Gracias, Claudia

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Suma y sigue




Fotografía: Ferdinando Scianna


¿Recuerdas cuando deseábamos cumplir años?

La fiesta, los amigos, los regalos, los juegos, la ropa nueva… Por un día, generalmente un día más, éramos el centro del universo. Todo giraba en torno a nosotros. Todo era de colores, luminoso. Y siempre adquiríamos algún derecho nuevo.



¿Recuerdas cuando cumplir años nos hacía ilusión?


De nuevo la fiesta, los amigos, los regalos… De a poco, íbamos dejando atrás la niñez, la adolescencia, y dábamos un paso más hacia la persona que soñábamos ser. El tiempo todavía era lento, las esperanzas muchas y las frustraciones apenas nos dejaban huella.


¿Recuerdas cuando cumplir años era motivo de alegría?


También había fiesta, amigos, regalos… No sólo podíamos celebrar (todavía) la edad, sino que festejábamos también nuestros primeros logros: los primeros amores, los primeros trabajos, los primeros éxitos. Ya estábamos en nuestro camino, pero quedaba todo un mundo por explorar.


¿Recuerdas cuando cumplir años nos daba pereza?


La fiesta no sólo era con amigos. Ya estaba la familia. Las responsabilidades empezaban a pesar más que las ilusiones, los regalos eran todos prácticos. Nos acercábamos a las crisis, al cansancio, y las frustraciones eran más difíciles de superar.


¿Recuerdas cuando cumplir años nos daba miedo?


La fiesta, cuando la había, era más un deber social que una ilusión. Los recuerdos muchos, las ilusiones pocas. El cuerpo reflejaba los cambios propios de la edad, el tiempo volaba y sobre la tarta sustituíamos los números por una vela en forma de signo de interrogación.


¿Recuerdas cuando cumplir años era un triunfo?


La fiesta era una reivindicación: cumplir años envejece, pero la alternativa es mucho peor.

 

Estáis invitados a mi cumpleaños.
Serviros un trozo de tarta y, por favor, brindad por mí.



18 comentarios:

Mª JOSE. dijo...

Felicidades cielo,tienes y regalo en mi casa.Besos.MJ

CalidaSirena dijo...

Muchísimas felicidades y por supuesto que brindo por que cumplas muchísimos más con toda la ilusión del mundo, que eso no puede faltar y que seas inmensamente feliz..
Siempre hay que celebrarlos con ganas e ilusión, como cuando eramos niños, porque aunque las responsabilidades y el tiempo nos cambie, siempre hay que dejar que ese niño que tenemos dentro florezca y que mejor que dejarlo surgir en una fiesta de cumpleaños... Nos merecemos disfrutar de ese día y celebrar que hemos vivido un año más con ganas, con fuerza, con ilusión y coraje..
Besos mi niña.. La tarta riquísimaaaaaaaaaa..

Alís dijo...

MJ: Muchas gracias. Cúidate y vuelve pronto.
CalidaSirena: Muchas gracias. ¡Y que tú los veas! Yo celebraré, pero más haber vivido un año más, el hecho de que empiezo un nuevo año. Y lo hago con ilusión. Besos

© Capri dijo...

Felicidades Alís me llevo un trocito de tarta, con lo golosa que soy mmmmmm .....


Ah en mi casita tb tienes un cariñito.


besos

Que recuerdos mas lindos has escrito

:*)

Alís dijo...

Capri, si quieres, puedes repetir. Si se acaba la tarta, haré (=compraré) otra. Y gracias, gracias, gracias. El que termina no ha sido el mejor de mis años, pero en las últimas semanas he dicho tantas veces gracias (merecidas) que creo que la vida me sonríe.
Si supiera como incluir un vídeo en mis entradas, habría elegido el "Gracias a la vida".

TORO SALVAJE dijo...

Yo creo que la alternativa es peor mientras te puedas valer por ti mismo.
Si no es así prefiero morir.
Al menos yo.

Besos.

Alís dijo...

Toro: Sí, me quedó claro leyéndote recientemente. Y estoy de acuerdo. Pero, estando como estamos, entre cumplir o no cumplir, mejor envejecer ¿no?
Besitos

Maria Coca dijo...

Llego en el momento justo! Te traigo una copa de vino y todos mis mejores deseos para tí. Felicidades, tanto por tu cumpleaños, como por tu precioso blog (es así) como por llegar hasta la Tasca y enseñarme el camino de regreso. Volveré. Sin duda alguna.

Besos con velas.

Alís dijo...

María Coca: Es un honor tenerte por aquí. Me perdí ayer un par de horas en tu blog y estoy deseando volver. Me tomo el vino. Come tú un poco de tarta. Bienvenida cuando quieras volver. Besos.

Paco Alonso dijo...

La primera visita a tu espacio la recordaré.
Es un placer la estancia en este maravilloso mundo que compartes.

Cálido abrazo.

Alís dijo...

Paco: Efectivamente, lo tuyo es lo que se dice llegar y besar el santo. Llegas justo cuando celebramos fiesta. Bienvenido. Ven siempre que quieras. Me alegrará verte. Y gracias.

Mona lisa dijo...

¡¡¡FELICIDADES!!!!!
Tu escrito, precioso, me ha transmitido mucha añoranza. Ya colgué un vídeo...
Sé feliz, independientemente de la fase.
Un abrazo.

Alís dijo...

Hola, Mona lisa. Es cierto, perdóname porque yo aprendí hoy a colgarlos y no me acordé de ir a contarte, tal como había prometido. Pero hoy fui una mujer a un teléfono pegada... Un beso grande y gracias.

LUCIA-M dijo...

felicidades guapa! preciosa entrada
Que difrute de tu dia. y ya tengo levantada mi copa por ti muchos besos
Brindo para que sea muy feliz .

Alís dijo...

Gracias, Lucia. Todavía queda un poco de tarta, espero que te hayas servido.

angeles dijo...

estoy probando a ver si consigo publicar el comentario

angeles dijo...

hola ya estoy aqui ,por fin

Alís dijo...

jajaja, hola Angeles. Hola, sí, no, si, si... probando, probando...
Bienvenida. Un beso