Gracias, Claudia

domingo, 8 de junio de 2014

Pues anda que tú...!


Fotografía: Rodney Smith


Nos gustaba vacilarnos. Nuestra gran amistad se basaba en buena parte en que teníamos un sentido del humor similar. Nos gustaba pasar tiempo juntas, disfrutar de lo que nos rodeaba (un paisaje, un vino, una comida, una noche de juerga, un monumento, histórico o vivo…), y reírnos todo lo que pudiéramos.
Nuestras bromas, sin importar quién era la emisora y quién la receptora, terminaban igual, entre risas:
- Pero, ¡qué puta eres!
- Pues anda que tú…!


- ¿Margarita te contó?
- ¿El qué?
- En el comedor del colegio se sentó con unos niños que conoce poco y uno le dijo “Margarita, papa frita, tienes cara de tortuguita”. Al parecer, dos compañeros la defendieron y luego ella le comentó a uno de éstos: “Sé que no tienes buenas notas, pero yo por defenderme te doy un siete”.
- Bien, por lo que veo recuerda algo bueno de la experiencia. Vamos mejorando.
- Sí. Quise aconsejarle qué responder ante una situación así, pero no sé qué haría yo.
Nos quedamos pensando cómo reaccionaríamos ante una provocación así. Nos quedamos recordando cómo éramos de niños y meditando qué hemos aprendido desde entonces.
- Tranquilo, mañana hablaré con ella.


- Margarita, cariño, papá me contó lo que te ocurrió ayer en el comedor. ¿Cómo te sientes?
- Bien. Dos niños me defendieron. Fue muy bonito. Me hizo sentir bien.
- Me alegro mucho, mi amor. De todos modos, ¿puedo hacerte una sugerencia?
Margarita asintió, entre ansiosa por hallar un nuevo truco para protegerse y temerosa de “la nueva idea de mamá”.
- Cuando alguien te diga algo así, no te inmutes o sonríe, y respóndele: “Pues anda que tú!”.

12 comentarios:

isia gey dijo...

Yo también utilizaba el "pues anda que tú!", y el "mírate al espejo y después me dices!", tu historia me ha traído recuerdos de la infancia!

En verdad los niños y niñas pueden ser muy duros entre ellos, pero también pueden ser maravillosos cuando salen a defenderse.

Un saludo desde la isla

Bubo dijo...

Mi infancia fue entretenida. Me estoy dando cuenta que ya desde pequeño me empezó a dar igual lo que decía o hacía la gente.

Juncal dijo...


Me tienes todo el día pensando en tu desvarío.

En cuando se piensa un y tú más que no se dice y cuando se dice pero no se piensa.

Desde luego, los receptores del silencio y la bocanada, si varían según la escala de afectos.

¿Hay paradoja o confianza?

Besos, Alís.

MAR dijo...

A mi gracias a Dios nunca me molestaron ni tampoco yo moleste y cuando mis hijas empezaron el colegio, les dije a la primera que las molesten un buen combo y pata y lo hicieron de ahí nunca más!!!
Estoy en contra de todo tipo de violencia pero mi abuelo nos enseño boxeo de niñas para saber defendernos jeje
Besos para ti, desde un Domingo ESCCARCHADO.
mar

De barro y luz dijo...

Mi respuesta siempre fue, y es: ¿Te creías que eras el único?


Bss

Miguel dijo...

Pues sí. Si lo hacen hasta los políticos. No está mal la estrategia.

Un beso.

Abril Lech dijo...

Se dibuja en mi una sonrisa. Sirve para niños y también para los que ya no lo somos. Una buena respuesta! :-)

Raúl dijo...

Es una frase magnífica, a pesar de todo. Un comodín, un refugio, una concha impermeable.

TORO SALVAJE dijo...

Pues anda que tú...

:P

Besos.

paideleo dijo...

Por aquí dáse máis o: Mira quen foi falar !.
Supoño que seguirá sendo o remedio menos malo de todos.

LA ZARZAMORA dijo...

En mi infancia era algo así como "espejito refractor, todo lo que digas para ti" que viene a ser algo parecido.
;-)

Besos, Alís.

Alís dijo...


De niña, cuando le decía algo a mi hermano, el me respondía: "en mí rebota y en ti explota". Y me enfadaba mucho. Cuando era él el que me insultaba, intentaba contestarle igual, pero la dislexia me traicionaba y le respondía: "en mí explota y en ti rebota". El "pues anda que tú" me resulta mucho más efectivo.

Gracias a todos por vuestros comentarios y por seguir presentes.