Gracias, Claudia

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Amigos con roce




-¿Qué te pasa?
- Nada.

Evidentemente Laura estaba molesta y Fernando, aunque tardó, se dio cuenta de ello. También se mostró incómodo cuando le preguntó. Era la primera vez en muchos años que había tensión entre ellos; su amistad había sido tan fácil. Estaban acostumbrados a relacionarse desde la complicidad y la sinceridad, y jamás les había costado llamar a las cosas por su nombre para evitar malentendidos.

Así ocurrió también aquella noche de celebración y excesos que remataron en la cama de Laura. No estaban seguros de cómo habían terminado allí, pero sí de que les había gustado. Después del sexo se quedaron dormidos, pero en cuanto despertaron a la mañana siguiente aclararon la situación.

- Esto no fue más que sexo.
- Por supuesto que sólo fue sexo. Ambos estamos sin pareja y no se le hace ascos a un buen polvo, pero nada más.
- Sí. Porque estuvo bueno, ¿verdad?
- Ya lo creo. Si no fuera por evitar líos, no me importaría repetirlo.
- Pero si tenemos claro que sólo es sexo, no tendremos problemas. Podemos seguir tan amigos como siempre.

Y claro que repitieron. Cada vez con más frecuencia. Dejaron de ir al cine, de bailar, de salir a cenar, las excursiones… Abandonaron todo lo que antes les unía. Ni siquiera volvieron a tener esas largas conversaciones por las que se hicieron amigos inseparables. En cuanto se veían, daban rienda suelta a sus instintos, dejando siempre claro que no implicarían sentimientos. Y lograron cumplirlo.

“Hola, Laura. ¿Nos vemos esta noche para no sentir nada un rato?”, le había preguntado Fernando cuando la llamó por teléfono apenas un par de horas antes. Y a Laura, pese a que no le disgustaba el plan, se sintió de repente triste. Y la tristeza se transformó en rabia, en decepción.

- ¿Qué te pasa?
- Nada.
- No me digas que nada, porque te conozco, y estás molesta.
- Bueno, sí. ¿Te has dado cuenta que sólo me llamas cuando te apetece sexo?
- Pero si a ti también te gusta.
- Sí, claro que me gusta. Pero me falta algo.
- Joder, Laura. Lo hablamos mil veces y siempre dejamos claro que no implicaríamos sentimientos, que no nos enamoraríamos.
- No, si no me he enamorado de ti. Es sólo que echo de menos al amigo que siempre fuiste. 

26 comentarios:

XuanRata dijo...

No se puede tener todo, al menos no al mismo tiempo...

Un abrazo.

Horacio Beascochea dijo...

Es cierto, supongo que no se puede tener todo, ¿no?

Beso

TORO SALVAJE dijo...

Jajajjaa, que buen final...

Muy bueno Alís.

Besos.

Antonio Misas dijo...

Alis, a mi me parece que este es un asunto muy complicado. Lo has contado de forma estupenda. Según el papel que tomen o lo que decidan ser en el futuro así les irá. Está claro que a la chica le iba mejor el papel de amiga, amante y novia. Los sentimientos no se pueden tapar.

Besos

virgi dijo...

Los límites nunca están claros. Ni en el amor, ni en el sexo, ni en la amistad...
Mejor no ponerlos, que ocura lo que deba ocurrir.
Besitos

Marisa dijo...

Sexo y amistad
pero el amor existe.
Creo que en realidad
es eso lo que le falta.

Muy bueno Alís.

Biquiños

claudia dijo...

Siempre se pone algo de afecto en esas relaciones de "solo es sexo". Siempre un poquito.



besos.

MAR dijo...

Que bueno el post!!!
En realidad no somos tan animales como se cree. Yo, soy como Laura tambíén.
Un abrazo grande.
mar

Lucrecia Borgia dijo...

Como le decía Martín a Susana:
"Los amigos se hieren con la verdad, para no destruirse con las mentiras".

abrazos

De barro y luz dijo...

Diferentes maneras de entender el sexo y la amistad... ¿sexo? ¿amistad?


Bss

Bubo dijo...

Complicado, y muy real, ese final.

Chousa da Alcandra dijo...

Os humanos que complicados sodes, carallo!!

:-)

Alís dijo...

XuanRata: Y probablemente no sea tampoco conveniente. Un abrazo.

Horacio: Te digo como a Xuan, no creo que sea bueno tener todo, ni sé si sabríamos manejarlo. Beso.

Toro Salvaje: No sé por qué me da que entendiste perfectamente la intención del relato, que tampoco es tan difícil. Besos.

Alís dijo...

Antonio Misas: Eso de que a la chica le iba mejor el papel de amiga, amante y novia me sonó como una bofetada, a no ser que creas que si dos personas son amigos y amantes ya son inevitablemente novios. Pero me da la sensación de que Laura no quiere ser novia de Fernando. Besos.

Virgi: Estoy de acuerdo contigo. La vida hay que vivirla día a día y ya ella dirá qué somos y dónde estamos. Y si no nos gusta, entonces habrá que cambiarlo, pero no antes. Besitos.

Marisa: No nos enseñaron a vivir el sexo sin amor y eso se nos nota. Biquiños.

Alís dijo...

Claudia: Afecto sí, sobre todo si hay una amistad previa, pero del afecto al amor hay mucho trecho ¿no? Besos

Mar: No somos tan animales, no, aunque a veces envidiio la simplicidad con la que viven. Gracias. Un abrazo.

Lucrecia Borgia: Me gustó mucho esa frase. Intentaré recordarla. Besos.

Alís dijo...

De barro y luz: Diferentes maneras de entender todo, por eso a veces es difícil relacionarse con los demás. Besos.

Bubo: Complicado porque no sabemos compatibilizar diferentes relaciones y es una pena. No debiera ser tan difícil. Un abrazo.

Chousa: Nin tan complicados. Ás veces complicámonos sós prejuzgando o que sinten os demáis. Bicoss

LA ZARZAMORA dijo...

No sé cómo andan todos hoy tan equivocados...
Lo viví, y fue de lujo...
Seguro que más de algunos hasta se olvidaron.
:)

Besos, Alís.

ana dijo...

Es lo que pasa cuando cruzamos la raya de la amistad...ella quiere al amigo y al mismo tiempo tener sexo con él. Me da a mí que se ha enamorado y no le basta con lo que le da.

Besicos.

Alís dijo...

Eva: Creo que si se logra combinar ambas relaciones, debe ser un lujo. Pero parece que no es fácil. Te felicito por haberlo logrado. Un besazo.

Ana: ¿También crees que Laura se enamoró? Yo creo más bien que haber ganado un buen amante no le compensa haber perdido un buen amigo. Entre ambas cosas (si es que no pueden convivir las dos) también preferiría al amigo. Un beso

Lady Jones dijo...

Siempre me han encantado tus relatos, my lady.
Yo no creo ni que queramos todo, ni que se enamorara ni nada... Sólo he sentido la historia y he asentido. ¿Por qué sucede esto? Ni idea. Los sabios dirían que en cada momento se vivió lo que se sentía y que a cada nuevo momento también hay que darle su lugar olvidando lo anterior y lo futuro.
¡Qué transcendental estoy hoy! Houston!!!

Gracias por cuidarme, Alis.
Un besazo.

Luis dijo...

Complicado tema, mantener equilibrios siempre es dificil y el sexo por fantástico que sea siempre llega un momento en que hace falta algo más.
Un abrazo.

Alís dijo...

Lady Jones: ¡Qué alegría verte aquí! Y espero que pronto pueda ir a leerte.
Tenemos la manía de etiquetar la vida, y creo que no es recomendable, e incluso es contraproducente hacerlo. Pero es que somos tan complicados!! Un beso enorme.

Luis: Lo malo, y es lo que siente Laura, es cuando el sexo anula o destruye ese algo más o algo distinto que ya existía antes. Perder una buena amistad es un precio demasiado alto por muy bueno que sea el sexo. Un abrazo.

Joyce dijo...

Cuando la relación no es de amigos (puramente) ni tampoco de pareja, cuando se camina por el estrecho sendero que separa ambas aceras, entonces es como caminar por la cuerda floja. En cualquier momento, te caes.

Un beso

Alís dijo...

Joyce: Si te caes para uno de esos lados, está bien. Lo malo es cuando en la caída se pierde todo lo que existía previamente, al vacío. Un beso

Aldabra dijo...

las relaciones, como todo en la vida, tienen que evolucionar, si no terminan por romperse...

nunca se me dio el caso pero presiento que es muy dificil mantener una relación así, al final se acaba por perder todo.

biquiños,

Alís dijo...

Aldabra: Debe de ser difícil por la manía que tenemos de complicar siempre todo. Bicos.