Gracias, Claudia

jueves, 7 de noviembre de 2013

Reina mora




Había ensayado todo el día cómo bajar las escaleras de forma seductora bailándote la danza de los siete velos… Así pensaba recibirte, con un toque de cadera y un guiño por cada peldaño, con la mirada al frente como la mejor vedette y siguiendo el ritmo de la música con la más pícara de mis sonrisas.

Yo sabía que te iba a gustar. Habíamos acordado introducir más juegos en la relación y siempre te han agradado las sorpresas. Así que cuando se acercaba la hora de tu llegada, me disfracé de odalisca, me maquillé hasta casi quedar irreconocible y me situé en lo alto de la escalera esperando el sonido de tu llave entrando en la cerradura para pulsar el play e iniciar la función.

Por fin escuché tu carraspeo al otro lado de la puerta. Puse la música, adopté la pose con que más lucen mis piernas, encendí la sonrisa y doté a mi mirada de toda la profundidad y lascivia de las que fui capaz.

- Pasa, pasa. Laura se va a alegrar mucho de verte.

Nunca me avisas cuando traes visitas a casa. Tu jefe se debatía entre la risa y la vergüenza, aunque fijó su mirada en el escaso sostén con lentejuelas que cubría mis pechos.

Intenté recuperar la compostura, pero no resultaba fácil con mi apariencia. El traspiés era inevitable, así como que acabara besando las escaleras que había soñado bajar como reina mora.

La expresión del doctor que me está poniendo la escayola tampoco ayuda mucho a superar mi sensación de ridículo.

Ahora entiendo por qué los chinos dicen que trae mala suerte tener una escalera frente a la entrada de la casa.

29 comentarios:

Miguel dijo...

Es lo que tiene el amor ciego... que no ve más allá de lo que uno/a sueña.
Muy bueno el post.

Un saludo.

TORO SALVAJE dijo...

Que ridi por Dios...

Eso de introducir juegos en las relaciones gastadas siempre me ha parecido patético.

Besos.

Eduardo Mancilla dijo...

Excelente relato, hay que hacerle caso a los chinos y al feng shui. Algo parecido me pasó alguna vez. Saludos.

Lucrecia Borgia dijo...

¿Como se te ocurre bajar por la escalera, bailando la danza de los siete velos, habiendo encerado antes los peldaños?. No obstante, creo que al jefe le agradó la función...

abrazo

De barro y luz dijo...

¿Te parece poco excitante y sorprendente el juego? Ahora, con la escayola...¿un jueguecito de médicos? :)


Bss

Syd dijo...

Lo que no sabias es que tu compañero tambien planeo un juego: Un trio contigo y el jefe. Y ahora, por causa de esas escaleras no conseguira el ascenso prometido, al menos no mientras esa escayola este por ahi.


Un beso!

Marisa dijo...

¡Buenísimo!
Pero que pena
no poder conseguirlo.
¡Quien sabe! dicen
que no hay mal
que por bien no venga.


Un beso.

Food and Drugs dijo...

En los juegos amorosos el factor sorpresa siempre ayuda mucho, salirse de vez en cuando del guión preestablecido, pero tampoco es bueno exagerar con las representaciones. Tener detrás los decorados de la Paramount no garantiza en absoluto el final feliz del largometraje.
;-)

Maria Coca dijo...

Jajajajajaja pero qué bueno! Una situación ridícula en la que deseas que la tierra te trague.

Un abrazo.

ODRY dijo...

ja ja ja ja Hay nena, que bien me vienen estos momentitos o mejor momentazos, ja ja ja ja

UN besote.

Amapola Azzul dijo...

Un abrazo.
:)

LA ZARZAMORA dijo...

Sonrío.
Estoy convencida de que él ganaría puntos ante el jefe.
Y que ahora con la escayola... ni te cuento la de jueguecitos y posturitas que podrán ir ideando.
Besos, bella.

virgi dijo...

Cuantos más nos preparamos, peor suele salir, nada como la espontaneidad. Aunque seguro que le sacará partido a esa caída ;)
Besos, Alís.

cascarilleiro dijo...

No tenia ni idea que para los chinos tener una escalera frente a la entrada de la casa trae mala suerte¡¡
Sorpresa, sin duda alguna, se la llevó...Laura¡¡

Saludos.

Rafarrojas Rojas dijo...

: )

más que reina mora, reina de los moratones
pero nada enciende más el cariño, al menos en mi caso, que ese intento torpe de darnos gusto, que entonces creo que el chico debió morirse de otro gusto mayor que el de la ejecución perfecta, el de ver a su chica probando a sorprenderle...
Un beso y saludos desde Jeré de la Frá

Espérame en Siberia dijo...

Jajajajaja, caray, qué mal tino para llevar vivistas.

Un besito, bella.

Antonio Misas dijo...

A La ilusión a veces la mata quedarse a vivir en el mundo. Y las visitas inesperadas. A la gente previsible no se le pueden dar sorpresas, no sabes con quién van a aparecer en un día cualquiera. No hay nada de extraordinario en ellos, ¡No tienen fantasías!

Besos Alis

Alís dijo...

Miguel: Eso y que nos lleva a hacer muchas tonterías. Gracias. Un abrazo.

Toro Salvaje: Patético y peligroso. Besos.

Eduardo Mancilla: No me dejes así, cuenta, cuenta. Me alegra verte aquí. Un abrazo.

Alís dijo...

Lucrecia Borgia: Yo eso no lo hago ni aunque quisiera, porque el batacazo es seguro. Menos mal que no tengo escaleras en casa. Besos.

De barro y luz: Sorprendente sí es, pero excitante no sé yo. Besos.

Syd: Ahí me pillaste. No contaba con eso. Me alegra verte por aquí después de tanto tiempo. Un beso.

Alís dijo...

Marisa: Tendrá que pensar en juegos menos peligrosos. Gracias. Bicos.

Food and Drugs: También creo que mejor no exagerar. Incluso mejor no fingir lo que no se es. También me alegro de volver a verte aquí. Bicos.

Maria Coca: Seguro que incluso sintió que la tierra se la tragaba. Un abrazo.

Alís dijo...

Odry: Pues me alegro mucho. Besos.

Amapola Azul: Gracias. Un abrazo también para ti. Y bienvenida.

La Zarzamora: La escayola seguro que obliga a cambiar de postura, sí. Un besote, Eva.

Alís dijo...

Virgi: Y con el tiempo se reirá de ella. Coincido contigo en que es mejor la espontaneidad. Besos.

Cascarilleiro: Tampoco les gusta que el número de la casa tenga un 4. Un abrazo.

Rafarrojas Rojas: Me gustó eso de reina de los moratones. Deduzco que eres de los que piensa que la intención basta. Un beso.

Alís dijo...

Espérame en Siberia: ¡Cuánto tiempo! Me alegro de verte de nuevo. Un beso.

Antonio Misas: Las visitas inesperadas a menudo son, además, inoportunas, aunque no siempre. Besos.

Rita dijo...

Jajaja, he caído por aquí de casualidad y me quedo. Esta entrada me ha hecho mucha gracia.
Casualmente yo acabo de escribir en mi blog sobre los días en los que estuve con escayola, no por motivos tan divertidos como el tuyo.
Espero que lo lleves bien.

Alís dijo...

Rita: Bienvenida. Me alegra que te haya gustado. Vuelve cuando quieras.

Bubo dijo...

Manías tontas. Lo que trae mala suerte es no avisar de las visitas.

Alís dijo...

Bubo: Y si no da mala suerte avisar, al menos es un riesgo a ser realmente inoportuno. Un abrazo.

Liz Gallegos dijo...

jajajajajaj

Alís dijo...

Liz Gallegos: Pobrecita, no te rías de ella. Al contrario, me alegra provocar tu risa. Un beso.