viernes, 9 de octubre de 2020

La máquina del tiempo

 

 
Fotografía: Alís Gómez 

 

 

Saco un libro que ni recordaba tener. Casi al azar. Y porque ando con ganas de reír. Es una recopilación de monólogos de El Club de la Comedia. Sus páginas están amarillas, aburridas, olvidadas… Parece antiguo. Y recuerdo que todos los libros que tengo los firmo al inicio y pongo la fecha en que lo adquirí o me lo regalaron. 

 

A Coruña, 4 de agosto de 2004…

 

No sé qué hice el 4 de agosto de 2004. Deduzco, por la fecha, que podría andar paseando por la feria del libro. Lo que fuera que hiciera, lo hacía allí. En A Coruña. En casa… Y esto sólo habría sido una idea pasajera si no fuera porque ha sido precisamente hoy cuando se me ocurrió coger ese libro tan ignorado siempre. Precisamente hoy, cuando cumplo dieciséis años en este país. Tan lejos de allá…

 

A veces, tan lejos de mí…

 

47 comentarios:

  1. La nostalgia siempre nos alcanza, tarde o temprano y cualquier objeto es detonante.
    Muy sentido tu escrito Alís, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La nostalgia siempre está alerta.
    Aprovecha cualquier excusa para atacar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ahí estaba la sensación de añoranza, por fortuna nos queda la comedia.

    ResponderEliminar
  4. Yo veía un programa de humor por televisión que se titulaba así, pero ignoraba que hubiera un libro recopilatorio, si es que se trata de lo mismo. Reir es muy sano, sobre todo en los tiempos que vivimos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A veces las sonrisas también se ponen amarillas, se acartonan y perecen sin encontrar reflejo en otro rostro. El azar se encarga de volver todo a su prístino estado hidratando los labios y dibujando carcajadas anarquistas que parecen no pertenecernos de tan nuestras que son.

    Un beso con sonrisa.

    ResponderEliminar
  6. Qué nostalgia vestida de años de estar fuera. Los libros nos ayudan a saber dónde estamos y quiénes somos, o fuimos :-)

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  7. Nadie está exento de padecer la bella fragilidad de la nostalgia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo la misma costumbre de firmar y datar los libros. Y aunque no en el espacio, pero sí en el tiempo, siento nostalgia al abrir algunos libros.

    Bss

    ResponderEliminar
  9. Tan lejos y tan cerca a la vez...porque la tierra siempre se lleva en el corazón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Siempre se siente lejos de casa cada que uni recuerda que se fue para siempre del hogar, saludos.

    ResponderEliminar
  11. Al haber tierra de por medio es normal que tengas saudade e morriña por tu tierra, Alís. Tienes tu corazón dividido y eso forma parte de la vida.

    Bicos e feliz finde !!!

    ResponderEliminar
  12. uerido Alís ...
    O teu texto tocoume realmente ... cantas lembranzas pode traer un libro ... cantas lembranzas podemos aportar ao noso agasallo de algo que pasou hai moito tempo ... Quen sabe se fomos máis felices naqueles tempos ... e canto deixamos atrás, canto sufrimos naqueles tempos entre a compra do libro e hoxe ...
    Que nesta vida, sempre podemos cultivar recordos, amores, dores, sufrimentos (¡forman parte da vida!)
    Un bico moi doce para ti ..Gallega !!

    ResponderEliminar
  13. Uno siempre añora su lugar donde nació y a sus gentes, pero esos años aquí te hacen ciudadana de este lugar y aquí tendrás a personas que te quieran y sean felices a tu lado ...añoranza es una palabra que se lleva en el alma y es por eso que hoy tu añoras ese lugar.
    Un beso y abrazo para que te sientas acogida muakk.

    ResponderEliminar
  14. Suele pasar , fundamentalmente con los libros que a veces nos sorprenden con cosas que mueven a la nostalgia.

    ResponderEliminar
  15. Estoy haciéndome tan mayor que nombras 2004 y me parece que estás hablando de ayer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, antes otra cosa: Me felicito porque se acabó el eclipse y ya vuelve a lucir el Sol (Alissun)
    Andar con ganas de reir... ok. ¿Te puedo hacer cosquillas?
    Tan lejos de ti... que suerte! Yo no puedo quitarme de encima ese pesado que dice que soy yo. Me gustaría poder darle el esquinazo, un ratito aunque fuera.
    Mañana queremos mas Sol.

    ResponderEliminar
  17. Es curioso pero hablas de una fecha lejana en el tiempo y a la vez como muy cercana, por las cosas vividas y los cambios producidos por tiempo y lugar.
    Cosas de la nostalgia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Alís... Te entiendo absolutamente. Ese pellizco no se irá nunca, yo llevo viviendo en España más tiempo que el que viví en Argentina,y sin embargo, me suceden cosas como esta que cuentas, y vuelvo a sentir ese toque.
    (aunque luego cuando voy para allá,estoy deseando volverme).
    La nostalgia funciona así, repentina, y sorpresiva. Y es bueno. Porqué no?
    Hay que vivirla, sentirla. Y luego saber cual es tu lugar en el mundo ( el mío, luego de mucho sufrimiento lo descubrí... es donde estoy bien)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  19. Todos mis libros también llevan mi nombre, algunos la fecha. Pero ese tuyo, Alís, lleva además una conversación interior que te ha hecho compartir con nosotros. Gracias.
    Podremos estar lejos... pero no debemos alejarnos de nosotros.

    Mil besitos con cariño y muy feliz finde ♥

    ResponderEliminar
  20. Antes que nada que linda idea esa de ponerle fecha a los libros. Por lo menos te hace pensar y hasta surgió una entrada por esa costumbre.

    Ahora me intriga el por qué te fuiste si extrañás tanto allá. Quizá ya lo leí en alguna entrada pero no lo recuerdo. Por amor? Sería lindo en ese caso. Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Buena idea la de poner la fecha. Lo hice un tiempo durante la adolescencia, después solo el año y ahora hace mucho que no compro libros.
    Qué casualidad, estoy leyendo un libro que transcurre en Galicia, para mí es un clásico: Los gozos y las sombras, de Torrente Ballester (tres tomos, también amarillentos) y voy por el final del primero. Me encanta. Lo había leído, hará más de veinte años, pero no me acordaba casi de nada.
    Aunque extrañes, espero que en esta nueva tierra estés bien y adaptada.
    Un gran abrazo, Alís.

    ResponderEliminar
  22. Yo también les pongo mi nombre, aunque no la fecha, sí que estaría bien ponerla también, para darse cuenta cómo pasa el tiempo.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  23. A veces pongo la fecha y a veces hasta escribo algo que luego tengo que tapar por ejemplo con una pegatina contra las nucleares e ese caso. Y mira que han pasado años.
    Pero claro cuando se escribió, es lo que era y lo que había. Pero como el libro queda en mi biblioteca y llegan nuevas almas a tu vida quizás es mejor que no se vea y no por malo ni nada por el estilo.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. También estuve desempolvando la biblioteca y me encontré con libros que no recordaba y otros que llevaba tanto tiempo esperándome para que los lea que ni sé por qué los compré. Y así sigue.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  25. Nostálgico y bello sentir. Saludos amiga, cuídate.

    ResponderEliminar
  26. De vez en cuando es agradable reencontrarse con porciones de nuestro pasado. Más aún cuando se trata de algo relacionado con los libros. En cada uno de ellos dejamos algo nuestro después de leídos.

    ResponderEliminar
  27. Es curioso que justo hoy hallas sacado ese libro comprado en tu tierra, justo cuando cumples años en esa otra tierra ya tuya un poquito, no?, 16 años son muchos años y seguro que tienes ya algunas raíces.
    Entiendo esa añoranza de tu tierra, déjala simplemente estar y luego... luego tendrás que volver a tu hoy, que es tu hoy :))

    Justo hoy, me llegó el libro de Laura. Le pondré la fecha :))

    n besazo, Alís.

    ResponderEliminar
  28. A veces, tan lejos de mí…
    y tan cerca de todo.

    Un abrazo grande mi niña.

    ResponderEliminar
  29. La máquina del tiempo, Alís, de ese que hace que no sepamos uno del otro en tiempo, :)))))), ha hecho brotar la morriña en ti... De un algo que siendo tuyo, tú, no pareces abarcar!

    Fuerte abrazo paisana de tierras verdes y aguas bravas!

    ResponderEliminar
  30. "Tan lejos de allá... A veces tan lejos de mí..."
    Me emociona como si yo también me echara de menos.
    Un abrazo Alís

    ResponderEliminar
  31. Al final no es un charco, ¿verdad? Yo no recuerdo lo que hacía ese día, simplemente lo sé. Era miércoles, trabajé, estaba solo en el despacho por ser agosto, y por la tarde fui a entrenar muy duramente. Fue uno de mis mejores años y guardo un recuerdo imborrable de esos días de corazón caliente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. ¡Hola, Alis! Cosas de la sincronicidad, como cuando pensamos en alguien y este nos llama por teléfono en ese momento... El subconsciente desde luego que está siempre más activo de lo que pensamos. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  33. Lindas coincidencias Alís.
    Y... uno a veces está tan lejos de uno, por una cosa u otra. Me quedo pensando en eso. Pero a veces creo que no sé ni quién soy. Cosas que pasan.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Cosas que pasan, que nos rescatan o nos hacen regresar siempre al lugar de nuestras cuitas.
    Saludos te dejo Alís.

    ResponderEliminar
  35. Ay la nostálgia cuánto sabe de echar de menos y de distancias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Si ese libro tenía el secreto para sacarte alguna risa, ¡bendito sea el azar, entonces! Y si no logró hacerte reír, por lo menos te removió/alegró el alma. Y te motivó, lo más importante de todo, a publicar una nueva entrada.

    Dices que cumples 16 años en este país... "En este país", o sea en Chile. ¿Te cuesta decir Chile? Yo quiero creer que, para bien o para mal, a esta altura, ya te puedes sentir más chilena que los porotos, ¿cachái?

    Va un abrazo, Alís.

    ResponderEliminar
  37. nada permanece intacto exactamente igual, ni siquiera las piedras, pero los libros, como las fotografías, son buenas formas de expandir los recuerdos. besos, Alís.

    ResponderEliminar
  38. Alís...Recordar o passado é reviver por breves instantes momentos da nossa vida! Por vezes temos que procurar forças nas nossas raízes!...

    Un buen fin de semana para ti...
    Besos!

    ResponderEliminar
  39. Hola Alís, son varios años ya. Espero que sientas que te hemos dado una buena acogida. Entiendo que sientas esa nostalgia, pues siempre se extrañará el lugar de origen, donde están tus raíces. Que tengas una bonita semana, besitos.

    ResponderEliminar
  40. Siempre sentiremos nostalgia
    por el lugar que nos vio nacer,
    eso jamas se olvida mi amiga.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  41. La nostalgia, un sentir muy humano, la maquina del tiempo es así...Lejos de mi y cerquita de los demás.
    Un placer leerte Alis, ahora sí estoy con vosotros después de mi larga ausencia.
    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
  42. La nostalgia, de una forma u otra, siempre nos acaba encontrando. Y nos hace pensar que ya no podemos encontrar a los que fuimos en aquel momento, que ya se ha marchado...Quizás sea verdad, pero quizás también, algún día podamos recuperarlos.
    Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  43. fechar un libro es de alguna manera, sellar el tiempo.
    ¿Cómo estás querida Alís?

    ResponderEliminar