viernes, 16 de diciembre de 2022

Gracias, Juncal

 
Fotografía: Juncal Cacho


Desperté y vi tu fotografía. Deduje inmediatamente qué significaba. Aún sabiendo que sucedería, me impacta tu partida. Y me siento triste.

Tienes mucho que ver con este blog. Has estado presente prácticamente desde el inicio y tus comentarios me acompañaron a lo largo de estos años. Inteligentes, divertidos y con una intuición que nunca dejó de sorprenderme. Sentía que me conocías aunque nunca logramos vernos en persona. Siempre fue una promesa pendiente de cumplir.

Detectabas en mis textos las profundidades de mi alma y sutilmente lo expresabas, sin exponerme, sin descuidarme y también sin dejar pasar eso que presentías. Me hacía bien saberme escuchada, comprendida, incluso descubierta. Me acompañaste en los momentos escritos más dolorosos, te reíste y trajiste tu sentido del humor en los más livianos. Y entrabas al juego cuando mis textos sólo pretendían provocar reflexiones. Fuiste cómplice.

Como también fuiste cómplice cuando te pedí que hicieras una fotografía para la cabecera de mi blog. ¡Me encantan tus fotografías! No tuve apenas que darte indicaciones. Y tampoco quería, porque lo que me ilusionaba era tener tu arte acompañándome. Cuando me enviaste las fotos que habías hecho eran exactamente lo que yo deseaba. Los colores que yo deseaba. Y nos reímos porque incluso los objetos que elegiste reflejaban mucho de mí. Siempre me intuiste.

Tu intuición, tu sensibilidad, tu honestidad y tu sentido estético estaba presente en cada uno de tus comentarios, como lo está en tus fotografías, que generosamente siempre me permitiste usar. Con ellas quiero recordarte hoy. Con algunas de las que me cediste para acompañar mis textos y que en los últimos años me permitieron estar en contacto contigo, a través de una pasión con la que además de reflejar la belleza con la que te ibas encontrando en tus paseos también refleja tu belleza interior.

Te he admirado siempre, Juncal. Lo sigo haciendo. Te considero una mujer fuerte, valiente, sensible, intuitiva. Sé que esos valores, allá donde sea que estés viajando, te acompañarán. Te imagino mirando con ojos de asombro ese nuevo lugar y haciendo fotografías de todos esos detalles que hacen bello el espacio por el que te mueves. Tu mirada lo hace bello.

Y te deseo un buen viaje, tranquilo y en paz.


Fotografía: Juncal Cacho

15 comentarios:

  1. Me he quedado sin entender muy bien esta partida de Juncal, al final mi intuición ha seguido el camino y se ha encontrado con la esquela.
    Le deseo ese buen viaje, tranquilo y en paz.
    Gracias por informar con este hermoso texto que le has dedicado a esta buena compañera y amiga. Descanse en paz. Un abrazo fuerte Alis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen.
      Tal vez recurrí mucho al eufemismo, como si me resistiera a decirlo. Juncal falleció ayer, demasiado pronto creo yo.

      Gracias por tus palabras y tu presencia
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Te acompaño, secretamente, en tu sentir, Alís. Es paradójico, pero se fue y al mismo tiempo también se quedó: una parte de ella, en la cabecera de tu blog, y una más grande dentro de tu corazón.
      Va un abrazo, Alís.

      Eliminar
  2. Que en su reposo tenga la mirada atenta para captarlo todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo, siento su partida, es precioso todo lo que habeis compartido y así queda ese recuerdo que abraza, está presente.

    Besitos Alis

    ResponderEliminar
  4. Demasiado pronto, siempre es demasiado pronto.

    Salud

    ResponderEliminar
  5. Está claro lo que expresan tus palabras.
    Y hay quienes hacen la diferencia con sus actos, su presencia, sus palabras. Que hacen que se los extrañe cuando parten.
    Emotivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Buen camino para Juncal.
    Lo siento, Alís. Te acompaño en tu sentimiento.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito homenaje, Alís. Seguro que, allá donde esté, le habrás despertado una sonrisa. Siento no haberla conocido. Mi abrazo para quienes habéis tenido la fortuna de hacerlo.

    ResponderEliminar
  8. Qué difícil es siempre despedirse, qué pena llevan los que marchan sabiendo que nos dejan entristecidos e incompletos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lamento mucho tu pérdida. Todo tu cariño le llegará, lo sé.

    Mil besitos y mi abrazo de ánimo 🤗✨

    ResponderEliminar
  10. Es esperanzador volver a leerte aunque sea para algo tan triste.

    ResponderEliminar
  11. Lo que has escrito es muy hermoso Alís, seguro que Juncal desde donde esté se alegrará.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Lo siento Alís. Has escrito algo muy bonito de ella y de ella contigo. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar