pero tambien con mucho interes en progresar a costa de cualquier cosa, incluso el amor. Vamos, lo que se llama aqui Un o una "trepa".
Pero cuando empezaba a mandar un veterano jefe me dió un consejo que fue fundamental en mi vida y i carrera "Con las compañeras de trabajo, nada de nada" y afortunadamente lo cumplí, a veces en contra de mis apetencias sexuales.
Por eso a ninguna le pasó lo que a esa alumna que tu describes. Siempre me mantuve distante, dentro de la correccion para todos y el cariño casi paternal para algunas.
Siempre recordé la historia de aquerl farmaceutico que vivía encima de su farmacia y cuando se puso enfermo le decía a sus hijos "de lo de abajo, nada".
Un beso

Walden dijo...

Yo creo que los Juanchos no comen tanto muchachas en proceso de ascensión, como ego en forma de muchachas.

Un beso.

Lala dijo...

Los Juanjos son esa especie de acomplejados del mundo!
Que no valen una KK y necesitan a alguien con quienes se sientan superiores.
Puajjj!


Un beso


Lala

El Drac dijo...

Creo que la historia de Juancho no comineza con tu amiga, sino más atrás. Y siempre me digo (suponiendo que sea así) ¿por qué pensamos que una persona va a cambiar sus costumbres con nosotros?. Creo que es exceso de vanidad. Igual una mujer (u hombre)que tiene un amante piensa que al unirse a éste y abandonar a su familia, estarán juntos con fidelidad por siempre, nada más lejos de la realidad. Ya fueron infieles, lo volverán a ser. Un abrazo

Taty Cascada dijo...

La luna no brilla por si misma, no tiene luz propia, usa la del sol. Existen seres -demasiados-, que requieren de la inteligencia y habilidad de la pareja para brillar, yo los llamo "satélites", una vez que se agota el sol, buscan otro y así eternamente.
Un beso Alis, agudo reflejo de la realidad.

moderato_Dos_josef dijo...

Huy, tengo un relato muy diferente a este tuyo, pero que acaba más o menos en lo mismo. El mío va de estrellas y admiradores. El tuyo me parece magnífico.
Besos!

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Hay historias que tienden a repetirse, personajes que no evolucionan... Supongo que la moraleja es todo lo que ella, esperemos, aprendió de ese amor, y de ese tipo de lagarto Juancho. Un beso, my lady.
LADY JONES

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Las mentes brillantes son increíblemente seductoras
Misteriosas como un pueblo de frontera, dijo alguien por ahí.

En otro orden. La naturaleza de algunas personas es la impiadosa cacería de “alumnas”

Lucía dijo...

Qué buena la historia, aunque me parece que eso se da en la realidad no pocas veces.
La foto da miedito, jajaja, sobre todo acompañada de esa frase, jaja.

Un abrazo!

ODRY dijo...

Si es que no hay que confiar, por muy majos que sean, son los peores.
Es broma los hay buenos y los hay caraduras, así es la vida.

Un besote.

BB dijo...

Al ir leyendo de tanta confianza un gusanito desconfiado comenzó a rondarme, el final se presentía , cuantos profesores Juancho existen, yo conozco unos cuantos...

Bravo, me encanto!!
BB

Chousa da Alcandra dijo...

Abundan os Juanchos, si; por iso había que poñerlles diante da boca o seu propio rabo para que se autofagocitase!. Mala chispa o coma ou mal raio o parta.

Bicos para ti e centellas para os juanchos do mundo enteiro!

Lucrecia Borgia dijo...

El lagarto Juancho (perdón, el profesor Juancho)tenía una línea de conducta bien definida, siempre elegía a la alumna mas brillante. Ella podría consolarse pensando que no la cambió por la peor alumna, sino por una igual.

Besos

Mariette dijo...

Está tan bien contado que me puso de mal humor.


Un abrazo.

incierto dijo...

me dejaré llevar

hasta que la edad vuelva a recordarnos que todo era imposible.





pecado.)

Nacho dijo...

Hay mucho Juancho suelto por ahí.
Cualquier día se levata la veda.....y veremos a muchas escopeteras por la calle.

Besos.

Aless dijo...

Sin palabras.
Me encanta como escribes,woow.
Un besito.

Mercedes González dijo...

De ingratos está el mundo lleno, por decirle algo suave, jeje.

Como siempre, lo bordas.

Besitos

El Vocero dijo...

Me encantó el final!

También a eso nos educa la Universidad, es a veces un gran desfile de modelos y lagartos...jajaja.

Ahora en serio: me resulta despreciable la posición de ciertos profesores que usan su brillantez para ir "de pesca". En mis años de Facu he observado a muchos haciendo eso.
Y otras tantas "brillantes" alumnas cuyo brillo se oscurecía a medida que se renovaban generaciones de alumnas más "brillantes".
Y jóvenes.

Besote

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy bueno, que interesante el final. Cuántas historias así hay, no? Digo, en la "vida real".
Cariños!

piensaenbrooklyn dijo...

Mirar esa foto
y ya da que pensar.

© Capri dijo...

Pués si, la confianza nos venda los ojos, hasta que se cae.

Espero que ella pueda volver a confiar, golpes así , marcan y marcan toda una vida

Muy bueno Alís, totalmente real y "jodido " perdona mi expresión

Besitos.

Alís dijo...

Lena:
Un vampirito parásito, sí. Los hay y no les va mal. Pero me gusta la diferencia que marcas entre ellos. Gracias. Besitos.

Morgana:
Como le decía a Lena, sí hay muchos, y encima les va bastante bien. Espero que exista la justicia divina. Besitos.

Antonio Misas:
El día menos pensado te daré una sorpresa y te hablaré de las siguientes 200 páginas... Soñar no cuesta nada ¿verdad? Gracias. Besos.

Marisa:
Firmaría por un final como el que auguras. Biquiños.

Toro Salvaje:
Muchos, sí. Demasiados... Besos

Nela:
Te confieso que también me reí al escribir el nombre, pero no pude evitarlo. ¡Lagarto, lagarto! jajaja Besotes.

Alís dijo...

Titajú:
La Luna también brilla por reflejo, y es hermosa... pero me temo que con las personas es diferente. Bicos.

Luis:
El nombre fue un guiño, una risa que se coló en el relato. Gracias por tus palabras. Besos.

Albino:
He conocido a algunos/as trepas, aunque el relato es sobre la historia opuesta. Que también he visto... Bicos.

Walden:
Por probabilidad (y por escasez de muchachas brillantes tontas como para caer en el juego) debe de ser más frecuente lo que planteas, sí, lo de comer ego en forma de muchachas. Para eso, ni siquiera tienen que ser brillantes ¿verdad? Un beso.

Lala:
Y se nutren del talento de los demás para aparentar ser buenos en algo. Un asquito, sí. Besitos.

El Drac:
No siempre sabemos qué hizo o cómo fue en el pasado la persona de la que nos enamoramos. Cierto que no podemos cambiar a nadie (ni debemos, creo yo), pero a veces no existe esa intención. Simplemente creemos que es de un modo distinto a cómo es en verdad. Un abrazo.

Alís dijo...

Taty:
Dicen que somos luces o espejos. Y no creo que sea malo ser espejo, salvo que siéndolo nos hagamos pasar por luz. El pecado, creo, está en la mentira. Gracias. Besitos.

Josef:
Buscaré ese relato. Seguro que me parece también magnífico, como todos los tuyos. Gracias. Besos.

Lady Jones:
No me planteé que hubiera moraleja, pero creo que ella es lo suficientemente inteligente como para haber aprendido algo. Lástima que lo que ella aprenda no sirve para evitar que otras caigan en lo mismo. Besitos.

Valentín Ibarra:
Lo increíble es ver cómo una mente brillante comete el error más tonto y se deja seducir por una mente no sólo mediocre, sino también malvada... Besos.

Lucía:
Foto y frase... sí, juntas invitan a tomar precauciones, jeje. Gracias. Besitos.

Odry:
Hay de todo, sí, pero nos suelen gustar más los malos, jajaja. Besitos.

Alís dijo...

BB:
Qué alegría verte de nuevo por aquí. Tu ausencia se hizo larga. También he visto actuar a algún profesor Juancho, jaja. Gracias. Besitos.

Chousa da Alcandra:
Os Juanchos non son tan áxiles como para autofagocitalos, pero a idea non é mala. Bicos sen lagartos.

Lucrecia Borgia:
No sé, que te cambien por una igual no anima mucho, porque si así es ¿por qué el cambio? Creo que es más fácil aceptar el cambio por alguien totalmente diferente. Besos.

Mariette:
Muchas gracias, aunque lamento haberte puesto de mal humor. Un beso.

incierto:
cruel papel le das a la edad, pero no parece mala apuesta. biquiños

Nacho:
La mejor venganza no sería con escopeta, sino dejarlos que demuestren lo que valen solitos. (Es que a veces soy mala, jajaja). Besos.

Alís dijo...

Aless:
Muchísimas gracias. Un besote para ti.

Mercedes:
Lo has dicho suave, sí, jajajaja. Gracias. Besitos.

El Vocero:
Es verdad, en la Universidad hay una concentración mayor de Juanchos, aunque a ella no la incluiría en el grupo de modelos (que también abunda). También me parece despreciable que para brillar alguien robe el talento de otros. Gracias. Un beso.

Sol:
Hay muchas historias así. Demasiadas. Gracias por tus palabras. Besitos.

piensaenbrooklyn:
la foto es bastante expresiva. Bienvenido.

Capri:
Más que ella me dan más pena las que caerán después. Ella sabrá sacar una lección de lo vivido. Gracias (y exprésate libremente, jaja). Besitos.

H. Chinaski dijo...

Todas las relaciones se basan en la confianza. Amor, amistad, trabajo.
Cuando esta se pierde, la relacion se enturbia, se estropea o desaparece.
El lagarto tenia un problema de ego, en mi opinion. Mientras fue el triunfador sobre ella, todo iba bien. Cuando eso empezo a cambiar busco alguien con quien seguir siendo objeto de admiracion

Buen relato Alis

Besos

tecla dijo...

Si es que en este mundo no hay nada perdurable.
Van como los moscones. De flor en flor.
No vale la pena ni una lágrima ni una preocupación.
Nada.

Cesc dijo...

Carcoma que se nutre de la savia ajena, convirtiendo en polvo la ilusión.

Carla Peterson dijo...

Que pena que solo sepa manejarse en circulos.
Juancho (claro)
Esperemos estar con los ojos bien abiertos por si aparece alguno cerca, porque que los hay, los hay!
Buenísimo Alís!
Besos y abrazos y buen fin de semana!

Alís dijo...

Chinaski
Permíteme una corrección: todas las relaciones debieran basarse en la confianza, amor, amistad, trabajo... Me hace gracia que Juancho ya sea el lagarto, jajaja Gracias. Besos.

tecla
nadie puede exigir que sea eterno, pero sí que al menos sea sincero. besitos.

Cesc
lo has resumido perfectamente. Gracias. Un beso.

Carla Peterson
cúidate, porque haberlos hailos, y rondan por ahí, jaja. Gracias. Besitos

merce dijo...

Que buen relato!!!


Lástima, que suena tan cercano y real.



Un abrazo Alis.

Iván dijo...

Querida Alis
Vine para agradecerte tus comentario, eres una amiga a la que aprecio por su enorme sinceridad, valoro cada una de tus criticas… me haces crecer como persona y escritor.
Gracias por ser de las primeras en comentar, por apoyar “cosas de Iván”
Un abrazo fuerte

Iván dijo...

La confianza es un salto al vacio…
A veces el amor y en este caso también la admiración, nos llegan a cegar, pero no hay reproche en ello, pues que es el amor si no? Quizás una serie de pequeños saltos al vacio.
Excelente trabajo Alis

Pablosky! dijo...

Chan! qué cuático igual.

Húayat dijo...

Me hiciste acordar de mi exquisita Victoria, un amor del pasado, que cuando nos conocimos me preguntó y me repreguntó si acaso yo era un coleccionista de Mujeres y por supuesto mi respuesta fue que "No", pues a las Mujeres se les adora en cuerpo y alma, y con el tiempo nos separamos ya que poco afín teníamos. Tus textos cada vez son más afines con toda el destello de tu intelectualidad. Besos mi linda Alís.
Salud-os desde mi playa.

1600 Producciones dijo...

"Lo que embruja es el riesgo y no donde ir" le debe haber dicho Juancho en la despedida.

Buenísimo!

Saludo y beso

cascarilleiro dijo...

Confianza e inmadurez,dos conceptos que con los años va madurando,muy bueno Alís.

Un abrazo.

MAR dijo...

QUE RABIA...NO HAY AMOR PEOR QUE EL NO CORRESPONDIDO!!!!!!!!!!!!!!
GRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
Besitos para ti Alís y como estás en Chile, un feliz día de la madre para mañana!!!!
Besitos
mar

Verónica dijo...

¿Quién no se ha enanmorado de un profesor? ¿Quién no ha soñado con el famoso y sí? ¿Quién no ha sentido, en alguna ocasión, que un profesor concreto era la única persona con la que podría compartir su vida?

Pues, eso .... tu relato es de lo más cercano. Lástima por aquellas-aquellos que, en algún momento, fueron los alumnos-alumnas preferidas.

Un beso

SOMMER dijo...

¿Celos? o exceso de confianza...

Juncal dijo...

Tarde mal y nunca y encima dando la nota.
Y es discordante.
El lagarto es un buen ejemplar. Todo el que abandona acaba recibiendo el título.
Pero si no recuerdo mal, le enseñó todo lo mucho que ella sabe, le transmitió pasión,la convirtió en la mejor,triunfó gracias a él, maduró, fue amada, le cedieron espacio para realizarse, y se convirtió en una persona independiente... y "ocupada". ( ¿o descuidada?)
Se acabó.
Pero el lagarto, no me cabe duda, tuvo bastante más peso que un grano de arena en lo que ella ha llegado a ser. Yo diría que fue co-creador.
Ahí, ganaron los dos.
Un beso.
Pd
Supongo que el que haya tenido una ruptura será incapaz de reconocer una cosa así, y ni digamos el resto del mundo.

Fiebre dijo...

Fagocitadores...

Escapar. No hay más. Huir y escapar.
Sé de lo que hablo.

ÁFRICA dijo...

Hola amiga blogera, tu relato, me cautivó, pero me pregunto si “ser juanchos “va unido a ser hombre?

Un beso.

jose rasero b. dijo...

Yo eso lo he visto. Muuuuy de cerca.

Besos aislados!!

zayi dijo...

Esta historia la he visto de cerquita...excelente narración...me la volvi a disfrutar sólo que en otro palco y sin llanto ajeno...y sin ganas de degollar al desgraciado...
Un besito.

Lucrecia Borgia dijo...

A mi me encanta ir por la mañana al mismo bar de siempre y tomar un buen café con vainilla.
Por la noche ir con mis amigos y charlar de todo toda la noche y tomar café, un whisky, un ron, un cognac o lo que sea, hasta que llega nuestro amigo el camarero y nos diga con cariño: "jóvenes, ha amanecido, please, go home"

Alís dijo...

merce:
muchas gracias. Y sí, la mayoría de las historias son aún peores en la vida real. Un abrazo.

Iván:
El amor es una serie de pequeños saltos al vacío... me gusta esa definición. Iván, no apoyo tu blog, lo disfruto, que es diferente. Tú sabes que me gusta mucho como escribes. No dejes de hacerlo. Besos.

Pablosky!:
Supongo que debo decir gracias... pero no estoy segura, jaja. Un beso.

Húayat:
Si acordarte de Victoria es bueno, me alegro de habértela recordado. Y espero que así sea. Gracias. Un abrazo.

1600 Producciones:
:) Muchísimas gracias. Besos.

Alís dijo...

cascarilleiro:
Confianza e inmadurez, dos conceptos que con los años también van desapareciendo. Gracias. Un beso.

Mar:
Creo que aún peor que el amor no correspondido es el que no se siente... pero es cierto que duele cuando no te aman igual. Besitos.

Verónica:
Enamorarse de un profesor es bastante habitual si tienes la suerte de tener uno al que admiras... Que el profesor se enamore de una ya es más raro, aunque ocurre bastante. Gracias. Un beso.

Sommer:
Exceso de confianza, supongo. Nunca debemos dar nada por seguro. Besos.

Juncal:
Tarde, mal y a rastras vengo yo, que quise darme un tiempo para responderte y casi se me pasa... Y es que de nuevo le das vuelta a todo con argumentos irrebatibles. Y tienes razón. De una relación, cuando ésta se acaba, debemos quedarnos con lo bueno, ver todo lo que nos aportó y lo que vivimos mientras duró, y eso nos hará más comprensivos y amables con quien nos deja. Pero, en este caso, lo que le enseñó debía hacerlo por profesión e intuyo (por algo creé a los personajes, jeje) que el mientras duró no se refiere al amor, sino al interés, al rendimiento... Sólo por esto y en este caso concreto, Juancho es un "lagarto". En general, coincido contigo y así viví mis rupturas, quedándome con lo que gané. Un beso grande.

Alís dijo...

Fiebre:
Eso es lo más sensato. Pero ¿cuándo hacemos lo más sensato? Yo, al menos, pocas veces.
Es un gustazo verte por aquí, rubia.

África:
Bienvenida. No creo que ser juancho vaya unido a ser hombre, aunque se den más casos entre ellos por tradición y probabilidades. Pero las mujeres no somos tan diferentes a los hombres. Gracias. Un beso.

jose rasero:
¿lo dices como profesor??? besos curiosos!!

zayi:
se repite más de lo que parece. Creo que casi todos conocemos algún caso, aparte de que algún ejemplo público también hay. Gracias, mi niña. Besitos.

Lucrecia Borgia:
Ya le contesto a este comentario en el post correspondiente, jeje. Besitos