domingo, 13 de septiembre de 2020

Soy amigo de Lucas





“Soy amigo de Lucas”. Lo dice con displicencia, sabiéndose dueño del derecho a permanecer recostado en el sofá. Por supuesto, se queda. Como lo hace el que pasea campechano por la cocina. “También soy amigo de Lucas”. Lo declara con su caminata, su indiferencia. 

Se volvió hábito. A cualquier hora llegaban, se instalaban, descansaban o se alimentaban, y se iban sin despedirse. Quizás porque nunca se iban del todo. A mí me gustaba recibirlos porque veía a Lucas contento. 

Así fue cómo todos los gatos del barrio se vinieron a vivir aquí. Y me volví invitada en mi propia casa.


86 comentarios:

  1. waoo rodeada de gatos, increíbles animales muy bonitos aunque prefiero a los perros, ya me imagino lo que seria tener tantos en casa.
    Saludos Alís que pases buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge M, en realidad yo sólo vivo con un gato. El texto es una proyección posible a partir de un recuerdo en mi anterior casa, en la que sí recibíamos visitas de otros gatos, aunque nunca llegó a tanto, por suerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ese enseñoreo gatuno que se adueña de todos los espacios... ¡Yo también me sentiría como invitada! Un abrazo Alís

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loles, "enseñoreo" me parece una palabra perfecta para describir cómo entran los gatos. Y me encanta eso de ellos, tiene incluso algo de desfachatez, pero tan elegante que se les consiente, jaja.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¿Has visto alguna vez a un gato meditando?
    Yo sí y además al lado de un perro Lasha Apso.
    Son las mascotas de un amigo, budista él. El gato se llama "mani" y el perro "padme"
    😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noxeus, no sé si meditando, pero el mío a veces parece un buda (sin intención de ofender a nadie). Me gustaría ver esa escena que relatas.

      Bicoss

      Eliminar
  4. 😄
    Muy simpático texto.
    Todos los que yo he conocido han sido muy desconfiados y distantes pese a mis buenas intenciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juncal, los animales son muy perceptivos de las emociones, seguro que algo acompaña a tus buenas intenciones.

      ;)

      Besos

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Xavi, claro que puedes. Por ser amigo de Lucas y por serlo mío.

      ;)

      Besos

      Eliminar
  6. Qué bueno. Si dicen Soy amigo de Lucas, se quedan :-)

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albada, por demostrarlo. Ni siquiera necesitan decirlo, jaja.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Seguro que a pesar de todo, a Lucas no le pides responsabilidades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Deduzco, por lo tanto, que tu casa dispone de una fluida gatera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fackel, eso ocurría (no tanto) cuando podía vivir con las puertas abiertas.

      Besos

      Eliminar
  9. A veces suele pasar eso, que de fuera vendrán que te echaran ....en este caso los gatos ocuparon parte del hogar. Un buen texto . Abrazos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campirela, prefiero que los okupas sean gatos que personas, jeje. Muchas gracias.

      Besitos

      Eliminar
  10. ¡Qué bueno! Un final muy sorprendente. A mí me gustan los animales pero no sé si hasta ese punto...
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rita, me alegro mucho que te sorprendiera. Ésa era la intención. Yo sé que, aunque me apasionan los gatos, no llegaría a ese punto.

      Besos

      Eliminar
  11. Hummm.. me voy a Chile, ese hermoso y hermano País!
    Como no tendo donde quedarme... soy amigo de Lucas!!
    OK???
    Unha aperta e un bico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PDR, podría funcionar, pero tendrías que convertirte en gato, jajaja.

      Beijos

      Eliminar
  12. Por los menos esos gatos, daban un motivo, una excusa. Y hacían feliz a uno de los suyos.
    Suele pasar que loa gatos se meten en casas ajenas, sin dar explicaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demiurgo, tampoco éstos daban muchas explicaciones, jajaja. Igual considero buena señal que se sintieran a gusto. Ellos eligen dónde estar.

      Besos

      Eliminar
  13. Igual que me gustan tanto los felinos me gustó tu relato. No le piden permiso a nadie para hacer lo que les venga en gana y además, siendo amigos de Lucas y poniéndolo contento, el resto se cuenta solo.

    Besos Alís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, ¡quién fuera gato! ¿verdad? Y sí, poner contento a Lucas es un buen pasaporte.

      Besos

      Eliminar
  14. Me hiciste reír con muchas ganas, porque de alguna forma tú también te conviertes en la (mejor) “amiga de Lucas”, pues en la práctica el gatito en mención es el amo y dueño de la casa.
    Gracias por la ocurrencia, te debo esta alegría.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, me alegra mucho tu risa. Me gusta imaginarme como la mejor amiga de Lucas. Ojalá él piense lo mismo.

      Besos

      Eliminar
  15. Me recuerda a Jimena que recorre a sus anchas un edificio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Tal te leía iba pensando en un gato, tal vez las huellas delatoras se adelantaron... pero sí, me suena eso, Alís, y especialmente... me encanta.

    Mil besitos con cariño, y feliz semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auroratris, me costó elegir la foto, tuve incluso una disputa ética conmigo misma. No quería destapar el final, pero tampoco dirigir las lecturas en dirección contraria. Finalmente elegí ésta, sabiendo que puede ser delatora, jaja.

      Gracias

      Besitos

      Eliminar
  17. Los gatos como estén a gusto se instalan y no se van.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amapola, siendo como son, pensar que se sienten a gusto en mi casa de agrada.

      Besos

      Eliminar
  18. Oh me encanta! Suele suceder con los mininos no?
    Precioso y tierno relato!
    me imagino la carita de la protagonista, resign{andose!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, lunaroja. La cara era más bien de perplejidad y admiración.

      Beso grande

      Eliminar
  19. Así son y suelen no tener problemas con que permanezcas...

    Sabías que exactamente lo mismo le pasó a Amy Winhouse con los gatos de su vecindario en Camden Town en el norte de Londres?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. carlos perrotti, no conocía la historia de Amy Winehouse con los gatos. Me alegra coincidir, aunque mi texto es sólo una exageración de la realidad.

      Eliminar
  20. Mientras te dejen estar en casa...

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Maravilloso. Siempre he sido fan total de esos felinos y más de uno me acompaño de peque.

    Esta mañana fotografie una buena cantidad de ellos que suelo encontrar todas las mañanas en mis paseos.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik, y es que además de todo lo bueno que tienen, son bonitos de mirar (y les gusta posar).

      Beso

      Eliminar
  22. Hablando de cierres... :))
    Me reitero en una frase que leí no hace mucho: "Si tienes un gato, la mascota eres tú"


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De barro y luz, me hace todo el sentido. Se lo contaré a Lucas para que me alimente, mientras yo juego o duermo.

      Besos

      Eliminar
  23. La invitada que paga las cuentas, como corresponde.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José A. García, con invitados así sí se puede, ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Se sentía invitada en su casa porque también era amiga de Lucas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Unos se irán pero llegaran otros, me encantan esos invitados. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  26. Ojo que de ahí a ser "la loca de los gatos" hay un solo paso eh! ja....

    Me gustan y los perros más... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JLO, me provocaste una carcajada, jajajaja. Mi hija mayor dice que en esta casa la loca de los gatos es ella y que nadie intente quitarle el título. Yo la dejo...

      Besos

      Eliminar
  27. Me encanta los gatos, tienen algo especial, aunque ahora tengo dos perritos, lo primero que tuve fueron gatos, se fueron de forma dolorosa...
    Puedo acompañarte a ti y a Lucas?
    Un abrazo amiga desde mi cachito de mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Silza, ya sabes que si eres amiga de Lucas, sí puedes.

      Besitos

      Eliminar
  28. jajaja...terminò tierno!
    no me resultaba tan simpático imaginar seres humanos tirados por ahí sin tu permiso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maga h, es cierto, la misma escena con seres humanos (¡¡yo llegué a imaginar adolescentes!!) pierde toda la ternura, y eso que los hechos y la actitud serían los mismos.

      Besos

      Eliminar
  29. Imaginé adolescentes comodinos, al ver el final, son más comodinos todavía los gatos, jajajaja. A mí mi madre me hizo tenerles mala fe. No soy muy de animales, sabes.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gildardo, si alguna vez te decidieras por tener algún animal, te recomiendo un gato. Aman tanto su metro cuadrado que respetan el tuyo, hasta que os enamoráis y aprendéis a compartirlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. jajaja muy bueno. Sabes, al principio creía que eran amigos de algún hijo, jajaja porque mi casa a veces es así :))

    Besos, Alís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmela, ésa era la escena paralela según iba escribiendo, jajaja.

      Besos

      Eliminar
  31. Un día vendrán a tu casa y serás un extraño en ella. ¡

    ¿Quién lo dijo?

    Mmmm, mejor te dejo mi saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo, te confieso algo: más de una vez en el pasado me sentí extraña en mi casa, y no fue por los gatos.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  32. Respuestas
    1. Xan Do Río, ¿compartirán los gastos al menos? Quizás deba conformarme con no tener que pagarles alquiler.

      Bicos

      Eliminar
  33. Me encanta… Tengo que decir que lo entiendo perfectamente; tengo gatita y… gatos que visitan 😁

    Un placer, preciosa.

    Abrazos, y feliz tarde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginebra, cuando llegué a la casa anterior con mi gata Lúa todas las noches había serenata de gatos. Era divertido verlos a todos apiñados frente a la ventana. Y Lúa que se hacía la interesante...

      Besos

      Eliminar
  34. Mi querida Ali, me haz hecho reir
    mucho, sobre todo por ese Lucas.? que altero
    a las gatitas sin controlarse y llegaron todas a tu casa
    a visitarte, jaaaaa buenísimo me encanto.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siby, me alegra mucho saberte riendo con el texto. Muchísimas gracias.

      Besitos

      Eliminar
  35. Qué bueno!.
    Algo así pasa con el de mi vecina. :-)
    Feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. alasdemariposa, es una suerte que sea con el de la vecina, jajaja.

      Un abrazo grandote

      Eliminar
  36. La contraseña se corrió de voz en voz, que lindo, me pinto una sonrisita, abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Truesdale, me has dado una pista: tal vez cambiando la contraseña...

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Sabemos que los gatos nos roban la vida. Solo hay que ser mas gatos que ellos.

    ResponderEliminar
  38. ¡Qué micro tan estupendo!
    Una gozada leerte.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Volarela. Un gusto volver a verte por aquí.

      Abrazos

      Eliminar
  39. Jajajaajajajaja me encanta, claro es su casa no la tuya jajajaja.

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
  40. Y sin embargo a mí me entraron los ratones y ninguno de los gatos que me visita me hace el favor de entrar en la casa del campo, eso me pasa por educarlos para que no lo hagan. Errare gatum est humanum etiam :-(

    Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sbm, jajaja. Es que si les enseñas algo contra natura, luego no te quejes de que te obedezcan. Todo tiene sus pros y sus contras.

      Biquiños

      Eliminar
  41. ¡Era un secreto, Lucas! Creía que solo yo era tu amigo. Aunque que bueno, existen amigos y amiguis... Quiero pensar que soy lo segundo y no he perdido ciertos privilegios.

    Va un ronroneo, Lucas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio David, pensarse el único amigo no sólo de un gato, sino también de una persona, puede ser elevar mucho las expectativas. Y tampoco sé para qué serviría. Los privilegios también se pueden compartir.

      Un abrazo de parte de Lucas (no ronronea ahora, no sé por qué, jeje)

      Eliminar
  42. La loca de los gatos.... Jajajaja ten cuidado que no te dejen entrar en casa (que saben hasta cerrar con llave la puerta) 🐯 miaus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, cerrar con llave, no, pero abrir sí que saben, jajaja. En todo caso, siempre encuentran el modo o el momento de colarse.

      Besitos

      Eliminar
  43. Qué bueno, Alis, es así, cuando entra un gato, entra después otro, y otro, todos amigos, en mi caso, es Felisa, y la otra noche escuché llorara a otro amigo en la calle.... Gracias. Feliz día felino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emerencia, seguramente Felisa podría hacerse amiga de Lucas.

      Besos

      Eliminar