lunes, 7 de junio de 2021

Me quiere, no me quiere...

 
 
Harto de que las margaritas siempre respondieran que no, buscó otros oráculos que deshojar. Nunca imaginó que esa decisión supondría el inicio de su debacle. Probó con un trébol de cuatro hojas que por fortuna encontró, sólo para descubrir que eso de que dan suerte es un mito. Probó con los gajos de mandarinas, pero todas le entregaban una respuesta ácida. Probó con racimos de uvas, y todos resultaron pares…
 
Ahora busca la respuesta que desea en botellas de vino. Se sirve una copa. Me quiere. La rellena. No me quiere. Me quiere. No me quiere… Dicen que varias veces obtuvo el sí deseado, pero estaba demasiado borracho para darse cuenta.
 

33 comentarios:

  1. Pues habrá que recomendarle que lo haga con agua, mosto o un zumito, que así disfruta ese sí tan deseado.
    Muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Mucho mejor preguntárselo y si le dice que no ya puede beber todo el vino que quiera para olvidarla.
    Aunque a veces ni así.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La duda destroza los corazones más que la negación.

    Maravilloso relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. El alcohol nunca es la respuesta. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Un beso lo primero Alis, hacia que no te leía ya un tiempo . Y el vino no es el mejor consejero para hacer juegos de amor. Una buena entrada que quizás tenga mucho más sentido que un juego de me quiere no me quiere. Abrazos y una muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. … y mientras los bodegueros de mi tierra, locos de contentos con los posibles imitadores.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y la solución fácil y efectiva de dar la cara y preguntárselo directamente? Luego te bebes el vino para celebrarlo... o para olvidar :))


    Bss

    Bss

    ResponderEliminar
  8. Al menos, que se auto-destruya con vino bueno.

    ResponderEliminar
  9. Parece que el oráculo del vino también tenía sus desventajas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ya llegar a emborracharse es una ganancia visto desde cierta perspectiva. Pero me suena a que el método del vino está manipulado para que salga eso del me quiere, jajaja.
    Me ha gustado mucho Alís.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  11. Absolutamente genial!
    Muy original el argumento...
    El que no se consuela es porque no quiere!
    Beso grande,me alegra leerte de nuevo!

    ResponderEliminar
  12. Mal camino tomó,al menos es lo que me parece,abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Cada vez peor en su búsqueda de oráculos.
    Debería probar con jugos, algún café.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Tronco e' borrachera! ...Que pruebe con granos de arroz.

    ResponderEliminar
  15. Una copa de licor no garantiza suerte, aunque puede convertirse en el dulce aperitivo de un romance, pero excederse con el alcohol si garantiza el infortunio para todo, incluyendo al amor.
    Alís, esa deliciosa imaginación que te caracteriza, casi me obliga a leerte con urgente prisa para así saber lo que viene en el renglón siguiente, pues sin importar cuantas veces me proyecte o cuanto crea intuir lo que sigue, siempre me sorprendes al final. Luego, te vuelvo a releer, pero esta vez despacio, a sorbos cortos, como bebiendo un buen licor o disfrutando de un beso (sin prisa, gozando el momento, saboreando la sazón de tu talento)
    Me encantas autora.

    ResponderEliminar
  16. Esa botella como sustituto de una margarita, puede ser muy mala solución

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Es lo que tiene preguntar por algo tan relevante a una simple botella de cristal... Llena de fantasía hueca y efímera.

    Un texto creativo Alís.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. O sea ¿que cuando obtiene lo que quiere no se da cuenta? Pues vaya desilusión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. "Ahora busca la respuesta que desea..." ¡pero mira que somos ingenuos!
    ¡Espero que el vino fuera bueno!, ¡el relato lo ha sido!
    Un abrazo Alís

    ResponderEliminar
  20. Teniendo el de tres hojas, con el que siempre sale bien, ganas son de complicarse con los números pares.
    Otra cosa es que lo de que te quiera sea lo bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. No optó por la mejor de las soluciones...preguntarselo a ella o el !
    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  22. Hola Alís,

    Primero antes de nada saludarte que hace tiempo que no te leía y segundo que ante la duda ya sabemos lo que sucede...

    Bicos y cuídate...

    ResponderEliminar
  23. A mi siempre me sale bien lo de la margarita. Eso si, condición indispensable, contar los pétalos primero.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué maravilla entrar en este cajón desastre y encontrarte siempre! Me gusta la idea de descorchar margaritas o Riojas. Un beso, querida Alís.

    ResponderEliminar
  25. Que mala es la timidez y lo fácil que parece hacer ciertas confesiones.
    Alis, te ha quedado un relato con un humor ácido muy bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Todos los oráculos son perversos y manipulables. Es más fácil ir a la fuente y afrontar la respuesta.
    Chica, me ha encantado el texto. Como siempre, genial, amiga.

    ¡Cienes y cienes y besos!

    ResponderEliminar
  27. El alcohol era la solución y respuesta secreta ¡y la única! que me daba a preguntas evidentes que me tenían mal. Ahora sigo con las mismas preguntas, pero estoy eligiendo las respuestas.

    Un texto certero y revelador.

    Va un abrazo, Alís.

    ResponderEliminar
  28. A la tercera copa te dejas de preguntar (o ya te dan igual las respuestas...)
    No me parece tan mala idea, lo que sea por estar mejor 😉
    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. Mejor preguntar directamente, no?, y bueno, la botella servirá después para celebrarlo...o no.

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  30. Jajaja buenísima forma de actualizar lo de sacarle pétalos a las pobres margaritas.

    ResponderEliminar