Gracias, Claudia

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Desvergonzada


Fotografía: Henri Cartier-Bresson


¡Qué poca vergüenza! No sé a dónde iremos a parar. En estos tiempos ya no se observa la moral y el respeto por los demás brilla por su ausencia. Si las mujeres andan así, qué vamos a esperar del comportamiento de los hombres, más dados a las malas costumbres y, encima, tentados descaradamente incluso a horas tan tempranas del día.

Desvergonzada. Eso es lo que es esa chica. Eso no es una falda. Parece que sólo llevara la camisa. Enseñar así las piernas demuestra muy poca dignidad. Cómo va a hacerse respetar cuando no esconde el cuerpo del pecado. En mis tiempos ni los brazos podíamos mostrar. Cuanta menos piel se viese, mejor. ¿Acaso no es la piel el vehículo del placer? Sólo debe mostrarse en la intimidad de la alcoba matrimonial. O en cualquier otra habitación siempre que fuese con la más absoluta discreción. Si no eres casta, sé cauta, me aconsejaba a menudo la abuela.

La verdad es que sí tiene un cuerpo de pecado esa joven. Piernas largas, de piel suave y sin ningún pelo. Una pequeña cintura que divide una silueta casi perfecta. Y esa melena suelta... La última vez que no me recogí el pelo debía tener once o doce años, pero recuerdo lo agradable que era sentir el cabello libre al viento.

A fin de cuentas, ahora todas andan así. Uno ya casi ni se fija en ellas, o tendría que andar girándose constantemente por la calle. Y debe de ser cómodo sentir el cuerpo menos apretado, sobre todo ahora que el calor ya comienza a pedir telas más suaves.

Seguramente es buena mujer. ¿Por qué no habría de serlo? Está en una terraza, tomando un aperitivo y leyendo el diario. No mira a nadie, no provoca a nadie, no juzga a nadie… En realidad yo soy la que tiene mala suerte, por haber nacido tan pronto.

26 comentarios:

idana dijo...

Ooo me gusto mucho....... Todo depende del punto de vista y la crianza... :)

TORO SALVAJE dijo...

Esa desvergonzada es una delicia.
A la criticona que la cuelguen de un árbol.

Besos.

Horacio Beascochea dijo...

Coincido con Toro: la criticona que se vaya al diablo. Muy buena entrada, me gustó mucho.

Beso grande

Lucrecia Borgia dijo...

Doña Juana tiene razón. La desvergonzada debe ir al confesionario...

besos

Juncal dijo...


Una evolución del pensamiento en la que, a dios gracias, la razón y la verdad taaan evidente, acaban devorando al Vicio más grande de la frustración.

Muy bueno, Alís.
Un beso.

larendija dijo...

Lo que es una delicia es la mirada de la "criticona", si te trajeron todos esos pensamientos a la cabeza y los plasmaste tan bien.

Besos. ¡Buenos días!

Raúl dijo...

Todos anhelamos ser lo que nunca fuimos; quizá lo que no nos dejaron que fuéramos... Jóvenes, por ejemplo.

virgi dijo...

Eso pasaba hace décadas y aún seguimos igual.
Besitos

Marisa dijo...

Perspicaz tu mirada
que supo captar en la
foto el sutil pensamiento.

Me ha encantado.

Un beso

LA ZARZAMORA dijo...

Creo que cuando llegamos a viejitos, lo mejor es no mirar por el retrovisor, porque duele...
Y como no podremos ya ser lo que nunca logramos llegar a ser, mejor ni mirar las faldas cortas...
De hacerlo si ahora nos da por atrevernos con los nuevos tiempos, aún en sueños, que les den a los que no supieron seguirnos.
;-)
Un beso grande, Alís.

Nómada planetario dijo...

Así pensaban nuestras abuelas, consecuencia de la educación y la sociedad que les tocó en suerte.
Buen diálogo entre los personajes de la foto.
Besos.

De barro y luz dijo...

Vamos, que lamenta no poder ser una "desvergonzada"... esto...quise decir, joven :)


bss

Antonio Misas dijo...

Cada vez quedan menos señoras mayores machistas, como la religión. Se van muriendo y dando paso a esas desvergonzadas deliciosas que tanto nos gustan a los desvergonzados. Nos alegran la vida, la vista y la imaginación. La belleza ha de ser compartida, repartida y admirada.

No se, pero te vi a ti.

Besos, amiga

Chousa da Alcandra dijo...

A señora, no fondo, moi lista é.

Liz Gallegos dijo...

amargada y envidiosa no mas, ya no puede usar minifaldas =P


genial

un beso

Rafarrojas Rojas dijo...

pues a mí el personaje de la vieja me cae bien y es en parte porque no es la típica criticona. Muda. "Seguramente es buena mujer" que no tiene culpa de haber nacido en otro tiempo, con otras normas.
Me ha gustado.
Y con más o menos ropa, por mucho q cambien las costumbres, seguimos siendo fundamentalmente iguales y seguimos teniendo difícil lo fácil, e inaccesible muchas veces lo necesario, : )
Un beso

Walden dijo...

Esta historia me recuerda mucho un poema de Rimbaud (http://laordendelossuicidas.tripod.com/page0015.htm) "... por delicadeza, he perdido mi vida..."
Realmente, es difícil mirar con los ojos de hoy lo que aprendiste con ojos de otro tiempo.

Un beso.

Joyce dijo...

Bonita vuelta de tuerca. En realidad... creo que todos acabaremos sintiendo que nacimos pronto; tarde o temprano.

Besos

Alís dijo...

Idana: Es difícil sacudirse todo lo que nos inculcaron de niños. Gracias. Besos.

Toro Salvaje: Dale una oportunidad (a la criticona), aún está a tiempo de salvarse. Besos.

Horacio: Te digo lo mismo, dale una oportunidad, a fin de cuentas ella solita descubre su error ¿o no? Beso grande.

Alís dijo...

Lucrecia Borgia: En el confesionario capaz que le quiten la poca ropa que lleva. Besos.

Juncal: Algunos prefieren quedarse en su error que asumir la frustración, así que creo que es una evolución valiente. Gracias. Un beso.

larendija: Me inspiró su mirada, sí. Gracias. Besos.

Alís dijo...

Raúl: Pues jóvenes sí que no podremos volver a ser, porque el tiempo avanza en un solo sentido. Un abrazo.

Virgi: No avanzamos mucho y tengo la sensación de que es algo cíclico, que hace que demos dos pasos adelante y uno atrás. Besitos.

Marisa: Muchísimas gracias. La mirada de la anciana no parece dejar muchas dudas y algo parecido seguro que pensaba. Bicos

Alís dijo...

La Zarzamora: Por eso hay que aprovechar cada momento. Prefiero despedirme con un "que me quiten lo bailao" a un "si me hubiera atrevido...". Un beso grande, Eva

Nómada planetario: Abuelas, madres y algunas hermanas también... Sólo espero que no piensen así mis hijas. Gracias. Besos.

De barro y luz: Lamenta no ser una joven desvergonzada. De tener que elegir una, creo que optaría por la segunda. Besos.

Alís dijo...

Antonio Misas: Me has dejado preocupada. Me has visto a mí ¿como la joven desvergonzada o como la vieja? Besos.

Chousa da Alcandra: Xa sabes, os anos son un grado. Bicoss.

Liz Gallegos: Envidia sí que tiene. Gracias por venir. Beso.

Alís dijo...

Rafarrojas Rojas: Al menos es capaz de cambiar de idea, que no es poco. Gracias. Un beso.

Walden: Deberíamos ir avanzando con los tiempos pero manteniendo una edad apropiada para enfrentarlos y disfrutarlos. No pido nada ¿eh? No imaginas cómo me alegra verte por aquí. Un beso.

Joyce: Pronto o tarde, según con qué comparemos. Es el inconformismo natural de los humanos, supongo. Gracias. Besos

Luis dijo...

Debo reconocer que mi madre es de esas conservadoras ultra religiosas que ve en todo la marca tentadora de la liberalidad extrema.
Pero sé que en alguna época también uso minifalda. Me hiciste mucho recordarla.
Un abrazo.

Alís dijo...

Luis: Nuestras madres son el producto del tiempo que les tocó vivir. Estoy convencida de que si fueran contemporáneas a nosotros serían muy diferentes. Un abrazo.