Gracias, Claudia

sábado, 21 de septiembre de 2013

Incomunicados


Fotografía: Josep Tápies


- Fernando, a papá le diagnosticaron cáncer. El doctor dice que puede curarse, pero él está abatido. Creo que le haría bien verte.

Fernando dijo que tenía mucho trabajo, que tenía un par de viajes pendientes al extranjero y que no sabía si podría ir a visitar a su padre. Todas las excusas que se le ocurrieron en el momento, aunque sabía que no engañaba a su madre. Simplemente, no le apetecía verlo, y menos hablar con él.

El desencuentro se produjo muchos años antes, no era algo reciente, y por lo tanto estaba enquistado en lo más profundo de su corazón. Desde adolescente Fernando había decidido luchar solo para alcanzar sus objetivos, se autodeclaró huérfano de padre y creció hasta el éxito empujado por la rabia y el resentimiento.

No sabía qué le había animado a ceder, tal vez fuera cierto eso de que la sangre tira, o tal vez tenía un deseo insano de ver a su padre acabado, hundido y con la amenaza de la muerte en sus ojos. Un día se hizo un tiempo para visitarlo, y cuando lo tuvo en frente sintió una opresión en el pecho que no le dejaba respirar.

- Hola, viejo.
- Hijo, has venido –respondió Francisco ilusionado.
- Así parece. Pero sólo porque mamá me lo pidió.
- Estás tan cambiado. Veinte años es mucho tiempo.
- O poco, depende. ¿Cómo estás?
- Mejor ahora que puedo verte y hablarte. Nunca he entendido qué nos distanció. Los años pasaron muy rápido… La vida se nos fue sin hablarlo. La muerte puede llegarme en cualquier momento. Quiero pedirte perdón… por lo que sea que te haya hecho…, aunque no sepa qué es...
- ¿No sabes qué es? ¿No entiendes por qué me aparté de ti? ¿Te parece poco ser un padre que no me acepta, que no me apoya, que no le importa mi felicidad?

Se fue acalorando y subiendo el tono a medida que escupía todos los reproches. Le recordó aquella tarde en que le dio la espalda. Fernando le había pedido ayuda a su madre para contarle a su padre que no iría a la Universidad, que viajaría a Francia a una escuela de diseño porque a eso quería dedicarse.

- Yo había salido de casa unas horas para dejar que mamá te lo contara y lo hablarais. Cuando volví a casa, mamá estaba llorando y tú… Tú estabas enfadado, no me hablaste, ni siquiera me miraste. En ese momento decidí que no me importaba que no estuvieras de acuerdo y que haría con mi vida lo que quisiera sin contar contigo. Y ya ves, me fue bien. Creo que si hoy he venido fue para que pudieras ver lo bien que me va, a pesar de ti.

Francisco observaba atónito a su hijo, con los ojos llenos de lágrimas.

- ¿Por eso te fuiste? ¿Porque ese día no te dije nada? Estaba enojado, había discutido con tu madre porque ella me pidió que te prohibiera ir a estudiar a Francia y me negué. Había discutido con ella porque creía que tu felicidad estaba primero que nuestro egoísmo. Tampoco quería que te alejaras de nosotros, pero te apoyaría y ayudaría si ése era el camino a tu felicidad.

El llanto no lo dejó continuar. Fernando no sabía qué responder, de pie, observando a su padre llorar como un niño y masticando aún sus palabras, y su propio error. Tímido, posó su mano inexperta sobre la cabeza de Francisco en una torpe caricia y ensayó un abrazo que completó su padre cargándolo de amor y perdón.

- ¿Al menos, has sido feliz?
- No hasta ahora. Siempre me has faltado.

26 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Duro como un gancho en el hígado.

Buen golpe Alís.

Besos.

Antonio Misas dijo...

Muy duro y muy triste.

Y pensar que podemos pasarnos la vida entera alejados de alguién querido por estás cosas. Es tremendo.

Muy bueno Alis,

Besos

Maruja dijo...

son malentendidos que suelen pasar. Gracias por dejar tu huella. Muy triste pero muy bueno Alis. Un beso.

Milena dijo...

Pufff, qué de malas pasadas nos juega la mente... hay que acostumbrarse a no emitir juicios, a no tener expectativas... manternerse a raya en ese sentido; observar, escuchar... para ser feliz.

En este caso, Francisco y Fernando, padre e hijo, se han reconciliado, eso es lo importante... para mi es un 'final feliz'.

Besos

Lucrecia Borgia dijo...

Estos malentendidos suceden muy a menudo entre padres e hijos. Reconciliarse es reconocer todo lo ocurrido y proponerse salir del círculo del resentimiento.

abrazo

Von Rudy dijo...

Me gusta la historia, pero mas me gusta como está escrito

MAR dijo...

UFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF
Impresionante!!!!!!!!!!!!
me he quedado plop...pensante.
Mi papá murió cuando yo tenía 21 años recién cumplidos, el de 53, un cáncer horrible. PERO MIENTRAS VIVIO EN CARNE SI NOS AMAMOS, APOYAMOS, ERA MI AMIGO Y MI SUPER HEROE...tú no sabes como lo extraño.
Muy buen post.
Un abrazo enorme y gracias por tus cariñosos saludos en mi Blog que ha subsistido a bajones y altas como la vida misma y como yo.
mar

Taty Cascada dijo...

Alis, me has dejado pensando. ¿Sabes?, pienso que el verdadero cáncer de esta sociedad y del hombre en general es: la falta de comunicación de las familias modernas. Es más fácil creer pensar lo que reflexiona el otro, que preguntarle directamente a los ojos.
Me ha encantado el relato querida Alis.
Abrazos y cariños siempre.

Nómada planetario dijo...

Un desencuentro/encuentro muy descarnado, pero magistralmente contado.
Besos sin medias tintas.

De barro y luz dijo...

Más vale tarde que nunca. Para aprender que no hay que esperar tanto.
El relato: muy bueno y bien escrito

Bss

Joyce dijo...

Triste. Es triste que la mala comunicación derive en situaciones así.

Un abrazo

Walden dijo...

joder, qué buen relato Alis. Te lo robo para la consulta.

Steppenwolf dijo...

Una historia que desasosiega a pesar de el supuesto final feliz, aunque no es más triste que las que puedes ver fuera del ámbito familiar, porque realmente una familia es el mundo comprimido y unido por lazos de sangre.

Un abrazo

Marisa dijo...

Ese giro final... ¡soberbio!
Un claro ejemplo de que todo lo que parece,no es.

Me encantan tus textos.

Un beso

Chousa da Alcandra dijo...

Falando enténdese a xente.

Bicos verbalizados

LA ZARZAMORA dijo...

Cuántas cosas nos perdemos por el insaciable orgullo.
Un final bordado, Alis.
Un beso, linda.

Alís dijo...

Toro Salvaje: A veces los golpes hacen despertar. Gracias. Besos.

Antonio Misas: Nos resulta más difícil hablar con quienes debería ser más fácil. No sé por qué, pero suele suceder. Gracias. Besos.

Maruja: Pasan más de lo que deberían. Gracias. Un beso.

Milena: Dicen que más vale tarde que nunca, ¿no? En ese sentido, sí es un final feliz, pero tantos años perdidos lo ensombrecen un poco. Gracias. Besos

Alís dijo...

Lucrecia Borgia: Solemos esperar mucho tiempo para arreglar esos malentendidos. Un abrazo.

Von Rudy: Sabes cómo nació esta historia, así que sólo puedo decirte gracias. Un beso.

Mar: Qué bueno que hayas podido disfrutar a tu padre mientras vivió, aunque haya sido durante demasiado poco tiempo. Ya has tenido más que muchos de nosotros con padres más longevos. Un fuerte abrazo.

Taty Cascada: Damos por supuestas muchas cosas y así dejamos de hablarlas. Como dices, un gran error. La incomunicación es el peor error en cualquier relación, sea del tipo que sea. Gracias. Un fuerte abrazo.

Alís dijo...

Nómada planetario: Muchísimas gracias. Besos comunicados.

De barro y luz: Lo de más vale tarde que nunca es un consuelo, pero no deberíamos descansar demasiado en él. Muchísimas gracias. Besos.

Joyce: Todos tenemos claro lo importante que es la comunicación, excepto cuando toca aplicar lo que sabemos en la vida real. Un abrazo.

Walden: Tus pacientes ¿no preferirán revistas del corazón? jajaja. Muchas gracias. Un beso.

Alís dijo...

Steppenwolf: Lamentablemente, esta historia u otras similares son muy frecuentes. No creo que haya familia que se libre de alguna. Un abrazo.

Marisa: No debemos dar nada por supuesto, corremos el riesgo de equivocarnos, y mucho. Muchas gracias. Bicos.

Chousa da Alcandra: E qué difícil e falar moitas veces... Bicoss.

La Zarzamora: El orgullo nos anula todos los sentidos, sobre todo el sentido común para reconocer que reaccionamos mal por orgullo. Un beso grande

Liz Gallegos dijo...

Duro y triste!!! pero que bien escrito... me encanto

un beso amiga

Alís dijo...

Liz Gallegos: Muchas gracias, amiga. Un beso grande.

Aldabra dijo...

¡Que mazazo! y que bien lo has resumido y condensado.

¡Que torpes somos a veces los humanos interpretando!

Nos dejamos llevar por la rabia sin ahondar más y luego... ¡tantos años perdidos!

biquiñños,

Alís dijo...

Aldabra: El orgullo nos juega malas pasadas, pero ¡cómo nos cuesta aprender! Gracias. Biquiños

larendija dijo...

ÉS PRECIOSO!!!!!!!!!!.... me encantó!. Qué dulzura, a pesar de lo duro, qué dulzura se desprende del perdón!

Alís dijo...

larendija: Gracias. Me alegro de que te haya gustado. Y bienvenida.