Gracias, Claudia

domingo, 23 de marzo de 2014

Prepárate




Cuando lo vio al regresar al salón no podía dar crédito a sus ojos. Apenas había estado ausente unos minutos, los necesarios para cambiar su atuendo de mujer intelectual por el pijama de felpa, los calcetines de lana virgen y sus gastadas zapatillas.

La conversación en el taller de Literatura había sido muy interesante y estaba en su punto álgido cuando la profesora dijo que se terminaba el tiempo. Decidieron continuar la discusión fuera de clase y ella propuso ir a su casa, porque estaba cerca y porque no podía permitirse pagar una consumición en ningún pub de la zona.

Era evidente que él malinterpretó su invitación. En los pocos minutos que ella tardó en cambiarse de ropa él se había quitado la suya. Ella lo encontró sentado, desnudo, con las piernas cruzadas, los brazos extendidos a lo largo del respaldo del sofá, un preservativo entre los dientes y una sonrisa lasciva en los ojos que a ella le pareció patética.

- Pero, ¿qué haces?

- ¿Cómo qué hago? Me dijiste que ibas a ponerte cómoda y que me preparara… ¿qué querías que hiciera?

- ¿Que yo dije que te prepararas? ¿Cuándo?

- Sí. Dijiste: “Voy a ponerme cómoda. Prepárate”. No hay muchas formas de interpretar esas palabras. ¿Qué querías que hiciera?

- Noooo. ¿Estás loco? Te dije té. Prepara té.

31 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Mira que listo...
Jajjaja

Besos.

Miguel dijo...

Es que hay interpretaciones que ponen los pelos de punta...

Un beso.

Lady Jones dijo...

Jaja, my lady. Yo no me hubiera despelotado directamentem, pero me hubiera quedado expectante por ver aparecer a quien me pide que me prepare. Jamás hubiera entendido que pedían una infusión.
Debo volverme más inocente, no?

Un beso transatlántico.

Nómada planetario dijo...

Hay palabras que mueven a equívocos. No es lo mismo Correos Españoles, que correos, españoles. Nunca hay que tomar las cosas según se oyen.
Besos cómodos.

Steppenwolf dijo...

Yo también me hubiera quedado desnudo, pero con los tés en la mano. Un olvido imperdonable.

Un abrazo.

Eduardo Mancilla dijo...

Cada uno interpreta lo que puede. Saludos.

LA ZARZAMORA dijo...

Todo está en la entonación.
Algunos se ponen a tono, antes que otros...
;-)
Besos, Alís.

moderato_Dos_josef dijo...

Mi querida Alís, no es la primera vez que me haces reír con un escrito magnífico, pero ahora me río y me sienta de maravilla.
A mí me gustaría ser más cómico escribiendo. De hecho cuando empecé me gustaba más serlo. pero o no me salís bien o no sentía las sonrisas de la gente...no lo sé.

Un abrazo!

Salomè dijo...

Jajaja.genial.

Pescador dijo...

debiera haber dicho "prepara café" y se hubiese evitado todas las incomodidades....Un abrazo preparado querida Alis desde el Pacífico.

Rita dijo...

Jajajaja, bravo Alis, no esperaba una vuelta a la historia así.
Si bien es cierto, que las invitaciones a la casa propia, los hombres generalmente las interpretan como una invitación a nuestra vagina.
Gracias por hacerme reír. ¡Besos!

MAR dijo...

jajaj que bueno!!!
Falta ver en que termina esto o comienza jaja.
Un abrazo grande, muy buen post.
mar

virgi dijo...

Oyó lo que quería oír, je je...
Besitos, linda.

MarianGardi dijo...

Ali, tus relatos son siempre suculentos.
Es que las palabras tienen su sentido y a veces sucede eso...
Simpático relato que no deja entrever su intención.
Un fuerte abrazo querida Ali

Antonio Misas dijo...

Yo voy a practicar esto. Ahora mismo voy a comprar Té. Imagínate, a mi me daría una alegría tremenda. Encontrarme con esa divertida sorpresa, ¡menudo premio! jajaja

Besos

Amapola Azzul dijo...

Pues nada , espero que el té estuviera rico.
Besos.

Chousa da Alcandra dijo...

E...preparáronse despois?

Taty Cascada dijo...

ja ja...Es que los hombres solo piensan en sexo, todo fluye para ellos en esa dirección...ja ja...Me hiciste reír de buena gana Alís.
P.D.: Estoy intentando reunir a blogueros nacionales para una tertulia, si te interesa ya sabes como ubicarme.

Raposo dijo...

Si tomara menta-poleo no habría confusión.

. dijo...

O a las mujeres, a algunas, no hay quien las entienda o justamente fue lo que quiso decir realmente...
Lo de "loco", desde mi punto de vista, sobra.
Y como escribe Raposo, no habría con (in) fusión si ella hubiera acentuado más lo dicho y separado ambas palabras o haber vocalizado mejor.

Aunque usted no se lo crea, el caso es verídico y sé de uno al que le ocurrió lo mismo. En este caso ella se volvió loca y terminaron en fusión, fisión e hirviendo o mirando.
El relato, estupendo.
Es usted cañón.

Walden dijo...

jajaja, qué bueno. Es que tenemos un filtro en la cabeza...

Alís dijo...

Toro Salvaje: Claro, si cuela, cuela... Besos.

Miguel: Y no sólo los pelos ;-) Un beso.

Lady Jones: Es difícil pensar en la infusión si está en el último lugar de las prioridades... No te vuelvas más inocente, no; sigue como eres. Un beso grande

Alís dijo...

Nómada planetario: También por eso es importante no sólo escribir comas y mayúsculas cuando corresponde, sino pronunciar las pausas necesarias para no dar lugar a equívocos. A no ser que se quieran provocar. Besos con sabor a té.

Steppenwolf: Veo que tú cubres todas las posibilidades, así no pueden decirte que te has equivocado. Un abrazo.

Eduardo Mancilla: Claro que sí, y las oportunidades hay que aprovecharlas cuando se dan. Un abrazo.

Alís dijo...

La Zarzamora: Así es, pero mi madre siempre me decía que las cosas no son cómo se dicen, sino cómo se toman. Algo de razón tenía. Un beso grande, Eva.

moderato_Dos_josef: Gracias, José. Me encanta saber que te ríes. Quizá con tus textos más cómicos faltó que te lo dijeran, pero seguro que se reían. A mí me cuesta todo tipo de textos, pero seguimos en el empeño. Un abrazo grande.

Salomé: Muchas gracias. Un abrazo.

Alís dijo...

Pescador: Tienes razón, con el café hay menos lugar a equívocos, aunque tradicionalmente ese "¿no quieres tomar un café?" que se decía en las despedidas solía ser interpretado de otro modo... Un abrazo.

Rita: Es cierto. Tal como le decía a Pescador, invitar a un hombre a entrar en nuestra casa era entendido como una invitación más allá. Me alegra que te hayas reído. Besos.

Mar: Cómo continúa la historia lo dejo a vuestra imaginación, porque en realidad pudo haber pasado cualquier cosa. Un abrazo grande.

Alís dijo...

Virgi: Es lo que suele ocurrir, ¿verdad? Podríamos llamarlo oído selectivo, algo que todos practicamos en algún momento. Besos.

MarianGardi: Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

Antonio Misas: Ánimo y empieza a ensayar la frase de manera que sin dudas dé lugar al equívoco. Parece contradictorio, pero no lo es tanto. Besos.

Alís dijo...

Amapola Azzul: Si es que llegaron a preparar té... Un abrazo.

Chousa da Alcandra: Responde ti a iso. Cómo sigue a historia na túa imaxinación? Bicoss

Taty Cascada: ¿Y las mujeres no? Tal vez simplemente lo disimulemos más, jajaja. Avísame de ese encuentro, porque me gustaría conoceros. Besos.

Alís dijo...

Raposo: Coa menta-poleo é máis difícil confundirse, sí. Pero perde algo de emoción a cousa, non cres? Unha aperta.

.: Eso suena al uso de "tengo un amigo que..." para contar una historia propia. En todo caso, cuando hablamos tenemos claro lo que queremos decir y no nos paramos a pensar que pueda ser entendido de otro modo. Por eso se dan los equívocos. Muchas gracias.

Walden: Ay, ese filtro! Cada uno entiende desde su perspectiva, ¿verdad? Comunicarse es más difícil de lo que parece. Un abrazo.

Liz Gallegos dijo...

=)

el lugar me parecio tan familiar.... jejejeje

un beso

Zeltia dijo...

E que esa frase "de voy a ponerme cómoda" se convirtió en las películas en un eufemismo de "me voy a poner sexy y ligerita de ropa para ti" que ya nadie pensaría en otra cosa... salvo que lo matices. Siempre es bueno dejar las cosas claras.
Pero esto me hace pensar en lo desvirtuado que está el significado de las palabras. Decía alguien hace poco "prostituídas", no sé si ese calificativo es el más adecuado, pero desde luego, muchas palabras han perdido su verdadero significado para pasar a ser comodines para lugares comunes.

Alís dijo...

Liz Gallegos: jejeje, por qué sería? Un beso

Zeltia: Tienes mucha razón. Y si a ese desvirtuamiento de las palabras añadimos que cada uno escucha como escucha, es decir, según sus propios juicios e inquietudes, comunicarse es realmente difícil. Hay que tener mucho cuidado. Gracias. Bicos