Gracias, Claudia

viernes, 14 de noviembre de 2014

El banco



Salió en la prensa. En la prensa local, claro. Un banco había amanecido pintado de rojo rompiendo la monotonía gris de una calle de la gris localidad.

Hubo incluso debate entre vecinos y algún colaborador radial. De la radio local, claro. Las opiniones entre quienes creían que debería cundir el ejemplo para aportar algo de alegría al paisaje y quienes pensaban que era un atentado contra la estética común y tradicional de la villa.

Yo no dije nada. A mis años ya no vale la pena meterse en problemas. Sin embargo, mi sonrisa me delata desde el día del suceso. Porque me hace feliz saber que es nuestro secreto y que tú no lo contarás. Ojalá pudieras.

¿Lo recuerdas? Es nuestro banco.

En él me hablaste por primera vez. En él creamos el hábito de sentarnos cada día un rato para conversar, para conocernos más, incluso en silencio, para acompañarnos. En él nos atrevimos a besarnos sin escondernos, porque es cierto que sentíamos vergüenza, pero no culpa. Estábamos en nuestro derecho.

La tarde del día en que te enterramos fui a sentarme en nuestro banco. Estabas allí conmigo (sé que siempre me esperas allí). No sé si fue idea mía o si tú me la susurraste, pero decidí que lo haría esa misma noche. Por eso pinté de rojo el banco, igual que tú pusiste color al otoño de mi vida gris.

15 comentarios:

idana dijo...

precioso <3

TORO SALVAJE dijo...

Ay que bonito Alís.
Tienes un hermoso corazón.
Me ha gustado mucho.

Besos.

Marisa dijo...

Poner alegría
pintando
lo oscuro de rojo.
Me ha encantado.

Mil besos Alis

Juncal dijo...


Ay ezoz zuzurroz de color cómo zacan adelante ...

Me guztó, Aliz, mucho.

Bezo

LA ZARZAMORA dijo...

Un detallazo de los tuyos...
Seguro que está devolviéndote una gran sonrisa.

Besotes, mi gallega.

Chousa da Alcandra dijo...

A calidez do vermello reflicte tamén a paixón vivida que persiste mentras a pintora (ás leguas vese que foi muller quen tan ben pintou) exista.

Bicos a cores

virgi dijo...

Qué bien tomarse las ausencias con la luz de los colores.
Es muy bonito, Alís, y muy tierno.
Un beso

Sara dijo...

Maravilloso leerte querida amiga

Maruja dijo...

El color cambia las cosas y las hace más llevaderas. En un placer leerte. Un beso.

Forbidden dijo...

Palabras que emocionan

Ella ha vuelto a vivir sus aventuras

besos

RosaMaría dijo...

Una belleza! Qué imaginación! Me encantó. Saludos.

Billy MacGregor dijo...

Me encantó. Fue mágico.

Eduardo Rodríguez dijo...

algunas veces hay que hacer lo que dictan esas vocecillas que no sabemos de donde viene (no, no tengo esquizofrenia)

Eduardo Mancilla dijo...

Puff. Piel de gallina. Alís, fenomenal. Gracias.

Horacio Beascochea dijo...

Muy bueno, Alís.