Gracias, Claudia

miércoles, 27 de febrero de 2019

Te quiero libre


Fotografía: Tommy Ingberg


- ¿Dónde estabas?
- Aquí, como siempre.
- ¿Por qué no llamaste?
- ¿Me echaste de menos?
- Sí, claro. ¿Por qué no llamaste?
- Por si tú querías hacerlo. Te llamo siempre y no te doy la oportunidad de saber siquiera si tú querrías hacerlo o no.
- Ya sabes que yo no soy de llamar…
- No, no lo sé, no te he dado opción.
- Ya veo. O sea que a partir de ahora si quiero saber de ti debo llamarte ¿no?
- Bueno, algunas veces lo haré yo y otras tú. ¿No te parece bien?
- No. No me parece justo. Para ti es natural hacerlo, ¡¡¡pero a mí no me sale!!!
- No levantes la voz.
- ¡¡¡No la levanto!!! O tal vez sí. Es que no quiero que dejes de llamarme, te quiero presente.
¡Eh! No te quejes. Te estoy dando la opción de elegir llamarme o no, que no tienes cuando yo lo hago a diario. ¿No es eso libertad? Yo te quiero libre.

22 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Tan sutil y tan directa...

:)

Besos Alís.

Albada Dos dijo...

Pues es bonito saber que puedes elegir. Buena lección, sin duda, y muy sutil, como dice Toro.

Un abrazo y feliz miércoles, con las manos libres para llamar y descolgar

guille dijo...

¡¡Es tan cómodo que llame siempre la otra persona!!

Siempre hay que querer libre, como dice Agustín García Calvo en boca de Amancio Prada.

Alfred dijo...

Pues sí, es muy sutil.
Besos.

carlos perrotti dijo...

Impecable, con diálogos pintas una escena, una instantánea con la que uno puede identificarse. Brillante, Alís.

Abrazo grande grande.

XuanRata dijo...

Una cosa es querer la libertad y otra bien distinta querer ejercerla. Para mi que no queremos ser tan libres como aparentamos.

Este dialogo daría para seguir hablando y hablando y no acabaríamos el tema. Un motivo más para volver a llamar.

Besos

Ilduara dijo...

Qué importa quién llame si ambos quieren hablar, otra cosa es que no se haga porque no interesa la otra persona.

Si es que cuando nos liamos...desaparece hasta la inteligencia emocional.

Un beso.

odalys dijo...

absolutamente ...eda es la verdadera libertad ,tener opciones

Sandra Figueroa dijo...

Quizá no quiere esa libertad.....Lindo texto amiga.....saludos

LA ZARZAMORA dijo...

Mejor no insistir...
Besos, Alís.

Juncal dijo...

Al final siempre miramos con nuestro prisma particular y claro ...

Juncal dijo...

Cada persona un mundo ...

Laura dijo...

Todo depende de cómo te des por aludido y con que persona de los dos te identifiques. Si siempre soy la que llamo, me canso. Si siempre soy quien recibo, me (canso) acomodo . La cuestión es que nunca estamos conformes o siempre nos falta algo... Beso bonita mía! ♥

CÉU dijo...

Hola, Alis!

Un interessante diálogo escrito con a subtileza y a inteligência de una mujer.

Besitos.

Alís dijo...


Toro Salvaje: Todos dicen las cosas del modo en que pueden. ;-) Besos

Albada Dos: Es bonito y necesario. Muchas gracias. Un abrazo

guille: Lo complicado es cuando los dos piensan lo mismo. ¿Y por qué es cómodo? ¿Permite esconder las inseguridades? Qué bonito recuerdo me has traído con Amancio Prada! Un abrazo

Alís dijo...


Alfred: Jajaja. Me sorprende, gratamente, que digáis que es sutil. Besos

Carlos Perrotti: Me cuesta salirme de los diálogos, debo confesar. Voy a tener que practicarlo. Muchísimas gracias. Un abrazo gigante.

XuanRata: La libertad trae consigo mucha responsabilidad, y es verdad que no siempre nos apetece asumirla. Muchísimas gracias. No dejes de llamar. Besos

Alís dijo...


Ilduara: Tampoco es agradable el lugar del que no quiere ser llamado. Llamar es una forma de manifestar que queremos estar ahí. Y sí, nos liamos mucho, a menudo por miedo. Gracias. Un beso

Odalys: No hay libertad sin opciones. Muchas gracias. Un abrazo

Sandra Figueroa: Sin duda, algo gana no teniendo esa libertad. Pero, ¿lo sabe? Muchas gracias. Un abrazo grande

Alís dijo...


La Zarzamora: Soy bien limítrofe en lo de insistir o no. Respeto por encima de todo el metro cuadrado de los demás y el mío, y al mismo tiempo soy muy perseverante. Juntos es un sinvivir, jajaja. Besos, Eva

Juncal: Y nos empeñamos en que no podemos ver de otro modo... pero sí podemos. Para empezar, podemos intentar mirar como el otro, nos ayuda a comprenderlo. Besos

Alís dijo...


Laura: Normalmente las cosas hechas entre dos son más fáciles y aporta variedad. Besos, bella

CEU: Muchas gracias, por tu comentario. Me gusta que veas la mano de una mujer, pues ando siempre a vueltas con mi femineidad. Desde ahí entiendo lo de la sutileza. Bienvenida. Besos

guille dijo...

Porque hace que la comunicación quede a cargo de la otra persona y el "recibidor" contesta de inmediato o no, según le venga bien.

Que el contacto se mantenga vivo depende solo de una de las partes.

alasdemariposa dijo...

Estoy con Laura, depende que protagonista seamos
Saludos

Alís dijo...


guille: Demasiado cómodo ¿verdad? Y un poco desequilibrado. Que se mantenga o no el contacto siempre depende de dos, pero no siempre con el mismo esfuerzo por ambas partes. :-)

alasdemariposa: Sí, nuestras reacciones siempre depende del rol que nos toca (o elegimos) desempeñar. Un abrazo