Gracias, Claudia

domingo, 14 de noviembre de 2010

Me queda poco tiempo



Sé que me queda poco tiempo de vida. La voluntad tiene poco que hacer en este caso y los milagros no existen. Yo me lo busqué y asumo las consecuencias.

Y es que se veía venir. Este mal humor que me acompañó las últimas semanas no podía ser inocuo. Si no me soportaba ni yo misma, ¿cómo esperar que lo hicieran los demás? Mi falta de paciencia, mis ganas de aislarme y no tener que soportar a nadie, mis respuestas fuera de lugar en el momento menos oportuno… eran síntomas de que algo se estaba condensando dentro de mí.

En el fondo, este accidente sólo acelera el proceso. Y tal vez deba estarle agradecida por evitarme más de un sufrimiento, y muchos a quienes me rodean. Porque los síntomas eran cada vez más evidentes. Todos ellos indicaban una inminente explosión, en la que probablemente salpicaría todo aquello que tanto amo.

Es mejor así. Más rápido, más limpio. Aunque ya no pueda aprender a bailar el tango, aunque ya no pueda saltar en paracaídas, aunque ya no la vea crecer, aunque no llegue a ver cómo le sientan las canas, aunque ya no cumpla el sueño de convertirme en una dulce abuelita (¡ja!).

Sé que me queda poco tiempo de vida y quisiera decir muchas cosas a muchas personas, pero ya no será posible. Ya no tengo tiempo.

Me voy con confesiones pendientes y promesas por cumplir… Pero me mordí… y el veneno empieza a hacer efecto.

.

79 comentarios:

El Drac dijo...

Uuauuu!! Un texto lleno de suspenso que bien podría llamarse "crónica de una muerte buscada", estaremos pendientes del desenlace (obviamente se trata de una prosa literaria que ha elucubrado tu gran talento). Un gran abrazo

zayi dijo...

Así que la cuñada se ha mordido la lengua??? al fin!!!...jaja

Me gusta mucho porque pese a lo jocoso de todo, tiene un efecto extraño...te hace ser consciente de lo que piensan mucho cuando les llega la hora.

En lo que a mi respecta, no pienso esperar al final para decir las cosas, si no las dije antes, pues que se queden allí...total! ya poco importa lo que se diga o no!...

Lo que más jode es no ver crecer a los peques, pero bueno, si los dejas en buenas manos, tampoco es demasiado problemático...ellos crecerán con o sin esa persona, lo importante es eso: que estén bien y que les hayas dejado con alguien que sacará pecho por ellos, lo demás es puro sentimentalismo...

Muy bueno, mi Alís.
Un beso.

Pily dijo...

Llevo varios días leyendote, no recuerdo ya desde donde llegue pero hoy tenía que comentarte porque no sabes lo identificada que me siento con este texto estos días :S Espero que lo mio se resuelva de otra forma.

Besos...

MORGANA dijo...

Mi dulce Alís,nunca guardo nada dentro ,por si mi momento se acelera o decido que llegue sin más.
Un millón de besos.

Elena Lechuga dijo...

Impactante

TORO SALVAJE dijo...

Jajajaja.
Que bueno.

Cuanta maldad...

Besos.

Raúl dijo...

Leyendo los comentarios me siento más tranquilo. ¿Esto es un relato/ficción, no? Si no te importa, dilo por aquí, porque por un momento pensé que iba en serio, sobretodo por algunas entradas anteriores.

Steppenwolf dijo...

En mi ultima vida, me dijeron que me quedaban dos meses de vida e ingresé sin dilación en el club de alcohólicos y parranderos de Montevideo. Me lo pase bien pero duré una semana.

No te molestes en aclarar las cosas, no vale la pena, déjalo como está.

“Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia”

Saludos.

MAR dijo...

????????????????????????
mar

Javier Martinez V. dijo...

Disculpa, pero este texto carece completamente de sentido, no llega ni a ser una adivinanza.

Un gran abrazo.

claudia dijo...

Tan trágico y tan sarcástico. Curiosa mezcla. Queda bien. Un beso Alís.

Milu dijo...

No te muerdas, qué salga lo que tengas pendiente.!
...extraño..será el veneno?

Besos

Chousa da Alcandra dijo...

Cando víctima garda dentro de sí a arma homicida, a policía non ten nada que facer, os xuices sobran e as culpas non existen.
O único que fai falla nestes casos e ter trato cun bo enterrador!

RIP

Roberto Esmoris Lara dijo...

¿Era tan letal su veneno?...bueno, entonces cantemos juntos hasta que llegue la hora:
"sombrita cuidame mucho
lo que tenga que dejar
cuando me cubra por dentro
la oscuridad"

Mientras tanto muchos besos!

Food and Drugs dijo...

El veneno en pequéñas dosis puede ser una medicina fabulosa.
;-)

Food and Drugs dijo...

Hmmmm... Tal vez, debería no poner tantos acentos.
;-)

Pamela dijo...

Un texto con mucho mensaje y sentido, el final no le quita tensión. Besotes guapa

Nómada planetario dijo...

Si el mal humor fuera presagio del final, hace tiempo que estaría en otra dimensión.
Como despedida imaginada está muy bien laburada.
Besos con humor neutro.

enrojecerse dijo...

vive rápido y vive mucho.

(ojalá nadie tenga ese veneno)

Pury dijo...

Encontraremos un antídoto!!!!
ánimo

Ojosnegros dijo...

Hay que aprovechar el tiempo a toda pastilla, es lo único que tenemos y algún día será verdad, nos quedará poco tiempo de vida, y nos arrepentiremos de todos los "te quiero" que no hemos dicho, de todas los caminos y puertas por traspasar y un montón de historias que ahora no vienen al caso, historias pendientes, eso sí. No creo que tengas demasiado veneno, te recuperarás.
Besos y feliz comienzo de semana.

Un paseante dijo...

Esa situación extrema no suele ocurrir, pero lo que sí es cierto es que hay miles de personas con el veneno en la sangre.
¿Ves? eso te pasa por no tomarte las cosas con más tranquilidad.

Raúl dijo...

Creo que, definitivamente, no he entendido el post :C Pero me alegro de que no te quede poco tiempo de vida XD

Liliana G. dijo...

¡Muy bueno! Más de uno debería morir de esa manera, por su propio veneno. Lo bueno del personaje es que se dio cuenta por qué se moría, en otras palabras, se redimió a sí mismo.

Besotes.

Alberto dijo...

Tendrás que darnos las señas para evitar esa mordida...
Tremendamente gráfico
besos

DANI dijo...

Tremendo Alis ;)

Besos peligrosos

Camaleona dijo...

Buen relato. Mejor no ser venenosa, así, si algún día te muerdes, sólo duele un poco y luego se cura solo.

Zarzal dijo...

¿No dicen que el mejor antídoto para un veneno es otro veneno, o algo así? Pues ya puedes ir dándome un mordisco, si no quieres morir.

Un beso

ego dijo...

me voy



para olvidarme.

Luis dijo...

Mmmm, bueno conozco a más de alguna persona que se envenenaría al morderse la lengua y otras que como las crisálidas se vuelven más bellas al alimentarse de si mismas.
Un abrazo.

Juncal dijo...

No te preocupe, no va a llegar la sangre al río.
Lo bueno del autoveneno es que intoxica pero no mata.
Disponemos de un sinfín de mecanismos para defendernos de sus efectos y anularlos o expulsarlos. Uno ya está acostumbrado a luchar contra su cuerpo y tiene recursos y respuestas para casi todo.
No problem.
La prevención ha de enfocarse hacia la inoculación de agentes externos, ésos ante los que el cuerpo es lerdo en responder.
Seguirás aún dando mucha guerra ;-)

Juncal (escorpión) :-p

jose rasero b. dijo...

Jo, chica, ¡cómo te pones!

Besos lectores!

Más claro, agua dijo...

Prueba a besar en los labios a un cirujano plástico o, en su defecto, a un opositor a judicatura... No sé si sirve como antídoto, pero estarás entretenida en estos últimos momentos...


;-)

Mercedes González dijo...

Las palabras que envenenan deben salir de la boca cuanto antes, es cuestión de vida o muerte, en este caso, ya ves!

Es cierto que nos mata por entro.

Un besito, mi niña
(Un buen texto con un buen final)

Dr.Mikel dijo...

Cuando uno se encuentra en algunas ocasiones con personas tan cerca de la inminencia del final, cuando intentas animar a alguien sabiendo ambos de lo limitado de su existencia, cuando lo que la corta vida le espera va a ser solo padecimiento, cuando ese tiempo solo va a significar la degradación física y mental que antecede a su verdadero final.
De verdad Alis, que uno no solo aprende a valorar la esencia de la vida, sino que el sentido del final es muy otro del que describes, aunque se trate tan solo de un metafórico buen post.
Ya disculparas.
Saludos.

Alma naif dijo...

Sabes Alís... ???
Siempre pensé que haría si me dijeran que me quedaran pocos dias de vida...
Cambiaría algo???
No... definitivamente no...
Creo que ser sinceros con el otro es lo mejor... no dejar nada dentro.. decir lo que nos molesta...
Asi lo haría... pero conociendome tambien se que soy impulsiva y al rato estaria pensando... si mejor me callo para no lastimar a nadie.. nunca sabemos quizas si tenemos esa razón que pensamos!!!
No somos perfectos...
Besos tu alma de escritora inmaculada!!!

Myles dijo...

Sin palabras.

Alis me quedo mudo, pero volvere.

Abrazos.

V de Tierra dijo...

El final de la mordida es magnifico, porque la mordida es contra si mismo y no contra los otros!! Para matar la vibora, la arpia que todos llevamos dentro?jaja

Es dificil irse de esta vida sin dejar ningun pendiente!

Besos

Duschgel dijo...

Es lo que tiene estar envenenado: que no sólo le afecta a los demás, sino, ante todo y sobre todo, a uno mismo. Lo guay es que, en este caso, se pueda morir uno tan rápido. En el fondo, el final me gusta XD

Belén dijo...

Madre mía, es un buen principio para comenzar un relato... el saber que vas a morir en breves... dios, tengo que pensar qué haría...

Besicos

Yemaya dijo...

Si has intentado que impacte tu texto desde luego lo has conseguido, ahora me queda la duda, de saber como continua y que espero que no estes escribiendo en primera persona.
Un beso y un susurro muy intrigado

Gabiprog dijo...

Vamos a ver quien va al entierro...

;-)

Larisa dijo...

Gusta ;)

Bravo

ODRY dijo...

¡Esto no se le hace a los amigos! ¡Heeee!
Apuntito de darme un espasmo he estado, lo peor que me ha dejado buen sabor de boca, me ha gustado este sin vivir en mi.

Un besazo

semilla negra dijo...

Me encanta lo del veneno, ¡hay tanta gente que si se muerde la lengua se muere! espero que no seas de esas, no lo creo....pendiente estaré del desenlace

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

¿Sabes, Lady? He volado mucho con tu texto, he tenido mil ideas y el final me ha sorprendido y me ha encantado a partes iguales. Siempre se quedan muchas palabras en el tintero, por eso, como no sabemos cuándo será "nuestro particular accidente", debemos dejarlas volar, como la imaginación, para que lleguen al destinatario y nos liberen. Hoy soy yo la que se explaya.
Un besazo.
LADY JONES

Titajú dijo...

No te preocupes. también se había mordido la lengua Alfonso Guerra y, si ese no murió con su veneno, no te va a pasar nada.

De cenizas dijo...

¡Muy bueno! Me sorprendiste....
Eres genial¡


besos

Daniel Rioja dijo...

Mejor una muerte rápida que evite un sufrimiento eterno, un beso.

Lucrecia Borgia dijo...

Siempre hay tiempo para aprender a bailar el tango y realizar tu primer salto en paracaídas... ;-)

Un beso envenenado

Javier Vicente Alvarez dijo...

Es tan profundo que llega al alma y llega angustiar. Me recuerda una poesía de Ricardo Carvalho Calero llamada "todo termina mal"

MarianGardi dijo...

Eres una experta en micro-relatos, ellos son difiles de hacer,precisamente porque juegan con la sorpresa.
Estan muy de moda ahora.
Un abrazo linda escritora

pablogonz dijo...

Destaco de este micro algo que ya he encontrado en otros tuyos, Alís: la naturalidad de la prosa que envuelve al lector y lo arrastra. Creo que esta herramienta podría serte de mucha utilidad en un relato más largo: una novela, por ejemplo.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

zeltia dijo...

uich!,
entón terei tino con non moderme,
porque eu... ainda non quero morrer!!!!



[moito escribes, case a un por dia. Vese que hai mais coma min, coa necesidade de botar fora pensares, sentires, pode que botar fóra palabras para non envenenarnos!]

virgi dijo...

Aún cargando el veneno, no todos tienen el valor de inoculárselo.
¿No tendrás el antídoto?
Un abrazo, no me importa que me muerdas.

josé fernández dijo...

Les invito a un nuevo blog sobre medicina y derecho.
http://medicinavsderecho.blogspot.com
Un saludo.

stelios dijo...

Los que se juran siempre algo se irán con algo por contar y solo ellos lo van a saber. Siempre queda algo por hacer.
Un beso

LUCIA-M dijo...

jooo que susto!!! que mal lo pase leyendote uffff.
que bueno!!!!
Besos.

CarloZ dijo...

Es claro que cada cual tira hacia donde puede, ¿no? Y a mí tu relato me arrancó una enorme sonrisa llena de complicidad.

Besos... ojalá lleguen antes de que termine de esparcirse el veneno.

Miguel Baquero dijo...

Realmente no sabía qué decir mientras leía. Luego, al leer los comentario, he visto que era una broma, aunque lo cierto es que así de primeras no la he cogido. Menudo susto me has dado. Menos mal que ha sido sólo eso, una broma

Espérame en Siberia dijo...

Ay, casi creo que es autobiográfico. ¡No me asustes así, guapa!

Mucha luz :D

Taty Cascada dijo...

Alis:
Te leo desde hace tiempo, y tus escritos me encantan, siempre tienen un desenlace muy original, creo que tu formación de periodista te aporta la búsqueda permanente de historias...Quiero señalarte que éste micro cuento me encantó, quizás porque lo observé en un amigo, -él ahora está vivo, porque el veneno no fue suficiente-, la vida fue más fuerte.
Un abrazo creativa Alis.

Aldabra dijo...

¡Que bueno! Plas, plas, plas… Probó de su propia medicina (su veneno).
Biquiños,

Nela dijo...

A mí me acaban de decir eso mismito que cuidado con morderme la lengua...que es veneno puro,digo yo que tendré que tener cuidado no quiero morir tan joven ;)
Y no tienes chiquilla a nadie cerca que te de un chupetoncillo? ;)
Muackss

Antonio Misas dijo...

Hay días que tragarse el veneno propio lo único que produce es mala digestión.
Bonito final al estilo de Poe.

Besos

Alís dijo...

El Drac
¿El desenlace? Sobreviví a mi propio veneno. Al menos por ahora. Gracias por confiar en mi talento. Un abrazo.

Zayi
Es conveniente ir diciendo las cosas mientras tenemos la ocasión. Aún así, siempre quedarán temas pendientes cuando nos toque irnos. Lo mejor es procurar que sean los menos posibles. Gracias. Besitos.

Pily
Yo también espero que lo tuyo se resuelva de otro modo. Me alegro, en todo caso, de que te animaras a comentar. Es un gusto saludarte. Besos.

Morgana
Es una actitud muy sensata. Y espero que te pases muchos años más sin guardarte nada. Besos a mogollón! ;-)

Elena Lechuga
Gracias, supongo (sonrío). Besos.

Alís dijo...

Toro Salvaje
Gracias por tu risa. Lo de maldad no lo dices por mí ¿verdad? Jajaja. Besos.

Raúl
Es un relato/ficción, claro. Que lo dudaras me preocupa un poco.

Steppenwolf
Siempre se puede acelerar el final ¿no? Alargarlo parece un poco más difícil. Un abrazo.

Mar
Todo bien. Sólo es uno de mis desvaríos. Besitos.

Javier Martínez
No tengo nada que disculpar. No todo lo que escribo tiene sentido, ni lo procuro. A veces, como en esta ocasión, simplemente desvarío. Un abrazo.

Alís dijo...

Claudia
Se me acaba de ocurrir que tal vez el sarcasmo suele ocultar algo trágico. Gracias. Un beso.

Milu
Será el veneno, será… Pongo mucho cuidado en no morderme, por las consecuencias que conlleva hacerlo, pero a veces se me escapa. Besos.

Chousa da Alcandra
¿Sería este un crime perfecto? Agora que falas de enterradores, fixéchesme lembrar un do Salnés que ten moitas historias interesantes… Ós veciños chamábaos futuriños. (Descansar en paz é o que necesito últimamente). Bicos.

REL
Parece que no tan letal… Gracias por la canción. Bicos.

Food and Drugs
Debe de ser por eso que me siento mucho mejor… Besos.

Alís dijo...

Pamela
Supongo que es difícil enfrentarse a la noticia de que te vas a morir y pensar en todo lo que quieres o debes hacer antes de irte. Gracias. Besos.

Nómada planetario
Pues yo no te imagino tan malhumorado. Seguro que no es para tanto (pero por si acaso, no te muerdas). Besos.

Enrojecerse
Y vive bien… Besos.

Pury
Que no falte el antídoto. Besos.

Ojosnegros
Vivir el día a día, conscientes, intensos… sí, creo que es un buen consejo. Gracias por no considerarme muy venenosa. Besos.

Alís dijo...

Paseante
Algunas también con el veneno en la piel… Pero si yo soy tranquilita ¿por qué no me crees? (¿será que eres listo?). Besos

Raúl
Creo que no has entendido porque eres demasiado bueno. Seguro que a ti nunca te dijeron que no te mordieras la lengua para no morirte envenenado. A mí me lo han dicho muchas veces… aparentemente de broma, pero dicen que siempre hay algo de verdad detrás de las bromas. Besos.

Liliana G.
Yo creo que hay cierta justicia y al final todos morimos de nuestro propio veneno, sea cual sea. Gracias. Besos.

Alberto
Cada uno ha de tener cuidado de su propia mordida, que suele ser la peor. Entre otras cosas, porque no puedes culpar a nadie, algo que siempre reconforta. Besos.

Dani
Gracias. Besos inocuos.

Alís dijo...

Camaleona
Cierto, es mejor no ser venenosa. Pero siempre se acumula algo ¿no? Besitos.

Zarzal
Parece que no va a ser necesario, pero se agradece que te dejaras morder por salvarme. Aunque existía el riesgo de que tu veneno rematara la acción del mío… Besos.

ego
me voy… para que me recuerden. biquiños

Luis
Sí, también conozco personas de ambas clases. Incluso algunas que pueden mostrar esas dos caras, según el momento. Besos.

Juncal
Se agradece la confianza. Creía que lo decías porque no soy tan venenosa, pero veo que te referías a la eficacia de los mecanismos de autodefensa… En todo caso, coincido contigo en que los agentes externos son más peligrosos la mayoría de las veces (no siempre). ¿Has estado de cumpleaños recientemente? Felicidades! Besos

Alís dijo...

Jose Rasero
Y aún me puedo poner mejor… ;-) Besos.

Más claro, agua
Cambié lo del cirujano plástico por un anestesiólogo (por evitar conflictos conyugales) y también dio resultado: sirvió como antídoto y resultó muy entretenido. Gracias por el consejo. Besos.

Mercedes
A veces es mejor morder el propio veneno que escupírselo a los demás. Pero sólo a veces. Gracias. Besitos.

Dr. Mikel
No tengo nada que disculparme. Soy yo la que pido disculpas si he ofendido a alguien. No pretendía ser portavoz de nadie, ni siquiera intentaba recoger los sentimientos de alguien con el tiempo contado. Era sólo un desvarío mío. Mi mayor problema es el de autocensurarme e intento no hacerlo. Un abrazo.

Alma naif
Si a mí me dijeran que me queda poco de vida tal vez no cambiaría nada, pero no porque esté totalmente satisfecha, sino porque son tantas las cosas pendientes que querría hacer, tantas las cartas por escribir, tantos los abrazos por dar que me temo que me paralizaría. Intento decir siempre lo que pienso, pero también callo muchas cosas por falta de oportunidad, de tiempo o de la ocasión. ¡Gracias! Besitos.

Alís dijo...

Myles
Vuelve siempre que quieras. Eres bienvenido. Pero no te quedes mudo. Me gusta más si hablas. Un abrazo.

V de Tierra
Por hábito, por principio o por lo que sea, me muerdo más a mí misma que a los demás… Y también creo que es difícil no dejar asuntos pendientes, al morir y al vivir. Besos.

Duschgel
Cuando el veneno está dentro, el primero que lo padece es el portador. Gracias. Besos.

Belén
Es una situación tremenda y temo que no es fácil decidir qué hacer en esa situación, si es que quedan ganas. De todos modos, lo más curioso es que sabemos que vamos a morir. Lo que no sabemos es cuándo. Por ello, deberíamos aprovechar mejor el tiempo. Besitos.

Yemayá
No pretendía nada especial, pero siempre es gratificante que un texto propio genere sensaciones. Te agradezco tus palabras. Y tranquila, hablaba de mí, pero sólo en sentido figurado. Besitos.

Alís dijo...

Gabiprog
De lo que estoy segura es de que habría pocos curas en el entierro… Besos.

Larisa
Me alegra  Gracias. Besitos.

Odry
Ay, ¡esas cosas que nos asustan y nos dejan buen sabor de boca! Un consejo: preocúpate poco si ves la etiqueta “confesión”. Besitos.

Semilla negra
No sé si seré de ésas, pero más de una vez me han dicho que no me muerda para no envenenarme… Me lo dicen riendo, pero uno nunca sabe… Besos.

Lady Jones
Es que este veneno ayuda a volar… En todo caso, es cierto que no sabemos cuándo nos iremos, pero tenemos la certeza de que algún día ocurrirá. Lo olvidamos siempre. Si lo tuviésemos presente aprovecharíamos más el presente. Me encanta que te explayes. Un beso grande.

Alís dijo...

Titajú
Puede que mi veneno no sea muy diferente que el de Alfonso Guerra… ¿Qué puedo decirte? A mí me hacía gracia, me caía bien, aunque a veces fuera muy heavy. Besos.

De cenizas
Me alegra haberte sorprendido. Gracias! Besos.

Daniel Rioja
Estoy totalmente de acuerdo. Besos.

Lucrecia Borgia
¿Siempre? Por si acaso, tendré que ponerme a la tarea. Beso con antídoto.

Javier Vicente Alvarez
Angustia el saber, el tener la certeza de que el tiempo es escaso, a pesar de que esa amenaza siempre nos sobrevuela. Muchas gracias y bienvenido. Un abrazo.

Alís dijo...

MarianGardi
Uy, lo que me falta aún para ser experta! Pero sigo practicando… Muchísimas gracias. Un beso grande, Marian

Pablogonz
Te agradezco muchísimo tu comentario y me da ánimos para seguir trabajando. No pierdo la esperanza de algún día escribir una novela. Es lo que pretendo. Pero antes tengo que rodarme mucho más. Un fuerte abrazo.

Zeltia
Todos temos a nosa parte de veneno, non si? Non te mordas, non. Publico cada tres días (autoimposición), pero o de escribir vai por rachas. Hai días que hai moito que botar fóra e outros que me sinto valeira. Bicos (Déboche unha resposta. Non esquecín)

Virgi
Creo que mordiendo a otros no soy peligrosa, pero muchísimas gracias por tu confianza. Besos.

José Fernández
Gracias por la invitación.

Alís dijo...

Stelios
Así es, siempre queda algo por hacer. Besos.

Lucia-M
Parte siempre leyéndome pensando que es ficción. Para evitar sustos. Besitos.

CarloZ
Eso debió pasarte porque seguro que alguna vez te han dicho que no te mordieras para no envenenarte… ;-) En todo caso, me alegra saberlo, porque ésa era la finalidad. Besos (los tuyos llegaron a tiempo).

Miguel Baquero
Perdona, Miguel. No pretendía asustar a nadie. Ni siquiera era una broma. Simplemente un desvarío, un texto de ficción (los personales tienen la etiqueta de “confesión”, y algunos la de “desahogo”). Besos.

Espérame en Siberia
No lo es porque no me mordí. Si no… podría haberlo sido. Besos.

Alís dijo...

Taty Cascada
Muchas gracias por tus palabras y me alegro de que, a pesar de que lo hayas observado en un amigo, no te molestara el relato. Parece que no fue del todo entendido. Y gracias también por tus palabras. Me animan mucho. Un besazo.

Aldabra
Así es. El veneno siempre acaba por afectar también al que lo porta. Muchísimas gracias. Biquiños.

Nela
Me creo que puedan decirte eso. No porque te considere venenosa, sino porque no todo el mundo encaja bien que digamos lo que pensamos… Arreglé lo del chupetoncillo que me aconsejabas y ¡aquí sigo! Besotes.

Antonio Misas
Pues ya no es poco una mala digestión… ¿Estilo Poe? Wow, viniendo de ti es todo un piropo. Gracias. Besos.

Victoria de los Ángeles dijo...

Alís!
Un día yo me mordí... y me quedé dormida :P