jueves, 21 de octubre de 2010

Recuerdo la sensación




Corríamos alrededor del árbol. Es el último recuerdo de mis recreos en tu ciudad. El patio girando a nuestro alrededor. Tu rostro sonriente y cansado cada vez que yo miraba atrás. Y la suavidad del tacto de la yema de mis dedos después de rozar durante unos minutos la corteza del árbol.

Paseaba de nuevo, después de veinte años, por la calle de mi infancia. Casualmente se cruzaron nuestras miradas, como nuestros caminos, y reconocí en tu cabeza el mismo respingo que dio la mía, esa natural reacción a la sorpresa.

Recuerdo que estaba disfrutando de ese momento, como parecías estar haciéndolo tú. No logro imaginar siquiera la razón, el porqué de mi reacción absurda. Pero tengo nítida la sensación de cómo me di la vuelta en seco y te pegué una bofetada.

Nos miramos fijamente mientras nos acercábamos hasta cruzarnos. Los dos teníamos cara de “¿será o no será?”, aunque no sé si tú pensabas en mí y yo sólo intuyo que eras tú. Esperé unos segundos, controlando las ganas de seguir mirándote, y me giré. Tú hacías lo mismo.

También tengo nítida la imagen de tu expresión. Sorprendido, decepcionado, lastimado. Y esa mirada le cuenta a mi amnesia que tuvimos una historia, que fuimos niños enamorados, que habíamos compartido tiempo e ilusiones a pesar de nuestra corta edad.

Al encontrarse de nuevo nuestras miradas, tú pusiste cara de me alegro de haberte visto. E imaginé que supiste quien era y que me habías perdonado. Me arrancaste una sonrisa. No. Yo te la regalé…, con ella te daba las gracias.

.

74 comentarios:

  1. Me hizo acordar al final de la película " Efectoio Mariposa " aunque algunas cosas habían cambiado... la historia inclusive le dio un giro a sus vidas... cuando se miraron... hubo MAGIA... esa palabra que me encanta usar!!!
    Una exquisita magia en el aire...
    Mil besos cielo, tierna historia!!!

    ResponderEliminar
  2. Perdooonnnn!!!
    Quise decir... Efecto... un lapsus... me pasa seguido ultimamente!!!
    Mil besos de nuevo cielo... !!!

    ResponderEliminar
  3. Las novias de la niñez no se olvidan. Y eso que el sexo no intervenía. Curioso ¿verdad?
    Te hacías novio de cualquier niña con tal de que, eso, simplemente fuese tu novia.
    jajaja. Demasiado fácil.
    ;-)

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que esos novi@s de infancia dejan un poso especial, cuando se recuerdan nos ilumina una sonrisa.
    Qué delicia como le diste las gracias.

    Me encantó

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Halaaaaaaa, como para enfadarse contigo.

    Jo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La bofetada, ¿fue porque le tiró de la coleta, o porque le levantó la falda? Quizá fuera simplemente porque él no acertaba a saber lo que ella quería. A veces tengo la sensación de que a las mujeres no os hace falta más excusa que esa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el paralelismo entre antes y ahora. Espero que a él no le duela todavía la cara por el sopapo que le diste. ¿Se estaba sobrepasando?

    ResponderEliminar
  8. Ese primer beso, ese primer "pololo", novio de niñez, no se olvida nunca...Ternura, cariño, calidez, nobleza, inocencia, y cortos siete años que nunca volverán.
    Un beso Alis.

    ResponderEliminar
  9. La última vez que reconocí a alguien, el pobre se había olvidado hasta de mi existencia. Desde entonces, cuando reconozco a alguien, lo dejo correr.

    ResponderEliminar
  10. te quedaste agusto con la bofetada ¿no?

    ResponderEliminar
  11. Que buen texto Alis, me encantaron los flashback (palabra hollywodense) utilizados. Que hermosas ambas imágenes: la de dos niños enamorados y la de dos jovenzuelos reencontrándose.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que tierno, Alis.
    Que bellos recuerdos de infancía, con pequeños tesoros que tenemos guardados en sus cofres y cada vez que lo abrimos muy de tanto en tanto, brillan y nos deslumbran, nos invitan a hacer un viaje de regresión lleno de sentimientos, olores,caras difuminadas, paisajes, sensaciones y mucha nostalgia.
    un beso, precioso.

    ResponderEliminar
  13. Cada día te superas más Alís querida...ainsss esos recuerdos de amores.
    Besines.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito! Es precioso, precioso.


    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡que historia tan bonita contada en flashback!... espero que hubieran hablado los protagonistas y que se contaran cosas y...

    biquiños,

    ResponderEliminar
  16. Este tipo de recuerdos son los que no tengo... Yo no fui tan precoz.
    Me emocioné, jeeje

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. y lo que daria por volver a sentirla tal y como era en aquel momento, todo era mucho mas especial
    :)

    ResponderEliminar
  18. Pero que le habrá hecho a la niña el pobre?.. o tal vez la bofetada fue justamente porque no le había hecho nada :) ...sabemos como son los niños

    bicos, Alis

    ResponderEliminar
  19. El tiempo pasa y todo perdura
    permanece.

    ResponderEliminar
  20. Cuantas veces no nos hemos visto en esa misma situación Alís.
    La vida nos proporciona hermosos momentos.
    Leerte es uno de ellos.
    Un besote de almidón con alas de mariposa.

    ResponderEliminar
  21. Alís querida, se me ha ido la pinza y te he dejado a TI... un comentario en el blog de Babilonio.

    No sé, quizá sea un tema interesante para debatir. Voy a cenar y me paso a leer tu entrada y a comentar tus cosas.

    Besos de rubia despistada.

    ResponderEliminar
  22. jeje, que bonito relato y tierno, al final las cosas se arreglan no? las sonrisas se regalan de nuevo.
    besos

    ResponderEliminar
  23. Correndo e paseando polos vieiros das lembranzas, sempre se pode atopar unha mirada que reflicte con nidia claridade aqueles intres vividos con párvulas mentes en corpos que despertaban á vida.

    Fixéchesma lembrar tamén a ela...


    Un bico!!!

    ResponderEliminar
  24. Como varios... me quedé pensando en el por qué de la bofetada. Muy linda historia y me guardo, por un ratito, eso de "que habíamos compartido tiempo e ilusiones a pesar de nuestra corta edad".

    Beso grande

    ResponderEliminar
  25. QUE TIERNO Y LINDO!!!!!!!!!!!
    Besitos para ti bella.
    mar

    ResponderEliminar
  26. Me gustó como has relatado
    la historia con pasado y con presente.
    ¿Merecía algo más que una
    sonrisa?
    Perdona, es que soy algo romántica.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  27. Justo cuando empecé a leer , paré aquella canción que decía : nada es para siempre, nada es para siempre , que te falta valor porque nada es para siempre. Me dolió esa
    bofetada... Y es sólo que me adentré a la historia.

    Besitos Alís.

    ResponderEliminar
  28. No sé si es biográfico pero, de cualquier manera, una tierna entrada perfectamente organizada, diseñada y expuesta.
    Me ha encantado la imagen de esos dos niños corriendo alrededor de un árbol que imagino, porque los amo de manera especial, roble...
    Bicos.

    ResponderEliminar
  29. a veces llegan así , son recuerdos , a veces llegan así vibraciones
    a veces llegan así obstinados
    añoras tiempos pasados
    cual quier otro tiempo fue mejor,¡claro el corazón guarda mejor los recuerdos,gratos. Viven mezclados recuerdos y pasión.
    Llevo un buen rato preguntándome ¿beso o bofetada?, seguramente bofetada con todo el deseo de besar un beso de niña.
    vivencias que quedan , junto a unas canicas, un barriguitas o un trozo de su pelo.
    !preciosa historia!
    alguns lumes non se apagan.
    un bico

    ResponderEliminar
  30. Vaya, con este relato, me recordaste a mí de niña.
    Recuerdo que le daba de cachetadas a un niño en el cole porque iba por ahí escribiendo corazones con nuestros nombres, y yo , los tachaba, y él dale que te pego, más aún.
    Sería masoca...

    Besos, Alís.

    ResponderEliminar
  31. Relato tierno como ya nos tienes acostumbrados.
    Manipulando los enlaces de los amigos, borré el gadet y ahora estoy intentando recuperarlo, mientras tanto he puesto otros enlaces a mis amigos, lamentablemente me paso esto.
    Gracias Alis y Besos

    ResponderEliminar
  32. Es curioso como con los años se olvidan tantas y tantas cosas, y sin embargo hay otras, algunas asociadas a pequeños detalles, que se graban como a fuego para el resto de nuestras vidas.

    Besos

    J.

    ResponderEliminar
  33. De niña me enamoraba mucho (de hecho, no sé cómo se vive sin estar enamorada, ej que supongo que no se vive). La cuestión es que lo hacía de forma unilateral. Por sistema. Pero mi Dios favorito, llámalo X, me dotó de una paciencia infinita. A los 10 años me enamoré. Esperé a los 23 hasta que él se enamoró de mí. Entonces le dije adiós.

    Biquiños con paradojas

    ResponderEliminar
  34. La infancia... esa etapa de la vida que tanto nos marca...

    Muy nostálgico. Me gustó.

    Besosss

    ResponderEliminar
  35. Curioso.
    Yo aún recuerdo nombre y apellidos de mi "primer novio" JCAM.
    Teníamos seis años.

    Y cuando leí tu post ayer y los maileos escopeteros, tuve que hacer verdaderos esfurzos para recordar el segundo apellido de mi última relación seria que terminó hace tres años.

    P´a habernos matao!

    ResponderEliminar
  36. Como no iba a pasar al lado tuyo, mirándote como si no te conociese ?
    El pobre todavía recordaría la bofetada !

    un beso inolvidable

    ResponderEliminar
  37. me arrancaste la respiración.



    el brillo que ya no recordaba.

    ResponderEliminar
  38. La inseguridad de lo sucedido, de lo que sucedio o no, de lo que interpreta uno... y el otro, sabe dios lo que pensará. El recuerdo siempre es infinitamente mejor que la vivencia, por eso, el recuerdo en la literatura, tiene siempre un valor demasiado sentimental, demasido facil de captar para el lector que se identifica con el texto y se distrae de la verdadera acción.

    Alis, no era una despedida, era una reflexión que reflejaba algo de agotamiento, abatimiento y desencanto general debido a que sigo en el mismo lugar, no me cambié, no... y como ves, no me puedo resistir a sacarle punta a tu buen escribir, que me parece que cada día lo haces mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Bueno Alís, me quedo con la representación de corteza como algo áspero, a simple vista indeseable, pero que nos regala la capacidad (por simple comparación) de apreciar y valorar el atractivo de la suavidad.
    Quién sabe si hemos sido corteza alguna vez ?
    Pero fue una suerte aquél encuentro, aquella sonrisa que arrancada o regalada pudo tener el poder de tranformar la dureza de un recuerdo. De un mal recuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  40. La memoria...a veces una mala amiga...besos

    ResponderEliminar
  41. Muy bonito.

    Me ha traído recuerdos de un par de bofetadas que recibía cuando tenía seis o siete años. Ahora casi no me entero de nada, pero entonces ni pillaba ni una.

    Besos.



    D.L.

    ResponderEliminar
  42. Tienes suerte de conservar esos recuerdos. Son un tesoro.

    ResponderEliminar
  43. Seguro que recuerda todo aquello y también sonrie.
    Besitos

    ResponderEliminar
  44. Esto es de lo mejor que te he leído. ¡Gracias por compartir, bella!

    Mucha, mucha luz.

    ResponderEliminar
  45. A mí esos encuentros me dan hasta un pelín de timidez, como si no hubieran pasado décadas!
    Besos

    ResponderEliminar
  46. Ese primer beso nunca se olvida. Es la comprobación de una etapa de niña-adolescente jugando a ser mayores que nunca se repite. Lo importante es que nunca olvidemos esa etapa, porque cuando uno tiene hij@s, es la mejor universidad para educarlos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  47. Con el tiempo se superan esos pequeños trances y prevalece la ternura. Ya ves, después de veinte años. Y después de otros tantos seguirá uno recordando esos preciosos momentos.

    Un bonito relato.

    ResponderEliminar
  48. Que ternura.. que bello recuerdo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  49. Hay surcos en la memoria que solo pueden ahondarse al volver a ellos, para qué esforzarse en borrarlos.
    Besos desde un finde que toca a su fin.

    ResponderEliminar
  50. Preciosa lembranza e reencontro.
    Eu lembro o primeiro bico que dei sen permiso a unha nena hai xa algunhas nevaradas e mira que aquí neva pouco. Se agora a miro non a coñezo nin ela a min. Tamén esquecín o nome que pensei non esquecer máis.

    Graciñas por ligar o meu blogo que parece que che gustou. Eu visitarei o teu anque non comente sempre: tantos comentarios como tés abáfanme.

    ResponderEliminar
  51. Gracias a ti, Bella.

    Besos sonrientes

    ResponderEliminar
  52. Creo que conozco la calle si vivías entonces en la misma ciudad en la que trabajamos juntos.
    La situación me resulta familiar, pues yo tambien la viví...aunque docenas de años antes.
    Besos

    ResponderEliminar
  53. Amores que nunca desaparecen, tal vez porque fuera de los primeros o porque no conocíamos otra forma de amar más que ese imaginar, intercambiar miradas, sonrisas, dulces sensaciones... imposible que desaparezca.

    Me gustó mucho.

    saludos.

    ResponderEliminar
  54. Qué tierno y nostálgico.

    Cómo nos marcan los recuerdos de la infancia...!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  55. Los mejores recuerdos son los de sencaciones.

    Besos

    ResponderEliminar
  56. Alma naif
    A veces encontramos esa magia. Hay que aprovecharla. Besos.

    Food and Drugs
    Quizá es por eso, porque no intervenía el sexo y, por lo tanto, era más “desinteresado”. Luego, con los años, la cosa se complica ¿verdad? Bicos.

    Bohemia
    Algunos momentos aislados se quedan grabados en la memoria sin que lleguemos a saber nunca por qué. Besos.

    Milu
    Es cuando estrenamos ilusiones. Las primeras veces son más fáciles de recordar. Luego ya nos acostumbramos y le damos menos valor. Gracias. Besitos.

    Toro Salvaje
    Tranquilo, puedes enfadarte cuando quieras. El peligro es cuando me enfado yo. (jeje) Besos.

    ResponderEliminar
  57. Anto
    Es curioso, pero sólo recuerdo la bofetada. Nada más. En cuanto a lo de pegar sin excusa no creo que sea exclusivo de las mujeres. Más bien todo lo contrario… Besos.

    Paseante
    Supongo que si se sobrepasara lo recordaría, pero no tengo ni la menor idea de por qué le pegué. Tal vez lo recuerde por lo ilógica de mi reacción y no por él. Besos.

    Taty Cascada
    Pues yo, salvo ese instante que conté, no lo recuerdo en absoluto. Quizá la historia no era tan tierna como me gustaría creer. Besos.

    Titajú
    Mujer, no todos son tan desmemoriados. Yo me confieso despistada para las caras, aunque algunas no se me borran ni queriendo. Besos.

    ResponderEliminar
  58. Claudia
    Pues no debí quedar muy a gusto cuando tanto tiempo después aún la recuerdo. Creo que me remuerde la conciencia, jejeje. Besos.

    Luis
    Muchas gracias. Me gustó ir alternando ambos momentos. Un abrazo.

    Pury
    Caras difuminadas y nostalgia. De eso hay mucho en esta historia. Gracias. Besos.

    Morgana
    Es curioso, porque de ese amor sólo recuerdo la ruptura. Porque, efectivamente, esa historia terminó con la bofetada… Gracias. Besos.

    Mariette
    Gracias, gracias. Me alegra especialmente que te guste. Quizá por esa imagen de “chica difícil”. ;.) Besos.

    ResponderEliminar
  59. Aldabra
    Lamento contarte que los protagonistas no hablaron. Ni siquiera estoy segura de que el chico fuera el niño de veinte años atrás. Sólo fue una intuición. Verle la cara y venirse a la memoria aquel instante alrededor del árbol… Gracias. Biquiños

    Daniel Rioja
    Tampoco creas que yo tengo muy nítido ese recuerdo. Me gusta pensar que te has emocionado, jeje. Besos.

    Juyou
    Sí que es bonito ese sentimiento sin disfraz. Cuando crecemos vamos vistiéndolo con miedos, prejuicios y complejos. Besos.

    REL
    A saber qué le hizo o no hizo. Es probable que nada y que esa niña tuviera un arranque de temperamento injustificado. O no… Temo que será siempre un misterio sin resolver. Bicos.

    ResponderEliminar
  60. Enrojecerse
    Ciertos instantes permanecen siempre. Besos.

    Tecla
    ¡Cómo me mimas! Un beso grande

    De cenizas
    Y nada más, de verdad. Lástima ¿verdad? Besos.

    Suso
    Y si no se arreglan, imaginamos que así ha sido y quedamos más tranquilos. Gracias. Besos.

    Chousa da Alcandra
    Espero que teñas máis recordos dela dos que eu teño del… Bicos.

    ResponderEliminar
  61. Horacio
    Pues ya somos muchos, porque yo llevo ya muchos años preguntándome el porqué de la bofetada. Gracias. Beso grande.

    Mar
    Muchas gracias!!! Besitos.

    Marisa
    Hubiera sido bonito que fuera más allá de una sonrisa, comprobar que efectivamente era él e intentar completar aquellos recuerdos. Pero, lástima, no pasó de eso. Biquiños.

    Lucía
    Creo que a él también le dolió la bofetada. Incluso a mí, que no he podido olvidarla. Gracias. Besitos.

    Fonsilleda
    Esta sí es biográfica. Y recuerdo que me encantaba correr alrededor del árbol rozándolo con la mano. Se quedaba tan suave el tacto! Lo recordaba grande, pero hace dos años volví a visitar el patio del colegio y el árbol seguía allí, pero era más delgado de lo que creía. Claro que yo crecí mucho desde entonces. Muchas gracias. Biquiños.

    ResponderEliminar
  62. Andrés López Villar
    Certo, hai lumes que nunca se apagan. Non sei si quería bico, pero din bofetada… Benvido. Bicos.

    La Zarzamora
    Parece que le gustaba la castigadora que había en ti. Qué mal pagamos el amor a veces, ¿no? Besos, Eva.

    MarianGardi
    Gracias. Y sí, a estas máquinas les gusta molestarnos de vez en cuando. Besos.

    Joyce
    Sería interesante saber por qué unos momentos quedan grabados y otros no, aunque de partida pudieran ser más importantes… Besos.

    Larisa
    Esa historia suena a venganza… y la serviste bien fría! Biquiños.

    ResponderEliminar
  63. Maria Coca
    Y mira que está lejana ya! Al menos la mía. Gracias. Besos.

    Xoaninha
    Gracias.

    Fiebre
    La memoria suele empezar a fallar por lo reciente. Pero no te preocupes. Es cosa de la edad. A mí también me ocurre. Besos.

    Lucrecia Borgia
    Si de verdad era él y si me recordaba, seguro que se acordaba de la bofetada. Aunque, de ser así ¿me sonreiría? Ay, no sé… Besos.

    ego
    fue sin mala intención… biquiños.

    ResponderEliminar
  64. Antonio Misas
    Pura incertidumbre, sí. Como la que tengo ahora sobre lo sentimental y lo fácil ¿es malo? Gracias. Besos.

    Juncal
    Has elegido la sensación que recuerdo como más placentera. Tocarse con esos dedos suaves después de haber rozado la corteza del árbol… Estoy segura de haber sido corteza alguna vez, aunque no sé si logré generar suavidad. Besos.

    Brisa
    Mala amiga cuando insiste en lo que queremos olvidar. Aunque tal vez tenga sus buenas razones. Un beso.

    BB
    Muchas gracias. Un abrazo.

    Delfín Loco
    Pero ¿qué hacías a esa edad para ganarte no una, sino varias bofetadas? Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  65. Miguel Baquero
    Cada vez conservo menos, que los años no pasan en balde… Besos.

    Nela
    Yo no estaría tan segura, pero es bonito imaginarlo. Besitos.

    Espérame en Siberia
    Muchísimas gracias. Un besote.

    Virgi
    Supongo que por esa timidez no me atreví a hablar con ese chico y quedé con la duda de si era quien pensaba o no. Besos.

    Quino
    No tengo recuerdo de ningún beso. Con ese niño, quiero decir. Y no sé si me sirve ese recuerdo para educar a mi hija, pero sí sé que verla a ella viviendo su primera ilusión me hizo recordarme con cuatro años. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  66. Duschgel
    De hecho, ya pasaron otros veinte y lo estoy recordando, jajajaja. Gracias. Besos.

    Carlos Fox
    Estresante no, interesante… (no pude evitarlo). Gracias por el beso musical.

    Lucia-M
    Muchas gracias. Los recuerdos los adornamos mucho con los años. Besitos.

    Nómada planetario
    Ni lo intento (borrarlos). Besos.

    Paideleo
    Ves? Pásache como a mín, só que ti lembras un bico e eu unha labazada (ti saes mellor parado ca min), pero do resto non lembro nada de nada. Gústame lerte e verte por aquí, pero trátase de pasalo ben. Ven e comenta cando queiras. Faltaría máis. Un bico.

    ResponderEliminar
  67. Dani
    No, gracias a ti, jajajaja. Besos.

    Albino
    Es un recuerdo más antiguo aún, de la ciudad anterior a la nuestra. Bicos.

    Lemaki
    Desde luego, no nos planteábamos qué era lo que sentíamos. Sólo lo sentíamos. Gracias. Un abrazo.

    Mercedes
    Nos marcan y definen nuestra personalidad. Gracias. Besitos.

    Luna
    Y son los que también vuelven con sensaciones. Besos.

    ResponderEliminar
  68. Los primeros amores son imposibles de olvidar, aunque creo que es más difícil cuando no es correspondido porque te quedas con la duda de como habría sido. Preciosa historia, contada con mucha delicadeza y ternura.

    ResponderEliminar
  69. Confieso que de este primer amor me queda apenas un vago recuerdo. ¿Será que sí pueden olvidarse? Gracias. Besos.

    ResponderEliminar