domingo, 28 de febrero de 2021

Placer culpable

 

 
Fotografía: Alís Gómez 

 

 ¿Por qué lo más vital es inasible? 

El aire, la sangre, el agua…

 

Desde febrero de 2020, cuando me mudé al departamento, tenía preparadas las sales para darme un más que merecido baño de tina. Demasiados meses para cumplir una promesa, aun siendo a mí misma. Pero valió la pena. 

 

Cierro los ojos y siento la cálida humedad del agua envolviendo mi piel. Me rescata y me pone a salvo de cualquier preocupación cotidiana. Mis manos juegan en ella, queriendo asirla, devolviéndole la caricia. 

 

Abro los ojos y veo mis rodillas asomando en el agua, como dos islas buscando un viento que las despierte, una brisa que calme el volcán que bulle en mi interior, un cabo que me mantenga atracada a puerto. 

 

La visión me trae el pensamiento de que el placer de este baño en diez años será un lujo prohibitivo, tal vez incluso prohibido. Y pensando en este derroche me inunda la culpa, más fría que el agua que contiene la bañera. Empiezo a moverme, incómoda, tentada a salir… 

 

¿Estoy derrochando o estoy aprovechando? Debo hacer que valga la pena. Con ese propósito, cierro de nuevo los ojos y me sumerjo en la húmeda tibieza que me sostiene, como en un útero. Y mis manos juegan de nuevo en el agua, acariciándola, intentando asirla…

 

45 comentarios:

  1. Tal como va el mundo, y con los esclavos aceptándolo todo como borregos, es posible que un baño así esté castigado con cárcel en el futuro, y que los antiprohibiciones estatales sean tachados de negacionistas y bla bla bla...
    Los idiotas son mayoría en el planeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Quizá se aun lujo que no podamos permitirnos, por sobreexplotación de agua dulce, pero sin remordimientos, a disfrutar de baño de sales.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. En el futuro habrá inspectores, que pondrán multas a los apartamentos que no hayan reformado los baños, poniendo una ducha aséptica, nada dada a ensoñaciones y sí, a continuar con una pragmática vida laboriosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. En lo que a mi respecta y digan lo que digan, parafraseo un dicho muy español: "para lo que me queda en este convento, me "baño" dentro".
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Infectarnos de culpa
    deslegitimar el placer privado
    prohibir el público.
    Y todo ¿en nombre de qué?

    Reincide cuantas veces puedas.

    ResponderEliminar
  6. Espero que hayas disfrutado de tu tina y las sales de baño ...Un buen comienzo de dia sin ninguna duda.
    Besos y abrazos !!

    ResponderEliminar
  7. ¡Sugerente! ¡Sugerentes!

    Un placer. Abrazos Alís.

    ResponderEliminar
  8. Jamás debes cuestionar bañarte en sales o lo que sea, ya que forma parte de nuestra naturaleza. Los rumores, los que van por ahí de negar todo, los que prohíben cosas sin conocer leyes, los que van como ovejas descarriadas siguiendo no sabemos a quién, etc... A todos esos déjalos con sus cosas... Disfruta del placer del agua potable con sus sales ya que no esperes que el mañana te resuelva las cosas, Alís.

    Bicos y feliz domingo !!!

    ResponderEliminar
  9. Ay los baños, son mi placer culpable. Hace poco hice una prueba. Puse el tapón de la bañeracuando empecé a ducharme, y al terminar no había demasiada diferencia con la cantidad que uso para bañarme. Y ese día no me había lavado el pelo, si lo hago, gasto lo mismo.
    Me alegra que lo disfrutaras tanto.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  10. Yo ya no tengo. La quite hace tiempo... Una pena.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hay que disfrutar el momento. No sabemos lo que pueda pasar mañana.
    Un abrazo, Alís

    ResponderEliminar
  12. Si lo podés disfrutar ahora, disfrutarlo.
    El 2020 ha tenido demasiadas privaciones, que siguen este año.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Las prohibiciones al hoyo y el vivo al baile.
    Saludos Alís desde Colombia.

    ResponderEliminar
  14. Con la edad... mejor un plato de ducha amplio, más seguro y cómodo. Y si quieres un baño tienes la mar... o unas termas :)
    La "mala" conciencia, a la papelera.
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Las promesas están para cumplirlas, y si es con una misma, con más razón aún hay que darles un poquito de prioridad. Yo hace años que ya no puedo disfrutar de ese placer, así que aprovecha, niña, que el presente vuela.

    A tu pregunta yo respondería que en el placer no hay derroche sino aprovechamiento hedonista, que tampoco es malo de vez en cuando, pero no de década en década, jajaja...

    ¡Cienes de besos!
    PD.: Muy sugerente el párrafo de "Abro los ojos..." que describe la fotografía.

    ResponderEliminar
  16. Estamos en una época tan gilipollas que lo que mola es ser tolerantes con los delincuentes e intolerantes con quienes se permiten un capricho que no hace mal a nadie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. En un futuro todo es posible, pero, no pienses... disfruta de este momento tan tuyo. Me encanta sentirme envuelta por el agua o en el agua, es todo un placer.

    Mil besitos para ti y muy feliz día, Alís ♥

    ResponderEliminar
  18. Ese rescate de cualquier preocupación diaria, merece el baño en la tina. Desde luego que vale la pena.
    Me alegra leerte, Alís y espero que sigas bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Creo que la respuesta es, precisamente, la que tú te has contestado. Hay que hacer que valga la pena cada instante de nuestra vida…

    Me alegra leerte de nuevo, y más, de esta manera tan bonita con la que has descrito ese (tu) momento…

    Abrazos enormes, y muy feliz semana, querida Alís 💙

    ResponderEliminar
  20. Sin duda uno de los placeres que podemos darnos aunque estemos confinados.

    ResponderEliminar
  21. Un momento de exquisito placer y soledad..de reencuentro,como dices,como si fuera un útero.
    Aquí donde vivo es impensable un baño de inmersión.
    El agua es un bien tan preciado en la isla que todos hacemos lo imposible para aprovecharla.
    Esos "lujos" me los doy de vez en cuando si salgo de la isla, y estoy en un hotel...
    Me encantó tu texto de hoy.
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  22. Si te tomaste un año para hacerlo creo que lo meditaste bien como para echarte la culpa de nada ja... a disfrutar lo que sea sin culpas!

    si lo hiciste es porque lo querías, besos!

    ResponderEliminar
  23. Como dicen no dejes para manana
    lo que hoy puedas hacer y vívelo.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  24. Con tu entrada he recordado cuando era peque y me bañaba con mi inseparable patito de goma de color negro. Ahora soy más de plato de ducha.

    ResponderEliminar
  25. ¿Que esos elementos son inasibles? Lo pongo en duda. Discrepo. Solo que requieren otros órganos que no son las manos ni la mirada ni el olfato, por ejemplo, para que nos llenen, nos permitan respirar, oxigenen cada órgano, sacien...Pero bien. El juego sigue siendo el infantil. Un intento de percibir lo que se nos va o no llega a tiempo, aunque interiormente funcione y cómo funciona.

    ResponderEliminar
  26. Lo jodido es que no hará falta que la prohíban; sencillamente la escasez no lo hará viable. A no ser claro, que usemos esa maravilla, resultado de mas de 3.200 millones de años de evolución, situado entre oreja y oreja.
    Pero, visto lo visto, tengo mis dudas.

    ResponderEliminar
  27. Ha valido la pena tu baño, por lo que has dejado escrito. Por preguntarte si lo sería, por acariciar el agua, porque te lo tenías merecido hace mucho y porque sé que cuando hay tanta escasez, ese agua se reinvierte. Viví una gran sequía en un pueblo de Jaén en el que nos daban agua dos horas cada dos días. La bañera, bendita bañera, era nuestro almacén. Un abrazo Alís

    ResponderEliminar
  28. Después de esperar tantos meses para poder cumplir tu promesa deberías disfrutarla, no sentirte culpable.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Ese baño hay que disfrutarlo Alis, un gusto leerte amiga, saludos.

    ResponderEliminar
  30. Es un lujo, pero como no es un tipo de baño que te das muchas veces a la semana ni al mes y creo que ni siquiera al año, entonces no es abuso ni derroche. Se vive como un regalito. Hay gente que se baña a diario, como un ritual, como con culpa, como cargando un secreto que los avergüenza... ¿Vienen de levantarse de la cama o saliendo de una pelea de barro? Eso es innecesario.

    Sugerente fotografía, casi me desconcentra.

    Va un abrazo, Alís.

    ResponderEliminar
  31. Querida Alís: hacía muchísimo tiempo que no nos visitábamos. La verdad es que no estoy muy bien. Puede que me haga falta un baño de sales, porque culpable ya me hacen sentir. Deseo salir a la calle sin mascarilla y gritar a todos los vendavales "born to be free". Besazos.

    ResponderEliminar
  32. ¿Cuándo dejaremos de sentirnos mal por querernos y cuidarnos a nosotras mismas?
    Me pregunto.

    Beso enorme, corazón.

    PD. Si tuviese bañera, creo que estaría siempre a remojo...

    ResponderEliminar
  33. Yo soy mas de ducha. Una vez intenté quitarme toda la vergüenza que llevaba a base de agua. Fue inútil.
    Estaba buscando un enlace a esa entrada pero no la he encontrada. Sin embargo, te dejo esta reflexión. Es una de las cinco cosas que me gusta tocar. El Agua.
    El Agua. ¿Quién no ha sacado la mano por la ventana cuando llovía? ¿Quién no ha pasado los dedos por el abrevadero de una fuente? ¿O ha pulsado el botón de un surtidor y alargado la mano para que el chorro le llegue a la palma? A mi el agua me encanta. Me gusta cuando corre, cuando dejas las manos a su lado para que te empape, para que se escurra entre tus dedos. Da igual que sea bajo el grifo, (Fregar los platos es una cosa que no me molesta siempre que no haya sequía.) Duchas interminables, o como ahora, dos o tres al día. Me gusta ver correr el agua y tocarla. Pero también me gusta ese agua que está llena de vida en un estanque, ese agua turbia que oculta alguna rana, o algas, o vete tú a saber. Me gusta el agua en el mar, entrar despacio y sentir como las olas te mojan los pies, llegar y notar la humedad en los dedos de las manos, Como el vello se eriza a su contacto. El agua es, quizá, una de las cosas que no es que toques tú, si no que te toca ella. Te llena te abraza. Es como los niños pequeños que te cogen un dedo y sientes que no puedes soltarlo, que necesitan ese dedo para seguir adelante. Pero soy yo quien necesita tocar el agua. Quien necesita notar su humedad, su frío o su calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que, acabo de darme cuenta que estoy con la cuenta del curro. El Café del Búho no me se por donde anda ahora.

      Eliminar
  34. 10 años son unas 3 pandemias, ¿no?
    Muchas cosas pueden pasar en ese tiempo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  35. Siempre lo mejor es estar bien con uno mismo y hacer de nuestra vida la felicidad que necesitamos, saludos.

    ResponderEliminar
  36. A veces llega ese sentimiento de culpa que parece decirnos que no nos merecemos eso, ese placer tan sencillo que nos ha dado tanto. Y nos sentimos derrochadores.
    Me ha gustado mucho Alís.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Quién puede amarrar el presente? , sólo se puede vivirlo , aprovecharlo o no, sólo depende de nosotros mismos.
    Espero que dentro de diez años i muchos más, lo puedas seguir disfrutando :)

    ResponderEliminar
  38. ¡Que envidia me das Alís! Hace años me quite la bañera para poner plato de ducha y ahora de vez en cuando para bañarme voy a casa de mi hija.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  39. Que triste empañar esos momentos relajantes tan tuyos bien merecidos con sentimientos de culpa por culpa de gobiernos nefastos.
    Me alegra que hayas desechado esa culpa y hayas disfrutado ese momento.

    Saludos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Alis, qué alegría saber de ti y de tu relato tan animado.

    ResponderEliminar
  41. Hace tiempo que no me doy un baño, siempre voy con prisa y apuesto por la ducha, más rápida y con menos consumo de agua, eso que tengo bañera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Si has echado sales es agua salada. si te reconcome la culpabilidad por que podias haber no echado sales, puedes compartir el baño (y la culpa). Para la proxima vez, ahora el agua ya debe estar fria
    besosss Alis

    ResponderEliminar
  43. Más bien verlo como a disfrutar estas cosas mientras podemos hacerlas.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  44. Hay que darse un placer acuático de vez en cuando, Alís.
    No te sientas culpable.
    Salu2.

    ResponderEliminar