Gracias, Claudia

jueves, 3 de octubre de 2013

El escritor




El informativo de la noche abrió comunicando el fallecimiento por causa accidental de Ignacio Gorostegui. Su avanzada edad había impedido su recuperación después de caerse en la escalera de su casa.

- Abuela, ¿has oído? Se murió Gorostegui. Jo, me da pena. Precisamente estamos haciendo un trabajo sobre él en el instituto. Sus novelas son geniales.
- ¿Cómo? ¿Falleció Ignacio?
- Ay, Ignacio dices. ¡Qué confianzas! Como si lo conocieras.
- En realidad lo conocía.
- ¿De verdad? ¿A Ignacio Gorostegui? Abuela, eres una caja de sorpresas. ¿Cómo, cuándo? Cuéntame.
- Fue hace mucho tiempo, cuando él empezaba a publicar. Lo entrevisté en una feria del libro y después mantuvimos correspondencia por un tiempo.

Yolanda esbozó una suave sonrisa con ese recuerdo y se acomodó en él en silencio. Laura miraba a su abuela curiosa, queriendo leer su mente, preguntándose qué estaría evocando para que su rostro reflejara tal satisfacción y serenidad.

- Ya, abuela, cuéntame. ¿Fuisteis amigos?
- Llegamos a tener mucha confianza. Fuimos confidentes. Nos contábamos todo lo que se puede contar.
- Debiste de aprender mucho de él.

De nuevo se quedó pensativa; apenas unos segundos antes de responder.

- Sí, claro. De todo el mundo se aprende si sabes escuchar. Eso es lo primero que tienes que aprender: a escuchar.
- Ya, abuela, pero de él mucho más ¿no? A mi me parece un sabio.
- Yo lo recuerdo como un hombre con una sensibilidad desmedida y muy inseguro.
- ¿Inseguro? ¿Gorostegui? No te puedo creer.
- Laura, querida, los escritores son personas como tú y como yo, con sus sentimientos, con sus dolores, con sus miedos… como todos.
- Pero a él siempre se le veía un hombre fuerte y seguro de sí mismo.
- Hija, quienes se muestran más fuertes a menudo son los más débiles.
- ¿Y qué pasó? ¿Por qué dejasteis de escribiros?
- Bueno, luego empezó a irle bien, sus libros se agotaban en seguida, se hizo un nombre importante… No sé, la vida siguió su curso, la relación se fue diluyendo.
- ¿Y no te habló más?
- No me escribió más cartas, es cierto. Pero de los dos soy quien menos perdió, porque seguí sabiendo de él a través de sus novelas.

Laura no quiso preguntar más. Veía cómo las lágrimas asomaban a los ojos de su abuela y pensó que querría despedirse a solas.

21 comentarios:

Liz Gallegos dijo...

me gusta el silencio y la nostalgia de Yolanda... puedo ver sus lagrimas rodar...

un beso amiga

LA ZARZAMORA dijo...

Me suena esta historia...
El éxito de algunos, el abandono de la sencillez. y pese a la celebridad, lo inseguros que pueden llegar a ser.
No es oro todo lo que reluce.
Historias que se repiten hasta la saciedad, por no saber escuchar/escucharse. Y los daños colaterales...
Muy buen relato, Alís.
Besos, linda.

TORO SALVAJE dijo...

Que pena me ha dado la abuela...

Aynssssssssssss

Antonio Misas dijo...

Todos somos seres humanos, con nuestras debilidades y nuestras fortalezas, da igual lo que seas o lo que hagas, te sigues equivocando igual.
La adolescencia es tiempo para ídolos, después, se te caen todos los mitos.
A veces, tampoco cabemos en los sueños de otros. En el tiempo de otros, aparecen otros caminos que ya nunca andarán con nosotros, por muchas razones, qué importan.

Y podría seguir haciendo elucubraciones, eso es lo que tienen tus escritos, por muy claro que lo quieras contar, siempre dan mucho que pensar, lo que tú piensas en cada palabra, frase y párrafo, lo dejas ahí.
Escribes muy bien Alis.

Besos

Antonio Misas dijo...

La niña me hizo recordar a cuando era pequeño y mi madre se paraba a hablar con aquel tipo calvo que todos los veranos venía de Madrid, veraneaba en el barrio. Cuando murió José Hierro, me enteré que era él.

+ Besos

Lucrecia Borgia dijo...

Laura no podía entender que su abuela haya sido amiga de un famoso escritor y amante de la literatura. Es el error de los jóvenes de hoy con los mayores.
La gloria o el mérito de algunos hombres es escribir bien.
La de otros, es no escribir nada.

abrazos

De barro y luz dijo...

"...de los dos soy quien menos perdió" ¡Qué cierto! Tiene mucha miga tu historia.

Bss

virgi dijo...

Tan bien relatado, Alís, que me ha conmovido esta historia.
Los recuerdos pueden ser hermosos y tristes a un tiempo. La abuela lo sabe bien, la niña ha de aprenderlo.
Un abrazote

Nómada planetario dijo...

La cima del éxito nubla la senda que lleva hasta allí.
Besos desde la planicie.

Raposo dijo...

Hermoso relato. Las abuelas y abuelos son una fuente de sorpresas y de sabiduría.
Un abrazo.

Horacio Beascochea dijo...

Bello relato. Y es cierto, nuestros ancianos y ancianas, son una caja de sorpresas, solo debemos detenernos un minuto para escucharlos.

Beso grande

cascarilleiro dijo...

Las palabras,creo,son las sombras de las cosas.Excelente relato¡¡

Saludos.

Chousa da Alcandra dijo...

Observo que andas entrenando o teclado para arrincarnos bágoas. Pois que saibas que o logras con mestría. Non te esquezas de compoñer sorrisoss, que tamén veñen ben.

Bicoss

Alís dijo...

Liz Gallegos: A mí también me gusta Yolanda. Me siento muy cercana a ella. Un beso grande.

La Zarzamora: Es siempre lo mismo, la dificultad para comunicarnos, pero de verdad, desde adentro. Si a eso le sumamos la soberbia, ya estamos condenados. Gracias. Beso grande, Eva.

Toro Salvaje: Quizá dé pena, pero creo que ella está satisfecha con haber vivido lo que vivió. Un beso.

Alís dijo...

Antonio Misas: Es que los humanos somos complejos, nos hacemos más complicados de lo que debiéramos, y cada pensamiento, palabra o acto tiene multitud de interpretaciones. Muchas gracias, Antonio, por tu apoyo siempre. Por cierto, curioso lo que cuentas de José Hierro. Besos.

Lucrecia Borgia: Cuando somos pequeños tendemos a pensar que los mayores siempre fueron como los conocemos, como si no hubieran tenido vida anterior. Y cuando la descubrimos, nos sorprende. Un abrazo.

De barro y luz: El que más da a menudo es, curiosamente, quien menos pierde. Gracias. Besos.

Alís dijo...

Virgi: Es que incluso los recuerdos tristes son restos de haber vivido, y eso ya los hace buenos. Gracias. Un abrazo.

Nómada planetario: Es difícil mantener siempre la cabeza fría. Besos.

Raposo: Los abuelos han vivido tanto que no acabamos de aprender de ellos, si así nos lo proponemos. Un abrazo.

Alís dijo...

Horacio: Y cuánto nos cuesta detenernos ese minuto! Gracias. Un beso.

Cascarilleiro: Las sombras y a veces las luces. Gracias. Un abrazo.

Chousa da Alcandra: Non quixera arrincarche bágoas, máis ben ao contrario. Tentarei remedialo. Bicoss.

Marisa dijo...

Entrañable,cómo la amistad
se va diluyendo en el tiempo.

¡Qué bien escribes!

Un beso

Alís dijo...

La amistad requiere dedicación; si no, se apaga. Gracias. Bicos

Aldabra dijo...

esos amores/admiraciones platónicas, en silencio.

bonito relato.

biquiños,

Alís dijo...

Aldabra: Ese silencio los hace más intensos, al menos en el recuerdo. Gracias. Biquiños