Gracias, Claudia

lunes, 11 de noviembre de 2013

Mala letra, mala nota




Patricia regresó disgustada del colegio. Había tenido examen de Lenguaje y su profesora no quiso revisar su prueba; se limitó a echarle un vistazo por encima y lo depositó sobre su mesa, molesta, diciendo: “Mala letra, mala nota”.

Laura tranquilizó a su hija. Era buena estudiante, así que ya le iría mejor en la recuperación. Sin embargo, intuía qué había pasado. No era la primera vez. La niña percibió lo que pensaba su madre y, preocupada, dijo:

- Mamá, es que no leyó lo que escribí.
- No te preocupes, cariño, mañana iré a hablar con ella.

Patricia aún no sabía ni hablar cuando comenzó a sufrir esos episodios. La primera vez, acababa de cumplir dos años, mostró un lápiz a su madre de forma insistente. Laura entendió que quería garabatear y le pasó una hoja en blanco. Se sorprendió al ver que escribía palabras, con mala letra, pero comprensibles.

Cuando al día siguiente acudió al colegio para conversar con la profesora le dijeron que no podría recibirla, pues había sufrido un accidente. Estaba hospitalizada, grave, así que una nueva docente se haría cargo del curso y podría responder a sus inquietudes en cuanto conociera y se pusiera al día con los alumnos.

Solicitó entonces ver el examen que su hija había hecho el día anterior. Se negaron a entregárselo, pero su porfía la llevó al despacho del director y logró que éste le mostrara la prueba. Cuando la tuvo en su mano, confirmó sus sospechas: no había respondido a ninguna de las preguntas planteadas; con esa letra ajena, pero ya no extraña, había llenado la página repitiendo una frase: “No uses el coche hoy”.

- Mala letra, mala nota –murmuró sin que su rostro pudiera disimular su desazón.
- Perdón, ¿qué ha dicho? –le preguntó el director.
- No, nada… Lamento que no sepamos ver más allá de las apariencias. Su profesora estaría mejor si se hubiera tomado la molestia de leer –señaló mientras le devolvía la hoja.

23 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que le den a la vaga de la profesora.

Por perra gandula.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Hay cada colega por ahí...
Sin contar que la niña era de esas raritas que tienen visiones y todo,
y que podía haberse cargado a la profe directamente.
Vaya tela.
Besos, linda.
Lo que no se te ocurra a ti.

De barro y luz dijo...

¡Joder, con la niña! Se llamaba Carrie, ¿no? :)


Bss

Miguel dijo...

Bueno, muy bueno el post. Me lo apunto. De ahora en adelante no dejaré de leer ni una sola palabra de lo que escriben mis alumnos.

Un saludo.

Amapola Azzul dijo...

Un beso, lindo relato. Un abrazo.

idana dijo...

Espero no encontrarme nunca con una de esas niñas, jsjsj muy buen texto como siempre. Besos.

MAR dijo...

Pillina jajajajaja la niña y la profesora un horror.
Me gustan tus post ingeniosos y debo decirte que tus comentarios en mi Blog son siempre acertados, como que supieras lo que siento.
Un abrazo grandeeeeeeeeeeeeeeeee.
mar

Lucrecia Borgia dijo...

Una extraterrestre se ha apropiado del cuerpo y la mente de la niña, y por medio de ella está dejando mensajes cifrados a los humanos, de que no deben tener temor, pues ellos vienen en son de paz y con nuevas energías para conseguir la elevación espiritual de la humanidad, ante la cercanía del Apocalipsis y el Juicio Final.

un abrazo

Maruja dijo...

Muy bueno tu relato Alís. Gracias por dejar tu huella. Un beso.

Eduardo Mancilla dijo...

Muy lindo relato, con cierta tensión hasta el fin.

Zeltia dijo...

ai, que conto tan desacougante!

está moi ben.

Camaleona dijo...

¡Madre mía con la niñita! y más aún... ¡madre mía con el pedazo de profesora!

Lola dijo...

Verdaderamente hay veces que un poco de consideración evitaría muchos problemas, en este caso ver lo que había escrito la niña le hubiese ahorrado un accidente ¿o no? Porque no hubiese hecho caso a la niña. Una entrada estupenda. Un abrazo.

Syd dijo...

Ignorar por ignorar nunca ha sido buen presagio. Ni hablar, "sobre aviso no hay engaño" dicen por ahi.

Me habria gustado ser como Patricia, entonces le habria puesto a mis profesores: Si me repruebas te vas a morir ahogado en el inodoro XD

Besote!

anuar bolaños dijo...

¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

virgi dijo...

Esa niña tiene superpoderes!!!
Lo que necesita es alguien que sepa verlos, si no, será una infeliz hasta que sea ella la que se comprenda a si misma.
Besotes muchos

Alís dijo...

Toro Salvaje: Se lo ganó, es verdad. Besos.

La Zarzamora: El entorno me ayuda a sacar ideas. Esta vez fue una frase de mi hija mayor (la del título). Besos, Eva.

De barro y luz: Patricia Carrie, sí. ¿Cómo lo supiste? Besos

Alís dijo...

Miguel: No lo hagas. Se encuentras auténticas joyas. Un abrazo.

Amapola Azzul: Muchas gracias. Un abrazo.

Idana: Al contrario, mejor encontrarse con una que pueda avisarnos de los peligros. Besos.

Alís dijo...

Mar: Gracias. No es que sepa lo que sientes, sino que tú nos lo dices y a menudo coincido contigo. Un besote.

Lucrecia Borgia: Jajajaja, no sé yo si los extraterrestres vienen realmente en son de paz. Un abrazo.

Maruja: Muchas gracias. Un beso.

Alís dijo...

Eduardo Mancilla: Muchas gracias. Un abrazo.

Zeltia: Pois si escoitaras as historias que inventa a miña filla cando xoga soa, isto non cho parecería tanto. Bicos.

Camaleona: Sí, la profesora da más miedo que la niña. Besos.

Alís dijo...

Lola: Quizá no le hubiera hecho caso, pero lo habría tenido presente. Bueno, creo yo. Muchas gracias y bienvenida. Un abrazo.

Syd: Eso más que una premonición parece una amenaza en toda regla, jajaja. Me alegra verte de nuevo por aquí. Un beso.

Anual bolaños: La verdad es que no.

Virgi: Con los años aprenderá a manejarlo, supongo. Besotes.

Bubo dijo...

O sea que al final suspendió.

Algún punto me han quitado por la letra pero que satisfacción más grande pensar que ha pasado de ti el profesor y por eso se ha dado una buena hostia. Jeje.

Mi lado maléfico.

Alís dijo...

Bubo: Todos tenemos algo (o mucho) de ese lado maléfico. Otra cosa es que nos atrevamos a confesarlo. Un abrazo.