martes, 22 de octubre de 2019

Ojalá


Fotografía: Chema Madoz


Eso es un ojalá:
un quisiera que.

Un podría ser, 
un por qué no.
Un y si ocurre,
un si quiero, puedo.
Un intentémoslo,
un qué te cuesta.

Eso es un ojalá,
un punto de partida. 


…porque las expectativas y los sueños no son lo mismo.


domingo, 20 de octubre de 2019

Toque de queda


Fotografía: Agencia UNO

Abrázame. Sé mi refugio en este toque de queda. Espántame este miedo a otra longa noite de pedra*, al fantasma de un pasado que no viví y que siempre sentí como un futuro insinuado. La noche se tiñó de gris, se vistió en blanco y negro, y sonó a vinilo nostálgico.

Abrázame. Sé mi lecho en este toque de queda. Recuérdame la excitación de la vida en riesgo, esa prisa por sentir intensamente por si es la última vez, aún siendo la primera. La noche se volvió silenciosa, apenas una brisa de sueños, sensaciones y recuerdos.

Abrázame. Sé mi propósito en este toque de queda. Regálame tu mirada como puerto, déjame varar en tu orilla y reparar las grietas de la desesperanza. La noche se tornó reivindicación, aroma de libertad amenazada, y gélido miedo, más que a la muerte, a no poder vivir.

Abrázame. Seamos en este toque de queda.

viernes, 18 de octubre de 2019

Y que dure


Fotografía: Humphrey y Lauren


Nos besamos como en las películas.
Nos queremos como en las canciones.


- Mira esta entrada de guille.
- Está buena.
- ¿Está buena?
- Sí.
- ¿Sólo eso?
- ¿Y qué más?
- ¡Somos nosotros!
- ¿No exageras un poco? 
- ¡Vuelve a leerla! Somos nosotros.
- Besar sí que nos besamos como en las películas. De cualquier género… je. Lo de querernos como en las canciones… bueno, también tenemos nuestros días, ¿eh?
- ¿Y qué? También hay canciones para esos días.
- Ya. Es cierto. Pero no es tan agradable.
- Lo importante es que las sigamos bailando todas.

La mirada de Laura es una clara invitación. Fernando la toma por la cintura y la acerca a su cuerpo. Los pasos que dan los llevan a la habitación.

Tal vez ni lleguen.

miércoles, 16 de octubre de 2019

Feliz aniversario



- Buenos días, cariño. Feliz aniversario.
- ¿¡Aniversario!? No tengo regalo.
- Eso no importa. Si acaso luego me mandas unas flores.
- Bueno. Veremos… Espera… ¿¡Qué aniversario!? 
- Hoy hace un año que nos dimos el número de teléfono.
- ¿No era el próximo mes?
- El próximo mes es más serio. Será un año del primer beso.
- ¿Y el de la primera llamada?
- ¡Mañana!
- ¿Y qué celebramos el mes pasado?
- ¡La primera vez que nos vimos! Hasta nos sonreímos.
- Ah… Ve avisándome, por favor. Con tantas fechas a celebrar me enredo un poco.
- Pero si es fácil… Déjame a mí, que yo sí recuerdo.
- ¿Y por qué no, mejor, celebramos todos los días?

lunes, 14 de octubre de 2019

Suéñame, pero despierto


Fotografía: Maury Perseval


No te duermas, todavía.

Piénsame sin prejuicios y sin miedos.
Suéñame como quieras, pero despierto.

Recuérdame, evoca a la mujer osada
que soñaste la primera vez, pero despierto.

Imagíname como haces cuando logras
esconderte de ti mismo, pero despierto.

Recréame a oscuras en tu erguida piel,
con todos tus sentidos, pero despierto.


miércoles, 9 de octubre de 2019

Mi silencio




Tu caricia invoca el silencio.
Ése que exhalan mis suspiros. 

Avivas el oído despierto
en pos del gemido callado.
Es la piel que grita, húmeda, 
el ardor del nudo que tejemos.

Se mezclan entonces los ecos
silentes del placer consagrado,
los fluidos que en verso riman
este derroche de deseo acariciado.


lunes, 7 de octubre de 2019

A destiempo



Con la primavera parece haber llegado el invierno. Llueve (por fin) y el frío me toma hasta los huesos, quizás porque dentro de mí encuentra un lugar menos extraño para él que este paisaje que poco sabe de días grises.

Este día de invierno trae también silencio, roto apenas por algunos ladridos en la distancia y el repiqueteo de las gotas en un charco que se formó al lado del granado. Esta tierra tampoco está acostumbrada a beber lluvia e, impermeable, la embalsa, la encharca, la acumula tal vez en una vana ilusión de que perdure.

El sonido del centrifugado de la lavadora rasga esta fantasía de naturaleza manifestándose. La naturaleza de un invierno a destiempo y la mía propia, otro invierno a destiempo jugando a vestirse de primavera con flores que resultan ser artificiales y aromas envasados. 

Recordando mis forzadas primaveras evoco una canción, la busco, la escucho…  Y te recuerdo. El ánimo va cambiando mientras afuera la lluvia persiste, mis dedos siguen helados sobre el teclado y el silencio cede… Retomo el día, ahora tarareando… “Estoy contigo por tu olor, no por tu perfume”.