Gracias, Claudia

lunes, 24 de agosto de 2015

Mi marido no está




- Pero mujer, si su marido no está.
- Mi marido siempre está.

Sus conversaciones siempre terminaban igual. A pesar de eso, Fernando no desistía. Una y otra vez intentaba seducir a Beatriz. Y ella se dejaba, para finalmente cortar tajante cualquier acercamiento de él recordándole su condición de mujer casada.

Fernando no era mal parecido. Sus labios carnosos resultaban muy apetecibles, sobre todo porque de ellos salían momentos muy agradables. Inteligencia y simpatía le sobraban. Aunque más que conversaciones mantenían una lucha de desafíos, ambos disfrutaban de esos instantes. Y los buscaban.

El roce hace el cariño. Es normal querer convertir en hábito los momentos placenteros, por ello tanto Fernando como Beatriz propiciaban encuentros fortuitos para que ningún día pasara sin mirarse, oírse, disfrutarse.

Un día Fernando permaneció toda la jornada en su despacho. Cuando se acercaba la hora de partir, abandonaba la oficina serio, sin reparar en Beatriz. Ella lo siguió con una mirada incrédula y casi implorante, y cuando él abría la puerta le gritó. “Fernando”. Se giró, en silencio, cansado. Beatriz suspiró y sonrió:

- ¡Mi marido no está!

19 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Bueno....
Más vale tarde que nunca.
Llegó el momento.

Besos.

Bubo dijo...

Espero que no haya tardado tanto como para que ahora sea la mujer de Fernando la que no se va.

Andrian Rahelza dijo...

hola, encantado de poder visitar su blog, veo un gran potencial para trabajar en el mundo de los blogs. Su atención a los detalles de los detalles de diseño y el contenido de su escrito. No puedo decir nada, me sorprendió que
Penyakit Umum yang menyerang Anak, Bayi

Maria Coca dijo...

Alís, qué bien regresar y leer de nuevo estas historias llenas de corazón. Mucha emoción contenida...

El final es perfecto.

Besos desde mi orilla hasta tu mar.

De barro y luz dijo...

Quien la persigue, la consigue :))
Aunque también podía haberle contestado..: yo tampoco.


Bss

Horacio Beascochea dijo...

Muy bueno el final.

Beso

Eduardo Mancilla dijo...

Para cuando la mujer se decide, ya hizo el duelo. Un placer leerte y agradecido que me hayas visitado. Enorme abrazo por tu vuelta.

MAR dijo...

Lo peor..de cuantos matrimonios que están juntos físicamente pero lejos de corazón y pensamientos...que mal.
Un abrazo grande para tiiiiiiiiiiiiiiii
mar

Juncal dijo...


Como siempre tu sirves en bandeja las letras y nos pones a hacer canapés de pensamientos.
Te juro que esta entrada dio para variedad de sabores con los mismos ingredientes.
Me pasa bastante contigo, que me generas más de una lectura.

Un beso siempre.

Taty Cascada dijo...

Típico de la conducta femenina. Nos gusta que nos rueguen y cuando vemos que la otra parte tiende a desistir...lo buscamos. Buen relato, agudo y perspicaz.
Tiempo que no te leía Alí. Un abrazo para ti.

Alfred Comerma Prat dijo...

Si no está, no está, y en no estando, allá cada cual, o no!

Espérame en Siberia dijo...

No suena tan alejado a la realidad. Las relaciones humanas suelen funcionar de una manera tan extraña, que lo único que las salva es la perfecta sincronización.

Un beso.

RECOMENZAR dijo...

genial tu texto
:)

Liliana G. dijo...

Un juego sexual, sugerente, que descubre al otro sin descubrirse. Pero, atenta, a veces las cosas no salen como se quiere :)

Me encantó, Alís.

Besos

Raúl dijo...

Quien la sigue, la consigue.
Besos, Alis.

violeta dijo...

Entregada a la lectura de tu entrada después de tanto tiempo.Nada es lo que parece, verdad?. Me encanta. Produces en mi el ansía de leerte una y otra vez, siempre encuentro un guiño nuevo entre tus letras.
Abrazo enorme, Alís

Yemaya dijo...

Genial el giro. Me encanta leerte y lo echaba de menos.
Un beso dulce

Aldabra dijo...

ante sus narices y no lo veía... suele pasar!

biquiños,

aapayés dijo...

Siempre te leo, amiga..

Saludos fraternos
Un abrazo