Gracias, Claudia

lunes, 2 de diciembre de 2013

Cada vez más joven




Laura se había encariñado con aquel vestido. No había modo de convencerla de que se pusiera otra prenda; quería usarlo a todas horas, incluso para dormir si le dejaban hacerlo. Magdalena debía aprovechar las noches para meterlo en la lavadora y luego en la secadora, de modo que estuviese listo para la mañana siguiente.

Como los niños no saben lo que realmente supone ser mayor, nada hay que les atraiga más que hacerse grandes y a ese argumento tuvo que recurrir Magdalena para lograr que Laura se despidiese de su tan amado vestido.

- Ese no, mamá, me quiero poner mi vestido.
- Pero, cariño, te queda pequeño ya.
- No, me queda bien. ¡Quiero mi vestido! –protestaba Laura, a pesar de que apenas entraba en él.
- A ver, ¿cuántos años tienes?
- Cuatro.
- ¿Y qué pone aquí? –le preguntó Susana mostrándole la etiqueta.
- Dos.
- ¿Ves? Estás grande para este vestido, porque tienes cuatro años y éste es para niñas de sólo dos años.

Laura se quedó pensativa un rato y finalmente dejó que le pusieran otra ropa. Fue la última vez que preguntó por su vestido.

Unos días más tarde, Laura hablaba con su madre mientras ésta se estaba preparando para salir.

- Mamá, ¿cuántos años tienes?
- Cuarenta.
- A ver… –dijo mientras tomó el pantalón de su madre que reposaba sobre la cama y buscó su etiqueta--. Ah, sí, está bien.

Sí, era de talla 40, y Magdalena sonrió pensando en esa coincidencia. No hablaron más de las tallas y su correspondencia con la edad.

Fue casi dos años después, el día del cumpleaños de Magdalena, cuando Laura fue a despertarla llevándole el desayuno que había preparado con su padre. Mientras su madre tomaba el café, la niña comenzó a curiosear en su ropa.

- Mamá, ¿tienes 42 años?
- Así es, mi amor –y sonrió sorprendida por esa nueva casualidad.

Dos años más tarde, se repitió la escena. Era casi idéntica, salvo que la edad era ya 44 años, y la talla del pantalón también había subido a la 44. Magdalena ya no sonrió en esta ocasión, sino que pensó que esa progresión no podía mantenerse porque o se moría joven o no encontraría ropa de su talla y se convertiría en una vieja gorda y desnuda. Fue entonces cuando comenzó a cuidarse: alimentación más sana y el deporte que jamás había hecho.

Llegó así el día de su 46 cumpleaños. Despertó con un sonoro beso de Laura, que había saltado a la cama para darle el mayor de los abrazos.  

- Felicidades, mamá. ¿Cuántos años cumples?
- Uy, mejor ni preguntes, cariño. Son muchos ya.

Como a Laura no le gustaba quedarse sin respuestas, fue en busca de su fuente de información más fiable de los últimos años: la ropa de su madre. Miró la etiqueta y se volteó sorprendida:

- Mamá, ¿cumples otra vez 42 años?

Esta vez Magdalena sí sonrió con ganas. Empezaba a tentarle la idea de quitarse años, y tal vez bastaba con quitarse kilos. Y sin darse cuenta, se sentía cada vez más joven.

--- xxx ---



PD: No sé si perder kilos ayuda, porque los años siguen aumentando. Como yo añado uno más a mi cuenta particular os invito a un trozo de tarta. Serviros y comed todos de ella.

26 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Muchas felicidades Alís.

Que pases un magnífico día.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Felicidades preciosa!!!!
Y que sigas cumpliendo años con kilates y sin kg.
;-)
Un besazo, bueno, hoy unos cuantos, que estos no pesan...

Taty Cascada dijo...

Buena forma de equilibrar los años que pasan, ojalá se midiesen en tallas de ropa ja ja...¡Felicidades Alis! y gracias por todo el tiempo de amistad bloguera. Espero eso si, que algún día pueda conocerte en la realidad física.
Un abrazo y que pases un bello día.

Lucrecia Borgia dijo...

¡¡Felicidades Alís!!!

(¿como consigues mantener
la talla 42?... mucha gimnasia?...)


besoss

Rita dijo...

¡Muchas felicidades! Me ha encantado la fuente de información de Laura, es genial! Y terrorífico si la progresión fuera en aumento sin fin, uff!

idana dijo...

Espero llegar con esa talla a esa edad... Feliz cumpleaños Alis... Besotes.

Maruja dijo...

Yo me mantengo muchos años con la misma talla, esper no cambiar. Gracias por dejar tu huella.
Un beso.

Milena dijo...

Muchas felicidades!

De barro y luz dijo...

Felices 18!!!!! Vaya cinturita, ¿eh? :)


Bss

Miguel dijo...

Felicidades. Y que cumplas muchos, pero que muchos más...

Besos.

Chousa da Alcandra dijo...

Feliz talla, Alís!!!

fonsilleda dijo...

Por aquí no han cambiado las cosas, se sigue disfrutando con la visita y yo, a ver si retomo mis costumbres, me alegro.
Besitos.

Marisa dijo...

¡Feliz cumpleaños!
Lo que importa
es seguir cumpliendo.

Abrazos y besos
a repartir
con tu gente maravillosa.

MAR dijo...

Felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Un abrazo grande y sigue regia así, bonita por fuera y por dentro sin importar la edad.
Me gusto mucho el post.
Cariños
mar

Paula Olivieri dijo...

Que linda historia, Felicidades!

Antonio Misas dijo...

A más años menos tallas, esa es la operación necesaria.

Muchos besos!

Nómada planetario dijo...

Muchas gracias y felicidades, tallas al margen.
Besos golosos.

virgi dijo...

Muchas felicidades, querida Alís. Me incorporo justo hace un momento y me alegra no llegar demasiado tarde.
Un abrazo y muchos besos

paideleo dijo...

Feliz dezaoitoetantos !.
Eu teño 47 e uso a 46 no traballo.
Case atino !.

Alís dijo...

Toro Salvaje: Gracias. Fue un buen día. Besos.

La Zarzamora: Muchas gracias. Si aguanto sin kilos de más, puedo prescindir de los kilates. De lo contrario, siempre consuelan. Un besazo.

Taty Cascada: Gracias. Lo de conocernos tiene fácil remedio. A fin de cuentas, vivimos en la misma ciudad ¿no? Escríbeme al correo y quedamos un día. Besos.

Alís dijo...

Lucrecia Borgia: Mantener no es la palabra, porque me escapo y vuelvo. Gimnasia poca y hambre mucha. Gracias. Besos.

Rita: Muchas gracias. Sí, a esa progresión hay que ponerle freno. Un abrazo.

Idana: No te desanimes, te queda mucho tiempo. Besos.

Alís dijo...

Maruja: Qué suerte. Ya me contarás cómo lo logras. Besos.

Milena: Muchas gracias.

De barro y luz: La de los 18 sí que lo era, jajaja. Besos.

Alís dijo...

Miguel: Gracias. Así sea, aunque el margen cada vez es menor. Besos.

Chousa da Alcandra: Ocúrreseme outra talla máis feliz, pero mentras non chegamos... boa sexa esta. Bicoss

Fonsilleda: Qué alegría verte por aquí. Un bonito regalo de cumpleaños. Bicos.

Alís dijo...

Marisa: Es cierto, mientras cumplimos por aquí seguimos. Gracias. Bicos.

Mar: Gracias, por la felicitación y por el piropo. Qué bien sienta!! Besos.

Paula Olivieri: Muchas gracias. Y bienvenida.

Alís dijo...

Antonio Misas: Sería la operación deseable, pero a más años más difícil mantener la línea. Besotes.

Nómada planetario: Muchas gracias a ti. Besos dulces

Alís dijo...

Virgi: Nunca es tarde para dar una alegría. Muchas gracias. Besos.

Paideleo: Jajaja, dezaoitoetantos... a ti non se te engaña, non sí? Non hai tallas impares, así que estás na medida xusta ata os 48. Eu só vou un por detrás. Unha aperta