Gracias, Claudia

jueves, 14 de noviembre de 2013

Cándida




- Joder, ¿dónde habéis encontrado a esta mujer tan fea? ¡Os va a espantar a los clientes!

Nunca faltaba el imbécil que hiciera este tipo de comentarios que tanto ofendía a Juan y a Paco. Ellos habían contratado a una secretaria, no a una modelo, y si bien era cierto que Cándida no era muy agraciada, cumplía con creces las funciones que le habían encomendado.

Era puntual, trabajadora, proactiva y muy eficiente resolviendo incluso los problemas que se escapaban de su competencia. Parecía que hubiese volcado todas sus cualidades y habilidades en su vida laboral, porque hasta donde sabían sus jefes Cándida tenía una escasa o nula vida social.

Tímida y callada, era una mujer a la que no le interesaba sacar partido de su escaso atractivo con vestuario o maquillaje. O tal vez simplemente no había aprendido a hacerlo. Parecía importarle sólo realizar bien su trabajo, y ese objetivo lo lograba a la perfección, con actitud positiva y siempre serena.

Una mañana Juan y Paco la notaron diferente. Inquieta, distraída y nerviosa.

- Cándida, ¿estás bien? ¿Qué te pasa?
- Perdonadme, es que estoy muy preocupada.
- ¿Tienes algún problema?
- Sí, bueno…, es algo personal.
- ¿Podemos ayudarte?

Cándida dudó. Nunca hablaba de su vida privada. Sus jefes habían llegado a la conclusión que era porque no la tenía. Pero se veía realmente preocupada, y con la necesidad de contar qué le pasaba.

- Bueno… Ayer salí con unas amigas y conocí a un chico. Pasamos la noche juntos en mi casa y esta mañana salió temprano. Dijo que iba a comprar cruasanes, pero no ha vuelto.  Y no sé... ¿Creéis que debería llamar a los hospitales?


19 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Mira que eres bicho eh, jajajjajaja

Besos.

Miguel dijo...

¡Hombre...! pues sí que habría que ir a preguntar por los hospitales porque cuando un tío se largaba así por las buenas siempre se ha dicho que se iba a por tabaco, y no a por cruasanes...

Un beso.

Steppenwolf dijo...

Yo creo que ha sido abducido por alienígenas, y el que piense que no existen, solo tienen que ver a mi suegra.

Abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Bicho, aquí significa alguien que hace travesuras, bromas, etc...

Tú no eres ninguna cucaracha, ni avispa, ni abejorro.

O si?

:P

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Pobrecita.
A mí nunca me han fallado los croissants.
Se lo monta fatal, eh??
Habrá que regalarle el kamasutra...
Beso grande, Alís.

Lucrecia Borgia dijo...

No es una mala idea la de Cándida, de llamar a los hospitales. He conocido gente que se ha intoxicado por comer cruasants en mal estado.

besos

Marisa dijo...

Es "cándida" de veras.

Besos

Nacho dijo...

Hace honor a su nombre.

Amapola Azzul dijo...

un beso,

Maria Coca dijo...

Jajajajaaja Pobre cándida!!!! Un nombre ideal para un personaje muy real. Buen relato, amiga.

Besos

Pescador dijo...

Debe quedar muy lejos la panadería que no ha vuelto, hay que darle una oportunidad al muchacho, en esa vuelve con una torta.
Abrazos.

De barro y luz dijo...

Más de uno ha muerto de una cornada intentando atrapar un croisssant :)))

Muy bueno el relato... santa inocencia!!!!


Bsss

Eduardo Mancilla dijo...

A veces la belleza no hay que buscarla en lo externo, y tampoco en lo interno y, tal vez, en ningún lado. Aguante Cándida.

Alís dijo...

Toro Salvaje: ¿Bicho (traviesa) yo? Pero si soy un angelito de dios, jajajaja. Recuerda que vivo aquí, pero soy de ahí, sé bien lo que es un bicho. ;-) Un beso

Miguel: Eso pensé yo, pero parece que cambió la expresión; debe de ser a consecuencia de la ley antitabaco. Un beso.

Steppenwolf: Piensa que tu mujer se parecerá cada vez más a tu suegra. Deberías empezar a mirarla con otros ojos. Un beso.

Alís dijo...

La Zarzamora: Para el kamasutra puede que esté un poco verde, porque lo que parece claro es que le falta rodaje. Que sigan sin fallarte los croissants (se me hace la boca agua sólo al recordarlos). Un beso grande, Eva.

Lucrecia Borgia: Puede ser, pero para eso hay que comerlos antes. Creo que en este caso ni se compraron. Besos.

Marisa: Sí, eso es tener el destino en el nombre. Bicos.

Alís dijo...

Nacho: ¿Eso le servirá de excusa? Tal vez la primera vez, pero más le vale espabilarse. Me gusta verte por aquí. Un beso.

Amapola Azzul: Un beso también para ti.

María Coca: Los nombres nos marcan más de lo que creemos. Gracias. Besos.

Alís dijo...

Pescador: Seguramente, sí, jajajaja. Las mentiras piadosas pueden ser muy crueles. Un abrazo.

De barro y luz: Es que algunos tienen los cuernos muy afilados, aunque me temo que éste no es el caso. Gracias. Besos.

Eduardo Mancilla: La belleza es tan subjetiva que, a veces, lo que nos gusta de noche ya no nos gusta a la mañana siguiente. Y claro, se huye mintiendo. Un abrazo.

Liz Gallegos dijo...

=) genial amiga.

un beso

Alís dijo...

Liz Gallegos: Gracias. Me gusta verte por aquí. Un beso