Gracias, Claudia

lunes, 16 de junio de 2014

La vida es generosa - El Jerundio (III)


Ilustración: "El estudio", de Fernando Botero


El Jerundio es un tipo enjuto, joven, pero ajado, jocosamente flaco. Jinete de oficio, porque como tal lo aprendió. “Naciste pa jinete”, le dijeron desde niño. Y aprendió, no quedaba otra, pues pa otra cosa no servía.

Así lo creyó, al menos, por mucho tiempo. Y como era así, pa qué cambiarlo. A fin de cuentas, era cómodo hacer lo que sabía hacer. No había pa qué arriesgar aprendiendo cosas nuevas. Pero las cosas nuevas llegan aunque no las busquemos.

Jerundio conoció a Generosa, no muy alta, hermosota, graciosa, la más grata compañía que hubiera podido imaginar. Claro que Jerundio, antes, no imaginaba gran cosa. O nada. Ella lo cambió todo.

Generosa, que en curvas hacía honor a su nombre y eso no pasaba desapercibido a los ojos de Jerundio, le descubrió la imaginación, y algo más riesgoso: los sueños.

Jerundio siguió siendo jinete de oficio, pero le dio vuelo a los sueños. Y como excusa para pasar más tiempo con Generosa, su principal y verdadera vocación, empezó a pintarla. Primero con los ojos, pronto con las manos y la lengua, y luego con el pincel.

Generosa lo miraba enamorada y le susurraba: “Naciste pa pintor”. Jerundio se mecía y estremecía en esas palabras, en esa voz. Le resultaban tan fáciles de creer!

Jerundio es el tipo enjuto, joven, pero ajado, jocosamente flaco que aparece en la fotografía del diario. Sobre ella, un titular: 

El campeón de salto Jerundio abre su primera 
exposición de pintura, “la Vida es Generosa”

12 comentarios:

Bubo dijo...

¡Curioso! De jinete a piloto de sueños, de campeón de saltos a pintor "generoso". La vida de este Jerundio empieza rutinaria para mostrarse con un amplio abanico de posibilidades.
Me gusta Botero.

Juncal dijo...


Sigue yendo por la vida dejándose llevar por el destino y sin embargo la diferencia está siendo sustancial ...

Besos

idana dijo...

Creo que hay que dar más pasos como jerundio :) ya que lo de generosa ya me identifica bastante... Como siempre muy buen texto.. Bss.

TORO SALVAJE dijo...

Dónde están el resto de Generosas?

O sólo había una?

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Me gustó el cierre.
Se juntaron el hambre con las ganas de comer...

Besos, Alís.

Chousa da Alcandra dijo...

Mudando xenerosamente.

Miguel dijo...

Lo que pasa es que Generosa está enamorada. Y a partir de ahí, todo es posible.

Un beso.

MAR dijo...

QUE HERMOSO, ME ENCANTO!
Eso si que es amor.
Un abrazo grande y abrigadito para ti.
mar

Steppenwolf dijo...

No se puede negar que Botero era muy generoso en sus gustos, si no, que se lo pregunten a Generosa.
Un abrazo.

Alís dijo...

Bubo: La vida de todos tiene un amplio abanico de posibilidades, aunque no siempre seamos capaces de observarlo. Jerundio tuvo una generosa ayuda. Un abrazo.

Juncal: Así es. Elegir el "destino" adecuado puede hacernos mucho más felices. Besos.

Idana: Hay que confiar, y aprovechar las oportunidades cuando se presentan. Gracias. Un beso

Alís dijo...

Toro Salvaje: Mira bien. Hay más Generosas de las que crees. Besos.

La Zarzamora: Y qué bien les fue!! Un beso, Eva.

Chousa: De mudar, mudar ben, non sí? Bicosss

Alís dijo...

Miguel: Es cierto que el amor da mucha fuerza y valentía. Un beso.

Mar: Muchas gracias. Sí, el amor del bueno nos hace crecer. Un fuerte abrazo.

Steppenwolf: Mi madre siempre decía un refrán (en gallego) que traducido es algo así como: es mejor tener que andar pidiendo. Un abrazo